Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Poder

2 de agosto de 2015

DD.HH.: Insulza plantea “verdad recompensada” para que militares entreguen información

El ex secretario general de la OEA explicó en una entrevista con La Tercera: “Las violaciones graves a los derechos humanos tienen una particularidad: generalmente son mandadas por superiores, pero participa harta gente. Entonces, es grande la posibilidad de llegar a la verdad sobre la base de esa gente que tuvo un papel subordinado. Habría que buscar no una delación compensada completa, pero sí una verdad recompensada. Eso sí”, indicó.

Por

insulza A1

El ex ministro José Miguel Insulza planteó -en entrevista con La Tercera- que una fórmula para levantar el secreto que aún existen en casos de violaciones de Derechos Humanos, la posibilidad de una “verdad recompensada”.

Insulza, aclaró que no se trata de un aporte económico, pero sí la chance de la rebaja de penas, aludiendo a los conscriptos que revelaron detalles que permitieron reabrir el proceso por la muerte de Rodrigo Rojas de Negri y las quemaduras que sufrió Carmen Gloria Quintana.

“Las violaciones graves a los derechos humanos tienen una particularidad: generalmente son mandadas por superiores, pero participa harta gente. Entonces, es grande la posibilidad de llegar a la verdad sobre la base de esa gente que tuvo un papel subordinado. Habría que buscar no una delación compensada completa, pero sí una verdad recompensada. Eso sí”, indicó.

Respecto a los pactos de silencio entre los militares para no colaborar con la justicia, explicó: “Sospechas siempre han existido. No digo que sea un pacto escrito, pero es una actitud general. La prueba está, por ejemplo, en la cantidad de cosas que dijo la gente de la familia militar respecto del general Cheyre cuando aceptó la mesa de diálogo. Algunos no querían mesa de diálogo ni nada. Y todavía, probablemente, no lo quieren”.

Insulza, también se manifestó contrario a levantar el secreto de 50 años que pesa sobre la Comisión Valech: “No, no soy partidario de adelantar ninguna revelación de una persona que lo hizo bajo condición de secreto, a menos que ella esté formalmente de acuerdo”.

Inquirido respecto a que la ley de la Comisión Valech es posterior a la toma de declaraciones de las víctimas, explicó que no tenía claridad que se les indicó en esa materia a las víctimas, “pero quedó muy claro que la Comisión Valech no era una instancia judicial, que sus declaraciones, por lo tanto, no eran judiciales, y que la privacidad de las declaraciones la tenían las personas”.

En torno a supuestas presiones de las FF.AA. sobre la Comisión Valech, Insulza explicó que fue distinto a lo ocurrido con la Comisión Rettig, a principios de los 90. Respecto de esta última, dijo: las FF.AA. tuvieron una actitud negativa respecto de ella… Pero diría que sí había una cierta preocupación sobre el uso que se le iba a dar a los resultados y la idea de si esto se iba a parecer a la Comisión Rettig, en el sentido de si se iban a poner de manifiesto los antecedentes, pero que no se iban a identificar responsabilidades directas, etc. Todas esas cosas fueron muy preguntadas.

El ex secretario general de la OEA señaló que la Comisión Valech nunca fue una instancia para conseguir pruebas para un juicio, apuntando a los abogados de DDHH que apuntan que el secreto de la Comisión Valech ayuda a la “impunidad”.

“La comisión no tenía por objeto constituir prueba en un juicio. Entonces, si alguien quiere hacer juicios, pues que los haga, pero no veo por qué razón debería violar un derecho a la privacidad que las personas tienen. No voy a entrar a la ecuación de si les informaron o no les informaron. Ellos tienen derecho a la privacidad. Si no quieren que se sepa, no se va a saber”, explicó.

Notas relacionadas