La tumba de uno de los ideólogos de la dictadura de Pinochet, Jaime Guzmán, fue atacada por manifestantes, con pintura, rayados, e incluso, una pequeña fogata.

El hecho ocurrió luego de la romería por las víctimas de la dictadura, finalizada en el Cementerio General, lugar donde se encuentra la tumba del fallecido senador UDI.

La UDI, por supuesto, reaccionó ante el ataque a la tumba de Guzmán, reprobando el acto a través de redes sociales.