Juan Miguel Fuentealba 02

Hace un mes, ante personal de la Policía de Investigaciones de Chile, declaró como testigo al prestigioso banquetero chileno Paulo Russo. El motivo de la entrevista era saber detalles del matrimonio de Fernando Fuente-Alba Pinochet, hijo del excomandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba Poblete. La diligencia forma parte de la investigación que lleva la Fiscalía Centro Norte en contra del militar, luego de que se iniciara una indagatoria de oficio por denuncias que apuntaban al millonario patrimonio del militar en retiro.

El fiscal José Morales, quien ha tomado declaración del General (R) en tres oportunidades y a su esposa Anita Pinochet, ha seguido todos los movimientos financieros de él y su familia. Dentro de las aristas indagadas, está la fiesta que se celebró el 31 de agosto de 2013 en el Museo Histórico y Militar, a la que asistieron 700 personas, aproximadamente. Russo, quien se ha hecho cargo de los matrimonios de hijos de excomandantes en jefe -incluido las últimas nupcias de Jaqueline Pinochet- es uno de los banqueteros más cotizados en el mercado y uno de los más costosos.

Según pudo indagar The Clinic Online, en su declaración Russo explicó que lo había contactado el propio Fuente-Alba y que en las conversaciones por el evento habían participado el novio y su madre. Russo dijo que había hecho una importante rebaja de lo que generalmente cobra por un matrimonio de estas características y que la cifra pactada finalmente habría rondado los $28 millones, aunque inicialmente el costo era de $35 millones. Fuentes que conocen la investigación explicaron a este diario que una de las cosas que llamó la atención de Russo fue que el personal de su empresa, que lleva la contabilidad, le informó que hubo muchos pagos de depósitos en efectivo. De los 23 pagos, 13 fueron en depósitos en efectivo y 10 en cheques y transferencias.

El matrimonio de su hijo no fue el único servicio que Fuente-Alba contrató a Russo. También lo llamó para realizar dos comidas -una con más de cien invitados- a las que asistieron autoridades y miembros del Ejército. Dichos eventos fueron protocolares y correspondían a cenas donde Fuente-Alba invitaba como Comandante en Jefe del Ejército.

Fuentes consultadas por The Clinic Online confirmaron además que Fuente-Alba intentó tomar contacto con Russo para moderar cualquier información relacionada con la fiesta de matrimonio de su hijo, consciente de la lujosa ceremonia.

La preocupación de Fuente-Alba no sólo es por la fiesta y porque parte de ella se habría pagado en efectivo, sino que también por la indagatoria que lleva Morales y que en estos meses acumula bastante material tanto de Chile como del extranjero.

El fiscal busca esclarecer el origen de su cuantioso patrimonio que, según pudo constatar este medio, tras la revisión de documentos oficiales del Conservador de Bienes Raíces y el Registro Civil, ascendería a más de mil millones pesos distribuidos en cinco propiedades inscritas a su nombre; dos compradas por su esposa, Anita María Pinochet Ribbeck -quien durante la carrera del General desarrolló actividades laborales esporádicas- y dos vehículos de lujo del año. Aún se desconoce si el militar, además, tiene dinero ahorrado en cuentas corrientes, lo que podría aumentar las grandes cifras que ya se investigan.

En concreto, la investigación realizada por The Clinic Online da cuenta de que el General (r) ostenta hoy, en conjunto con su esposa, un patrimonio que se estima en a lo menos $1.100 millones.

La fiscalía está a la espera de una serie de documentos que se han solicitado a distintas entidades al extranjero y los pagos de la esposa de Fuente-Alba en tiendas de lujo en el extranjero, donde ha pagado en dólares con su tarjeta de crédito. Además busca precisar el itinerario de viajes de Fuente-Alba Poblete.

LA FIESTA MILITAR

fiesta

El sábado 31 de agosto de 2013, Fernando Fuente-Alba Pinochet, abogado civil del Ejército contrajo matrimonio con Tania Alfaro Mohr. Para celebrar la fiesta, los novios arrendaron el imponente Patio Central del Museo Histórico y Militar de Chile (MHM). Al festejo habrían asistido alrededor de 700 invitados. Ese mismo año, el museo fue arrendado a otras 11 parejas con vínculos con la “familia militar”.

