17 de Julio de 2016/ARICA  En la plaza de pesaje de la salida norte de Arica, el canciller boliviano, David Choquehuanca,participa de una olla común junto a camioneros tras su llegada a Chile durante esta tarde reiterando que el motivo de la visita obedece a una serie de reclamos de parte de transportistas bolivianos.  FOTO.ANDY MANZANARES/AGENCIAUNO

La visita de “inspección” iniciada ayer por el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, a los puertos del norte de Chile para verificar en terreno el trato que se le da a las mercancías y los transportistas de su país está agravando las tensas relaciones entre ambos países.

Esta misma tarde, el Gobierno de Bolivia entregó una nota verbal de protesta al cónsul general de Chile en La Paz, Milenko Skoknic, por el trato recibido por la delegación de su país, que hubo de esperar cinco horas para acceder al puerto de Arica.

Este episodio ha tensado aún más las relaciones entre dos países que carecen de vínculos diplomáticos desde 1978 y que además mantienen en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya dos demandas y una contrademanda por la reclamación de una salida al mar y el uso de las aguas del río Silala.

Acompañado de una nutrida delegación de parlamentarios, empresarios del transporte y periodistas de su país, el canciller Choquehuanca arribó la tarde del domingo a Arica para “inspeccionar” los puertos del norte del país donde se embarca carga boliviana.

Arica es la principal terminal de las exportaciones bolivianas a ultramar, pero no la única, ya que el Tratado de Amistad y Cooperación de 1904 -que estableció los límites entre ambos países tras la Guerra del Pacífico- fijó el derecho al libre tránsito de la carga boliviana por los puertos chilenos.

Semanas atrás, las autoridades bolivianas planificaron el viaje a los puertos de Arica, Iquique y Antofagasta para verificar en terreno las denuncias de supuestos atropellos a los camioneros bolivianos y eventuales violaciones al Tratado de 1904.

Pero como según el Gobierno de Chile, no emplearon los conductos diplomáticos establecidos para estos casos, la visita que el canciller Choquehuanca definió “de trabajo” y “en son de hermandad”, es considerada por Santiago como un viaje “privado” que forma parte de una “operación mediática”.

“Es una provocación y además con cero credibilidad, porque hay descaro: vienen a Chile con el ánimo supuesto de denunciar abusos a los camioneros bolivianos, cuando en este momento hay anunciado un paro nacional de camioneros en todo el territorio boliviano”, manifestó hoy el canciller Heraldo Muñoz.

La delegación boliviana encabezada por el canciller -y en la que viajan también el presidente del Senado, Alberto Gonzales, y la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño- hubo de aguardar hoy cinco horas para acceder a las instalaciones del puerto ariqueño, que es operado por una empresa privada.

Al concluir la “inspección”, Choquehuanca denunció la “desprotección” de la mercancía boliviana que se encontraba en el puerto a la espera de ser embarcada para su transporte a terceros países.

Según el jefe de la diplomacia boliviana, algunos contenedores estaban protegidos con mallas, pero otros estaban a la intemperie y manchados con excrementos de aves.

Incluso algunos parlamentarios difundieron en la red Twitter imágenes que mostraban soya amontonada en el suelo.

“Posiblemente por eso fue la demora (…), para que nosotros no pudiéramos cerciorarnos de cómo la soya boliviana estaba expuesta a la intemperie”, declaró Choquehuanca, quien también criticó el estado de las carreteras que utilizan los camioneros de su país para transportar la mercancía hasta Arica.

En tanto, en La Paz, el vicepresidente Álvaro García Linera anunció que Bolivia utilizará los informes que aporte el canciller al concluir su viaje para presentar una reclamación contra el Gobierno de Chile, al que acusó de llevar a cabo una “acción agresiva”.

Los reproches mutuos entre las autoridades de ambos países han ido subiendo de tono en las últimas horas.

En Chile, el presidente del Senado, Ricardo Lagos Weber, acusó al presidente Evo Morales de “generar un resentimiento” que hipotecará la posibilidad de que Chile y Bolivia puedan entenderse “en diez o quince años”, mientras que el presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, calificó la visita de Choquehuanca de “pirotécnica”.

Por la mañana, fue el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, quien criticó al mandatario boliviano, que había asegurado que “si hay bloqueo de las autoridades de Chile al canciller David Choquehuanca es porque tienen miedo y no quieren que se sepa la verdad”.

“Las autoridades de Chile no tienen temor a nada”, replicó el jefe de la diplomacia, quien incluso bromeó diciendo que el único miedo que el tenía era que el futbolista internacional Jean Beausejour abandonara Colo Colo y fichara por el club Universidad de Chile.

La comitiva boliviana prosiguió viaje por tierra la noche de este lunes hacia Antofagasta, a diez horas de camino, donde mañana prevé llevar a cabo una segunda inspección.

Bolivia entrega nota de protesta al cónsul chileno por el trato a la comitiva que visitó el puerto Arica – The Clinic Online