Ministra de Salud revela detalles del plan que pretende reformar a las isapres

La ministra de Salud, Carmen Castillo, reveló detalles de la reforma que planea el Gobierno al sistema de isapres. Entre los puntos que destacó la autoridad está el fin a la “declaración de salud”, instancia que permite actualmente a las isapres discriminar por sexo, edad o condición de salud a los pacientes que acepta; la creación de un fondo interisapre para financiar los costos del riesgo de los pacientes; y otro fondo conjunto entre Fonasa y las instituciones privadas para ser utilizado por ambos sectores.

carmen castillo A1

La ministra de Salud, Carmen Castillo, dio a conocer algunos detalles del plan del Gobierno que pretende reformar a las isapres y así terminar, entre otros problemas, con la judicialización por el alza de los planes por parte de las empresas privadas de la salud.

Como botón demuestra, actualmente son 44.000 los recursos de protección que miles de ciudadanos han presentado para congelar el precio de sus planes producto del alza.

El plan del Gobierno contempla una reforma al sistema de salud privado que se presentaría al Congreso a mediados de septiembre próximo, a más tardar, según consigna La Tercera.

La iniciativa está basada en la propuesta de mayoría de la comisión de expertos que se convocó el año 2014 para diseñar las bases de la reforma, y de la que ella misma participó.

En todo caso, advierte de inmediato -para que no cunda el pánico entre los dueños de las isapres- que “lo que menos queremos es que las isapres tengan el temor de que van a desaparecer. El sector privado sigue”.

¿Cuáles son las claves del nuevo proyecto?

Una de ellas es poner fin a la discriminación por sexo, edad o condición de salud al momento de ingresar a una isapre, llevada a la práctica en la actualidad a través de la figura de la “declaración de salud”. “Queremos que no existan limitaciones debido a la salud de las personas, por la edad o sexo, que son las preexistencias. Este gobierno puso fin a las preexistencias por el embarazo, lo que fue bienvenido por la gente. La idea es que las personas puedan atenderse en el sector privado con libertad y sin limitaciones en salud”, manifestó.

La solución para ello sería un fondo interisapre para medir los riesgos de las personas que ingresan y que posteriormente cada institución reciba un financiamiento. “Las isapres definen preexistencias que inciden en que las personas que acceden al sector privado sean más o menos riesgosas. La idea es que ingresen las personas, y que exista un fondo interisapre que mida los riesgos de cada uno de los que entran y que cada isapre reciba un financiamiento, según el riesgo de los cotizantes que tenga en su cartera. Las mismas aseguradoras han planteado que haya un fondo interisapres; así que esa es una posibilidad importante que estamos viendo y que nos permitiría tener la seguridad de que no vayan a ser discriminados por preexistencia o por una enfermedad muy costosa”.

Pero no es el único fondo que está analizando el Gobierno. El otro funcionaría con el 1% del total de la cotización de salud de personas en isapres como en Fonasa, para poder ser utilizado por ambos sectores. “Es decir que, en conjunto, aporten a áreas que les interesan a ambos sectores como, por ejemplo, la atención prehospitalaria, las urgencias, o bien, los trasplantes. Y en el sector privado, también hay necesidad de fortalecer lo preventivo y promocional. Podríamos llegar incluso a mancomunar el Auge. Para ninguno va a ser un castigo, al contrario, es una fortaleza de que ambos seguros trabajen unidos por un mismo motivo”.

Además, la ministra detalló que se plantea que cada isapre ofrezca tres planes de salud para así eliminar los “más de 14.000 planes” que hoy existen en el país.

Respecto al precio de los planes que suelen ser aumentados unilateralmente por las isapres, la ministra deslizó la posibilidad de formar una comisión de expertos, “como en el Auge o en el sector eléctrico, que vea y calcule el tema de las tarifas. Pensamos que es posible, porque no se tenderá a llegar al límite de que las isapres no tengan utilidades, pero que sean utilidades razonables. La idea es darle fuerza a esa comisión y que lo que concluya, en cuanto al rango real del reajuste, sea mandatorio”.

Sobre un posible seguro único de salud, la ministra manifestó su evaluación positiva de la herramienta, sin embargo, aclaró que sólo puede ser vista como una “meta a largo plazo”. “En el mundo moderno ya se está observando que tiene efectos positivos y creemos que es factible que nuestro país desarrollado pueda implantar un fondo único de salud”, sin embargo, fue enfática en decir que esta idea no se incluirá en la reforma.

The Clinic Newsletter
Comentarios