GONZALO_ROJAS

A través de una columna escrita en el diario El Mercurio, el abogado y profesor de la UC, Gonzalo Rojas abordó la lejana -para algunos cercana- carrera presidencial para llegar a La Moneda luego de que la Presidenta Michelle Bachelet termine su mandato en 2018.

El reconocido pinochetista destacó la figura de José Antonio Kast (UDI) como un serio candidato siempre y cuando renuncie al partido y se lance a una primera vuelta presidencial, ya que, según afirma el jurista, en primarias tiene todas las de perder si enfrenta al ex Presidente Sebastián Piñera.

“Renunciando a la UDI, Kast podrá liderar a importantes postulantes a alcaldes y concejales el 2016, así como a candidatos al Senado y a la Cámara el 2017, quienes verían su opción presidencial como una sinergia valiosa para sus propias postulaciones. Pero mientras la candidatura Kast sea solo una opción para primarias, ciertamente perdedora, obviamente ningún candidato a cargos de representación lo apoyará”.

En esa línea el profe de la Católica recalcó que Kast tiene una decisión de fondo: “o sigue perteneciendo al sistema opositor actual o abre una nueva opción que realmente cautive al electorado de derecha auténtica; o entiende que solo una candidatura al margen de los actuales partidos puede ser atractiva para todos los desencantados de esta tierra, o hará un papelón en primarias; o habla desde la derecha con la verdad, así como la izquierda difunde sus consignas, o habrá dilapidado su última oportunidad para ser un político con liderazgo”.

Pues bien, dentro de todas las cosas que hacen que Gonzalo Rojas le cargue la Bip a Kast y le haga un queque destacan que “ha ganado cuatro elecciones consecutivas a la Cámara en distritos de sectores medios y bajos; conoce perfectamente bien las necesidades profundas del chileno común y corriente; valora a esas personas y nunca las ha manipulado”.

Para Rojas el escenario es claro, “hace años que muchos chilenos esperan por esa opción. Depende de Kast que en primera vuelta haya por fin un candidato por el que esas personas puedan votar con plena convicción. Quizás sea la última oportunidad de hacerlo”.

“Y si Kast no pasa, viva la libertad electoral en la segunda vuelta”, sentenció.