José-Joaquín-Brunner-foto2-alejandro-olivares

“No creo que ni la Nueva Mayoría ni la centroderecha le puedan dar hoy al país una estabilidad que le permita a Chile seguir transformándose en forma dinámica. Por eso digo que es probable que sigamos otro tiempo en esta situación, donde la falta de claridad se reproduce”, afirma en entrevista con Qué Pasa el ex ministro de la Concertación y militante del PPD, José Joaquín Brunner, quien vuelve a criticar el andamiaje del gobierno que lidera Michelle Bachelet a propósito de las reformas.

Brunner justifica su postura, manifestando que “la mejor contribución que puede hacer alguien que apoyó la elección de la presidenta Bachelet y que se declara parte de la tradición cultural y política de la Concertación que devino en Nueva Mayoría es dar a conocer sus opiniones y participar en la deliberación pública”.

De lleno en cómo ve al Ejecutivo, advierte que “haber creado tanta expectativa, como lo hizo la Nueva Mayoría a través del programa y luego el discurso gubernamental, termina chocando con la realidad”.

Según dice al respecto, “la que estamos viendo todos los días cuando el ministro de Hacienda dice que este es un crecimiento decepcionante, cuando el ministro de la Presidencia dijo hace un tiempo que ni Superman podría haber hecho todas las cosas prometidas simultáneamente… Todo eso lo lleva a uno a concluir que el gobierno está hoy entrando a una fase de mayor de realismo. Lo que pasa es que uno espera que un gobierno, desde el momento que asume, tenga una cuota de realismo que le permita gobernar bien”.

Para Brunner, “la Nueva Mayoría fue el gran deseo de remover las desigualdades, de generar una sociedad distinta, con un ordenamiento mucho más solidario. Íbamos a terminar con las asimetrías, con los abusos, todo lo cual es una ilusión, en el sentido que refleja un deseo, pero no tiene un contraste con la realidad, como dice Freud. La realidad de estas transformaciones hechas en democracia en un mundo de capitalismo es un largo, gradual y difícil proceso. Y acá se vendió la idea de que esto se podía hacer en un periodo de cuatro años. Y ahora se dice no, en realidad, nada se ha hecho, sólo se ha puesto la obra gruesa, y la gente se da vuelta y dice: “¿Pero de qué obra gruesa me están hablando?”. No la ve, porque no hay”.

Al respecto, profundiza en las palabras del ministro Eyzaguirre en Icare, cuando dijo “la obra gruesa del gobierno está terminada y ahora es tiempo de consolidar”, y afirma que  “la verdad es que no entiendo esa metáfora, porque yo no veo ninguna obra gruesa de algo realmente nuevo en ningún campo. Me temo que pudiera seguir un poco en la onda mental de la cadena de metáforas que La Moneda ha ido creando en estos años y que tienen que ver con la idea refundacional y de la retroexcavadora. Me imagino que querrá decir que, echado abajo —lo que es una tontera porque aquí no hay nada que se ha echado abajo—, viene ahora el “relevantar” un edificio. Pero yo no veo nada nuevo”.

Con ese análisis, proyecta el futuro de la NM, “la doy por desmitificada y desencantada. La Nueva Mayoría seguirá existiendo porque es una organización de partidos, pero sin la ilusión con que alimentó al país durante la campaña presidencial de Bachelet”.

Giorgio Jackson emplaza a los empresarios en su propia casa: “¿Ustedes creen en la democracia?” – The Clinic Online