Comité Político

El diagnóstico de los presidentes de partido del oficialismo, que se reunieron anoche de forma extraordinaria, coincidió en que la crisis generada por el viaje a la Araucanía de la Presidenta Michelle Bachelet, que casi termina con la renuncia de Jorge Burgos al Ministerio de Interior y con fuertes cuestionamientos de la DC, se debe a graves problemas de coordinación, gestión y falta de comunicación entre la Mandataria y el resto de los actores políticos.

Pero también la mayoría de los partidos del oficialismo , entre ellos el PS, PPD, PR y PC, adjudican la escalada del conflicto a un intento de la DC por aumentar su poder negociador en miras a la reforma laboral y la ley de educación superior, y además mejorar su posición en las subsecretarías y en el segundo piso con el fin de ganar influencia en el Ejecutivo.

Si bien públicamente, tanto el Gobierno como los presidentes de partido intentaron dar por superado el episodio, en privado los dirigentes del oficialismo consideran que la dimisión presentada por Burgos, que fue rechazada por la Presidenta, junto a la carta cuestionado la marcha del Gobierno de los dirigentes de la DC a días del incidente, apuntan en esa dirección.

En la Comisión Política del PPD, realizada ayer por la tarde, se calificó de impresentable la actuación de la falange, que a juicio de ellos, incluyó un “acuertelamiento y show mediático por parte de la DC” y se comparó con la salida de la ex ministra Helia Molina, en que el Ejecutivo actuó con mayor determinación.

En la misma línea, el senador socialista, Juan Pablo Letelier, afirmó “no quiero minimizar que no se le avisara al Ministro, pero uno decide cómo se divulga y cómo se tratan ciertos temas, el ventilarlo y airearlo como se ha hecho con una actitud muy histriónica y orquestada no ayuda a la coalición. No ayuda ni la forma ni las cartas, si el afán es otro, y esa es la duda que nace naturalmente, porque parece muy concertado y dimensionado los sucesos, parece que se están mirando más a ellos mismos que a la coalición”.

El presidente del PPD, Jaime Quintana, posterior al Comité Político, calificó la reacción de la DC como inadeucada: “Sobrerreacionar no es lo mejor. Efectivamente en el diseño de la gira a La Araucanía hubo errores evidentes, pero esto no tenía que ver con un ministro en particular, sino cómo se explica que en una inauguración de un hospital, en esa misma gira, no estaba presente la ministra de salud. La reacción de la DC fue inadecuada, escaló el tema e hizo de esto la crisis de los misiles, cuando no lo ameritaba”.

Pese a los cuestionamientos al rol jugado por la DC en la crisis, a la hora de almuerzo, el timonel DC, senador Jorge Pizarro sostuvo una extensa reunión con la mandataria, que duró cerca de tres horas, para conversar sobre el incidente ocasionado con su partido por el viaje a la Araucanía: “La Presidenta más que nadie sabe que los efectos que se generaron fueron negativos”, aseguró. En esa reunión se habría negociado las condiciones para superar el imppase.

El rol de Burgos y el hermetismo de Bachelet

En privado altos dirigentes de la Nueva Mayoría apuntan a que este último episodio es el desenlace de una larga historia de desencuentros entre los partidos y el estilo de liderazgo que ejerce la Presidenta Bachelet. Las críticas se concentran en que la mandataria gobierna aislada, sin tender puentes de comunicación fluidos, alejada de las cúpulas de los partidos y los parlamentarios.

En contraste a la distancia que sostiene con el oficialismo e incluso su Comité Político, Bachelet se mantiene blindada por un reducido círculo de asesores, reclaman los dirigentes. El grupo, hasta el caso SQM, lo encabezaba Rodrigo Peñailillo y hoy lo encabeza la jefa de gabinete, Ana Lya Uriarte, quien opera como la voz de Bachelet ante el oficialismo y quien ha concentrado las críticas tras la fallida gira a la IX Región. Pese aquello, varios sostienen que la responsabilidad política recae en Bachelet, pues es ella quien impone el estilo hermético y finalmente toma las decisiones.

