ruiz tagle a1

El ex dueño de la fábrica de papeles PISA -hoy SCA-, Gabriel Ruiz-Tagle, apeló a la convención americana de Derechos Humanos por no haber sido “citado legalmente”. A través de su defensa, el abogado Carlos Cortés, presentó una queja disciplinaria contra la magistrada de Puente Alto, Carolina Toledo, debido a que autorizó una orden detención para que declarara el 30 de noviembre del año pasado, tras verse envuelto en la colusión de su ex empresa durante 10 años con CMPC, para controlar el mercado y fijar los precios

Según un escrito del abogado de Ruiz-Tagle que consigna La Tercera, se explicó que “la resolución que ordenó la detención de mi representado resulta ser arbitraria, ya que la decisión se basa en el mérito de lo informado por el Ministerio Público, y sin haber cumplido con las exigencias mínimas de principio de contradictoriedad y, además, sin respeto al principio de proporcionalidad” y el letrado también dijo que su cliente fue voluntariamente a declarar ante la jueza puentealtina.

Además, el representante de Ruiz-Tagle expresó que esta orden de detención es derechamente “ilegal, por haberse dictado sin que mi representado hubiese sido legalmente citado”.

De la misma manera, el texto añadió que fue una “actuación abusiva”.

En ese sentido el jurista recordó en el documento que la primera vez que fue citado a declarar el ex ministro de Deporte del gobierno de Sebastián de Piñera fue el 13 de noviembre del año anterior. Un agente de la PDI contactó a uno de los hijos de Ruiz-Tagle para que le informara al ex secretario de Estado que debía declarar. Sin embargo, Cortés aseguró que envió un correo al fiscal a cargo de la arista penal de este caso de colusión, Cristián Galdames, explicándole que no podría acudir. De acuerdo al defensor del otrora dueño de Pisa, nunca hubo respuesta.

La segunda oportunidad fue el 26 de noviembre. Esto fue cuando la PDI concurrió al hogar de Ruiz-Tagle para citarlo a que vaya a dar sus declaraciones el 30 de noviembre a las 9:30 horas, aunque aclararon que no tuvieron éxito. Ante esta situación, Cortés también consignó que pidió reprogramar la citación de su cliente a la Fiscalía, pero -según el abogado- no recibió respuesta.

Debido a esta serie de eventos sin que Ruiz-Tagle acudiera a declarar, el 30 de noviembre la magistrada de Puente Alto, y con solicitud de Galdames, accedió a “conducir compulsivamente” a que el ex ministro vaya a declarar. Esta acción, de acuerdo a la jueza Toledo, era su única opción para que Ruiz-Tagle declarara de una buena vez.