Diputado Rivas no retrocede ante Luksic: “ha construido su fortuna cobrando intereses sobre intereses a los chilenos”

“Nosotros estamos acostumbrados a los portonazos del lumpen, que yo rechazo, pero ¿nos hemos hecho cargo de esos portonazos que a diferencia de los del lumpen están amparados por la ley, a eso me refiero yo”, afirmó el parlamentario, quien aseguró estar dispuesto a renunciar a su fuero si es que Luksic se querella en su contra luego de haber sido tratado de “delincuente” e “hijo de puta”.

gaspar rivas a1

“El máximo delincuente que tenemos en los últimos días es el señor Andrónico Luksic, tan poderoso, tan rico y con tantas influencias que se da el lujo de inundar Santiago… se da el lujo de inundar Santiago”, fue el dardo que lanzó la semana pasada el diputado independiente, Gaspar Rivas, hecho que levantó polémicas a tal punto que el empresario viralizó este fin de semana una entrevista en donde aludió al asunto, y salió a defenderse de esas acusaciones y otras más, como el caso caso Caval.

Este lunes, y tras el comentado video del magnate, Rivas insistió en sus cuestionamientos.

“A través de esta autoentrevista, en donde no permite contra preguntas y donde él es único que arma la pauta, donde obviamente se protege de esa manera, desvía el punto de vista de por qué la gente lo ve cómo lo ve”, afirma el parlamentario en entrevista con radio Bío-Bío.

Luksic alude a Rivas en el video, expresando que “si me preguntan qué voy a hacer con el diputado que me ha insultado -añadió- digo que estoy analizando si me querello o no. Si me querello y me va bien, va a ser un poderoso contra un pobre diputado. Si me querello y me va mal dirán ‘bien hecho, que el poderoso cague’. Qué voy a hacer yo, si en ninguna de las dos cosas me irá bien”.

Para Rivas, “ esta táctica distractiva de concentrar su lloriqueo en mí es bastante negativa, no le sirve, porque el tema es él, y la responsabilidad que tiene que dar él a Chile, no sólo por lo que pasó el fin de semana pasado con el temporal, sino que con el tema, por ejemplo, de la comunidad de Caimanes, en donde el se da el lujo de no cumplir un fallo de la justicia chilena, ni más ni menos que de la Corte Suprema, para demoler un tranque, y se da el lujo a su vez, como él mismo reconoció, tratar de comprar la dignidad y la conciencia de los habitantes del sector de Caimanes con papas, tampoco da una respuesta mayor o muy desarrollada del tema de Alto Maipo”.

“De todas esas cosas él no se hace cargo”, advierte Rivas.

Consultado por los improperios proferidos, defiende que fue precisamente esa forma la que “permitió visibilizar el fondo”.

“Hoy día ha salido a hablar frente a la ciudadanía, de una mera bien parapetada, en la comodidad de su oficina, pero lo hizo, reconoció errores, como en el caso Caval, pidió disculpas a todos los chilenos (…) yo creo que se logró con esta forma, con este insulto, que podrá ser muy discutible, pero que en definitiva permitió visibilizar algo que los chilenos no habían visto en años, que ni siquiera la prensa había sido capaz de lograr, que este caballero diera la cara y pidiera disculpas”.

“Eso es lo triste, que en este país los poderoso sean tan poderosos que haya que llegar al garabato para hacerlos reaccionar”, agrega.

Ante la pregunta sobre si tiene antecedentes para avanzar en su acusación de que es un delincuente, explica que “ese es otro punto interesante, porque se está pensando bajo la lógica del delincuente que comete delitos bajo la norma actualmente vigente, yo me refiero a aquellos delincuentes de cuello y corbata que roban amparados por el sistema legal”.

“Este señor es dueño del Banco de Chile, el Banco de Chile como todos los bancos prestan plata, la plata la prestan con intereses, la ley 18.010, dictada durante la dictadura de Pinochet permite la capitalización de intereses; es decir, cobrar interés sobre interés, eso es un robo monstruoso, pero amparado por la ley, y este señor ha construido su fortuna, entre otras cosas, cobrando intereses sobre intereses a los chilenos y chilenas. A eso me refiero yo con los robos de cuello y corbata, son portonazos de cuello y corbata”, afirma.

A juicio de Rivas, “nosotros estamos acostumbrados a los portonazos del lumpen, que yo rechazo, pero ¿nos hemos hecho cargo de esos portonazos que a diferencia de los del lumpen están amparados por la ley, a eso me refiero yo”.

Con relación a la posibilidad de que Luksic se querelle en su contra, responde tajante: “en cuanto el se querelle al dia siguiente yo renuncio a mi fuero”.

Escuchar el audio acá

 

The Clinic Newsletter
Comentarios