la UC

La Universidad Católica se quedó con el clásico universitario tras derrotar por 2 a 1 a la Universidad de Chile en el San Carlos de Apoquindo.

Los goles fueron responsabilidad del Chapa José Pedro Fuenzalida, recién a los cinco minutos; Matías Rodríguez para el descuento de la U en el complemento; y el tanto definitivo de Jaime Carreño en los 57 minutos del partido.

El partido se desarrolló ante 10.207 espectadores que presenciaron cómo la UC retomó la punta del torneo con 26 puntos, dejando atrás a O’Higgins con 25 y al grupo de los equipos con 22 puntos: Wanderers, Colo Colo y Universidad de Concepción.

El triunfo -número 53 de la Católica sobre la U-, ahonda aún más la crisis del técnico Sebastián Beccacece que no logra afirmarse en el torneo nacional al mando de los azules. En este campeonato, han ganado tres partidos, empatado seis y perdido cuatro y ocupan el noveno lugar de la tabla con 15 puntos.

Pero la crisis incluso se remonta al año pasado. A la pasada, el arquero de la U, Johnny Herrera, dijo que era al menos “preocupante” el rendimiento del equipo, que no logra ganar dos partidos seguidos en el campeonato nacional desde abril de 2015.

“Hay que ser objetivos. Creo que Católica tuvo los méritos para ganar el partido. Se notó un equipo que quería ganar el partido, en contrapartida, nosotros no estuvimos acorde a lo que es la Universidad de Chile”, dijo el portero.

Con todo, el partido enfila a la UC derechito a la posibilidad de levantar una copa, cosa que no ocurre desde 2010, cuando la banca cruzada era habitada por Juan Antonio Pizzi.

A falta de dos fechas para el término del campeonato, la UC tiene la primera opción para obtener el campeonato y así su copa número once.