Así respondió Carmen Hertz a Fernando Montes, el sacerdote que está a favor de dar beneficios humanitarios a presos de Punta Peuco

“Estoy claramente diciendo que esas personas tienen también que ser tratadas como seres humanos, que también tienen derechos”, dijo el renunciado rector de la U. Alberto Hurtado en entrevista con El Mercurio. En ese sentido la abogada experta en Derechos Humanos y querellante en un montón de casos de violación a éstos, Carmen Hertz rechazó de lleno otorgar estos beneficios a “quienes han pasado una vida entera en la impunidad, porque se trata de condenas en su mayoría dictadas 35 o 40 años después de cometidos los crímenes de lesa humanidad, y en las cuales se aplicó la prescripción. Solo un puñado de ellos tiene condenas proporcionales a los crímenes que cometieron”.

carmen hertz A1

La abogada experta en derechos humanos y querellante en un sinfín de causas por violación a DD.HH, Carmen Hertz, ahondó este lunes en los dichos expresados por el padre Jesuita Fernando Montes a El Mercurio, donde señaló que estaba a favor de la idea de entregar beneficios humanitarios a todos los presos que se encuentran en Punta Peuco por las atrocidades cometidas durante Dictadura militar contra miles de chilenos.

“Estoy claramente diciendo que esas personas tienen también que ser tratadas como seres humanos, que también tienen derechos”, afirmó el renunciado rector de la U. Alberto Hurtado.

Al ser consultada por los dichos específicos de Montes sobre Hertz, en cuanto a que le dolió que ella piense que “el perdón es un concepto medieval”, la jurista contestó tal cual lo había dicho en una columna publicada en The Clinic Online y que lleva por título “La memoria, la justicia y la ley del talión. En esa línea indicó que “el perdón a crímenes atroces es un concepto de sociedad premoderna. Las sociedades modernas, a partir de la revolución francesa, instauran el Estado de Derecho para que los crímenes sean juzgados por los tribunales. Los crímenes de lesa humanidad afectan la condición humana y ponen en peligro la paz mundial; por esas razones, la comunidad internacional los ha declarado imprescriptibles, inamnistiables y de jurisdicción”.

Sobre las palabras de Montes en torno a que “es razonable que pida justicia, pero que no es sanatoria la ley del talión: ojo por ojo, diente por diente”, Hertz precisó que “la justicia es la que impide la ley del talión, no el perdón (…) los familiares jamás hemos pretendido eso, porque el ojo por ojo en las prácticas genocidas que implementó la dictadura habría sido montar carnicerías contra los perpetradores, como ellos montaron contra las víctimas”.

Hertz también aprovechó de rechazar este comentario de Montes a El Mercurio: los beneficios a estos reos no significa “impunidad y que otros perdonen en nombre de ella, porque la ofensa es a ella, y es ella la que en su corazón tiene que ser capaz de no quedar vuelta al pasado, por doloroso que sea”.

La profesional opinó así: “perseguir la justicia por estos crímenes no es quedarse en el pasado; por el contrario, la justicia es la fuente primera de la memoria, y la memoria en una sociedad traumatizada por prácticas genocidas es una herramienta liberadora y que permite construir un presente y un futuro moralmente decente”.

Revisa la columna completa de Carmen Hertz en The Clinic Online, espacio en el que expresó en profundidad su postura:

Columna: La memoria, la justicia y la ley del talión – The Clinic Online

The Clinic Newsletter
Comentarios