Entre las negociaciones de Burgos con Bachelet, se habría abordado el reemplazo de la ex ministra Patricia Poblete, excoordinadora de seguimiento de políticas públicas, quien renunció la semana pasada por roces con Uriarte debido precisamente al secretismo impuesto por la jefa de gabinete de Bachelet, en línea con el estilo de la mandataria.

En el cupo dejado por Poblete, la DC espera que sea nombrado alguien de sus filas al grupo de asesores estrechos de Bachelet, liderado por Uriarte, al que se suma Haydeé Rojas, jefa de prensa y Pedro Güell, director de políticas públicas. Durante la jornada de ayer, se especuló que podría ser Exequiel Silva, actual asesor del Ministro Nicolás Eyzaguirre, sin embargo, Silva lo descartó a este medio.

Posteriomente, para abordar la crisis con Burgos y la DC, los presidentes de partido tuvieron un encuentro privado entre los ministros del Comité Político y los timoneles, que excluyó a asesores y jefes de gabinete. La reunión comenzó a las las 20:30 hrs en las dependencias de Interior en La Moneda y se extendió hasta la medianoche. Algunos lo leyeron como un intento de aumentar el poder de los partidos en desmedro del segundo piso, ya que con la baja en las encuestas de la Presidenta y los errores no forzados, Bachelet ya no se encuentra en la misma posición para imponer su estilo.

En el encuentro, los secretarios de Estado realizaron una autocritica por los problemas de coordinación y se comprometieron a replicar la instancia de reuniones privadas entre Comité Político y los siete presidentes de partido, además de considerar a los parlamentarios en los contenidos de las proyectos.

El vocero Marcelo Díaz a la salida de la reunión sostuvo que se abordó “la necesidad de reforzar coordinación con los partidos y los parlamentarios que apoyan al gobierno. Los Ministros del Comité Político vamos a trabajar en reforzar la coordinación, el diálogo y la interlocución con los partidos”, también, adelantó que él, junto a los ministros Burgos, Eyzaguirre y Valdés estarán más presentes en el trabajo legislativo en Valparaíso.

Esto, en parte, por las críticas deslizadas hacia el rol que ha cumplido hasta ahora el Ministro Burgos como jefe de gabinete, ya que, a juicio de los dirigentes, no mantiene un diálogo fluido con ellos.

Durante un programa del canal Vía X, la senadora Allende hizo un llamado a que Burgos “ejerza su rol, qué quiere decir eso, que tiene que tener más diálogo con los presidentes de partido, tiene que ser más proactivo. Jorge Burgos se queda mucho en La Moneda. Tiene que hablar más con los partidos políticos, con los jefes de bancada, con los parlamentarios, y eso es algo en lo cual un poco está en deuda”.

El presidente del PC y actual vocero de la Nueva Mayoría, Guillermo Teillier, también apuntó a la necesidad que Burgos se coordine de mejor forma con los partidos: “Entre los problemas que tenemos es que no hay buena comunicación con los presidentes de partidos, Burgos es el jefe de político, por eso reclamamos que él y el Comité Político tengan un trato más coordinado y cercano, necesitamos estar informados para tomar medidas a tiempo”, afirmó en La Moneda.

Desafíos de la agenda legislativa a toda máquina

La intensa jornada que se vivió en La Moneda comenzó muy temprano. A las 7:45 hrs, la mandataria citó a un consejo de gabinete para fijar los principales desafíos del 2016, las prioridades legislativas hasta el 31 de enero y también se destacó los logros alcanzados el 2015, entre ellos, los más relevante son el fin al sistema binominal, la reforma tributaria, el inicio de la gratuidad y el acuerdo de unión civil, explicó el vocero de gobierno, Marcelo Díaz, al término del encuentro. El resto de los jefes de cartera se retiraron de La Moneda sin hacer declaraciones.

Posteriormente, en el Comité Político se priorizó los proyectos de ley que se llevarán adelante en lo que resta del periodo legislativo y que deberían quedar despachados antes de 31 de enero.

En total se trata de 42 proyectos de ley, 20 en materia ciudadana, 15 en crecimiento y empleo, 7 de probidad. Entre los más importantes, se encuentra el financiamiento de la política, ley de partidos políticos, sanción a los delitos de colusión, reforma laboral, el ajuste a la reforma tributaria, carrera docente y agenda corta de seguridad.