manos esposas a1
Un hecho bastante inusual debió presenciar la policía gringa durante esta semana.

Según consigna el diario La Cuarta, los pacos estadounidenses recibieron el llamado telefónico de Patrick Doggett, un hombre que53 años que solicitó de emergencia que fueran hasta su domicilio en Carolina del Sur.

La preocupación de la policía gringa se esfumó luego de notar que la “emergencia de Doggett, era simplemente que su mujer, Faye Woodruff, “no le quería dar el trasero”.

Los uniformados chatos relataron que el sujeto se encontraba arriba de la pelota y que en ese sentido se había prendido para tener relaciones con su esposa.

Faye se habría negado argumentando que su nieto se encontraba en el mismo domicilio por lo que la petición a esas alturas resultaba desubicada.

Pues bien, después de armar todo este puzzle, la policía estadounidense decidió detener a Patrick Doggett por un rato.