Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Opinión

20 de diciembre de 2015

Peña a ME-O: Se está desentendiendo de trágica contradicción de ser hijo de M. Enríquez y dejarse financiar por yerno de Pinochet

El rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, barrió el piso con el ex abanderado presidencial y fundador del PRO, luego de que el lunes pasado declarara en calidad de imputado ante el Ministerio Público, en el marco del caso SQM y mantuviera que ha "actuado de acuerdo a la ley y de manera legal".

Por

carlos peña a1

El rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, barrió el piso con el ex abanderado presidencial y fundador del PRO, luego de que el lunes pasado declarara en calidad de imputado ante el Ministerio Público, en el marco del caso SQM y mantuviera que ha «actuado de acuerdo a la ley y de manera legal».

En su clásica columna en El Mercurio, Peña aseguró que lo que ha mostrado ME-O, desde que salió a la luz que entre 2011 y 2013 una filial de minera no metálica realizó pagos por $362 millones a Cristián Warner, su ex jefe de campaña, es esencialmente «mala fe».

«Los abogados llaman mala fe a la conciencia de actuar ilícitamente. Obra de mala fe quien sabe que obtuvo una ventaja o eludió una carga de manera ilícita. Pero ese no es exactamente el caso de ME-O. Lo suyo no es mala fe en el sentido legal de la expresión. Se trata de algo que en un político es todavía peor: de mala fe en el sentido sartreano de esa expresión», abrió Peña.

El académico explicó que J. P. Sartre «caracteriza la mala fe como la pretensión de un sujeto de desconocer que los actos que ejecuta fueron elegidos por él en la totalidad de sus consecuencias. Quien obra de mala fe se oculta a sí mismo, en suma, lo que él sabe eligió. Así, obra de mala fe el alcohólico que culpa a las circunstancias de su adicción, olvidando que esta última es el resultado de cada vez que decidió tomar una copa de más (por eso Sartre enseña que cada uno se elige a sí mismo en cada uno de sus actos)».

El rector de la UDP aseguró que este «es el caso de ME-O». Puesto que se ha presentado a sí mismo «como un sujeto distinto, alguien que era capaz de tomar distancia, objetiva y crítica, de las rutinas habituales de la política. Reclamó para sí ser un rebelde, alguien a quien incomodaban las rutinas mullidas del Parlamento, un sujeto capaz de reverdecer los ideales normativos y más radicales de la izquierda. A fin de llevar adelante esa imagen suya, organizó un partido y se dispuso a una larga travesía con el fin de formar una mayoría para alcanzar el poder», lo que en realidad se habría caído con las lucas que presuntamente recibió de Julio Ponce Lerou.

Peña aseguró que ME-O quiere pretender que sus vínculos con SQM no lo afectan «y para sostenerlo se refugiará en que no fue él quien recibió los dineros, sino su asesor, y que lo que este último y el controlador de SQM pudieron pactar o convenir, lo hicieron ellos y no él. Agregará que todo eso es fruto de las circunstancias y del hecho que debió competir con rivales que eran capaces de recoger millones. Insinuará entonces que él, en el peor de los casos, fue un objeto inerte que debió dejarse favorecer con ese dinero como única forma de competir. En suma, que nada de lo que se le reprocha lo hizo o lo eligió. Que actuó movido por el viento de las circunstancias».

«Mala fe pura», enfatizó.

El columnista detalló una a una las actitudes que tuvo el ex abanderado del PRO en torno a al caso SQM.

«Su actitud de estar el mayor tiempo posible a distancia de la fiscalía hasta que la postergación no pudo durar más; de simular más tarde, al asistir a declarar como imputado, que se trataba de un mitin político; de afirmar que no se refugiaría en el silencio, pero ocultarse en él cuando la interrogación de los fiscales se insinuó escrutadora; de llenar con palabras que salen a borbotones las preguntas que no quiere responder, pudo ser simple picardía, astucia, maniobra, habilidad para eludir las consecuencias de los propios actos. Desgraciadamente, no es solo eso. Es sobre todo mala fe», sostuvo.

Al finalizar el texto Peña aseguró que lo pretende ME-O es desentenderse de sus propios actos y de lo que implica ser el hijo de Miguel Enríquez y «haberse dejado financiar por el yerno de Pinochet.

«Porque lo que ME-O está haciendo es desentenderse del conjunto de sus actos y de la trágica contradicción que significa para alguien que escogió ser el hijo del mito de Miguel Enríquez, dejarse objetivamente financiar por el yerno de Pinochet. Recordarle eso a ME-O no tiene nada de cruel, es simplemente ponerlo frente a lo que él escogió ser», remató Peña.

Notas relacionadas