Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Nacional

24 de julio de 2016

Héctor Llaitul, líder de la CAM: «Nuestro objetivo, el sueño, es la liberación nacional mapuche»

"Esa es la utopía a construir. Somos una nación, contamos con todos los elementos para definirnos así; historia, lengua, cultura, un territorio, la conciencia de ser mapuche. En el camino y tal como lo expresan nuestros documentos, está la lucha por el territorio y la autonomía, nuestras dos banderas", afirma.

Por

llaitul A1

Héctor Llaitul, líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) habla con La Tercera en medio de la entrada en funcionamiento en Temuco de la Comisión Asesora Presidencial para La Araucanía. Antes de profundizar en varios temas, se refiere a la detención de su hijo Ernesto por presunto porte ilegal de armas.

«Él está preso por ser militante CAM y por ser mi hijo. Hay una presión de las autoridades y tiene mucho que ver con el contexto actual, con la mesa de diálogo y los llamados que nos hacen a dialogar», sostiene.

Llaitul dice que «muchos creían que la CAM ya no existía o estaba desarticulada. Lo dicen a menudo las autoridades, se jactaban de ello incluso y en aquel reportaje demostramos que no es así. Seguimos vigentes y estamos activos en zonas como Alto Biobío y otras donde operan nuestros órganos de resistencia».

El activista habla de la violencia política como medio de lucha. «Lo reafirmamos. Pero no somos nosotros los promotores de la violencia política en el sur, la violencia es constitutiva de la formación del Estado en Wallmapu, el conflicto es y ha sido muchas veces violento. Y mucho más para comunidades y familias víctimas por décadas del despojo y el racismo. Tal vez lo novedoso es que hoy existe una respuesta mapuche a esas agresiones».

Ahonda en que «lo que nosotros observamos a diario es un respaldo y una valoración como justa de la violencia, siempre en nuestro caso acotada a objetivos muy claros y con una ética revolucionaria detrás. Nuestro accionar político-militar tiene como blanco exclusivo la industria forestal y las hidroeléctricas. Como CAM no atacamos iglesias, tampoco parceleros pobres. Y no vemos a los agricultores como enemigos directos».

«Nos desmarcamos de todas aquellas acciones violentas que no contribuyen a la causa. Y son las expresiones mapuche que protagonizan esas acciones quienes deben dar cuenta de ellas, no nosotros», agrega Llaitul, quien afirma que nada tuvo que ver el movimiento en el crimen del matrimonio Luchsinger Mackay.

«La CAM no tuvo participación en ello y así lo señalamos en un comunicado. Por desinformación o manipulación política es que cargamos todavía con ese bulto. Esa acción hipotecó parte de la legitimidad moral y ética de nuestra lucha como pueblo».

A propósito de la mesa de diálogo instalada en la Araucanía, Llaitul responde por las propuestas que tienen para hacer al Estado.

«Somos una organización que va a cumplir 20 años y en ese tiempo hemos madurado un discurso ideológico, un planteamiento político y una práctica de control territorial. Nuestro objetivo, el sueño, es la liberación nacional mapuche, esa es la utopía a construir. Somos una nación, contamos con todos los elementos para definirnos así; historia, lengua, cultura, un territorio, la conciencia de ser mapuche. En el camino y tal como lo expresan nuestros documentos, está la lucha por el territorio y la autonomía, nuestras dos banderas».

Notas relacionadas