El principal objetivo del Museo Histórico y Militar de Chile, de propiedad de la institución castrense, es promover el conocimiento de la historia militar de nuestro país y la valoración de su patrimonio. Pese a aquello, desde 2011 a 2014, bajo la gestión de Fuente-Alba Poblete, sus instalaciones se utilizaron como centro de eventos para festejar los matrimonios de militares o hijos de militares, previo pago de un arriendo, cuyos precios varían entre un millón y cuatro millones de pesos.

El museo, emplazado en el edificio Alcázar, está ubicado en calle Blanco Encalada y en 1990 fue declarado monumento histórico, formando parte del patrimonio arquitectónico de Santiago.

Según un oficio, al que tuvo acceso The Clinic Online y que lleva la firma del general Ricardo Martínez, jefe del Estado Mayor General del Ejército, los actos administrativos que autorizan al personal de la institución a usar las dependencias del MHM para eventos de matrimonio, “se enmarca en las facultades y objetivos que la Ley Nº 18.712 aprobó para el nuevo estatuto de los Servicios de Bienestar de Las Fuerzas Armadas” que gestiona el Comando de Bienestar del Ejército.

Según el documento revisado por este diario y que contiene las cláusulas del contrato por el arriendo del recinto con fecha 5 de julio de 2013, Fuente-Alba pagó por el uso del inmueble la suma de $981.657 y un cheque de garantía de $978.008. Los espacios disponibles para las fiestas eran el Patio Central, el Salón de Eventos y el Patio de los Naranjos. Fuente-Alba Pinochet y Alfaro Mohr eligieron el Patio Central. Los padrinos del novio fueron el excomandante en jefe y su mujer, Anita María Pinochet.

Según la papeles con la que cuenta este medio, otro matrimonio celebrado en el Patio Central del Museo, el 11 de mayo de 2013, cuya lista de invitados ascendía a 650 personas, pagó una cifra 4 veces superior a Fuente-Alba Pinochet: $4.206.851.

Los contratos de arriendo incluyen personal de apoyo (9 personas) y un coordinador de eventos. Los servicios de banquetería, decoración, sonido y otros relacionados corren por cuenta de los novios, como ocurrió en esta oportunidad. Los fondos recaudados por los eventos eran ingresados a la cuenta del Museo Histórico y al centro de costos “Museos”.

LOS AUDI

Según los datos recopilados por The Clinic Online, hasta el año 2005, el General Fuente-Alba compraba autos por un periodo promedio de dos años. Sus gustos variaban entre Peugeot y Mercedes Benz, éstos últimos en general no eran los más nuevos disponibles. En 2005, tal como ocurrió con la compra de propiedades, el militar cambió su conducta: empezó a adquirir vehículos AUDI del año y a renovarlos más de una vez en 12 meses, con la pérdida en dinero que ello conlleva.

En 2005, compró un Mazda 6 (precio actual superior a los $19 millones). Lo usó entre abril y julio de ese año. Posteriormente, se concentró en los Audi: compró en septiembre un A4 (precio estimado en $18 millones ) y lo vendió en noviembre con menos de dos meses de uso.

En esa época partió a Estados Unidos y retornó en 2007. Compró un A6 ($65 millones) que tuvo entre enero y noviembre, cuando cambió a un Q7 ($61 millones) que usó 13 meses y que renovó por otro del mismo modelo, pero más equipado que ocupó hasta febrero de 2010. Luego pasó a un S6 ($66 millones), que usó por 12 meses. En septiembre de 2012, compró un A8 automático ($89 millones) que ocupó por siete meses, ya que en marzo de 2013 retornó a un S6 ($66 millones) que usó por cinco meses. En agosto de 2013 adquirió un Volswagen Passat ($25 millones) que estuvo en su poder dos meses. En junio de 2014, se hizo de un Mercedes Benz S500 ($85 millones) que vendió en septiembre de ese mismo año, para obtener un Mercedes Benz E500 ($70 millones) que transfirió en mayo de 2015. En junio del año 2015, compró un Grand Cherokee 3.0 ($40 millones) y en noviembre una Station Wagon Mercedes Benz ($36 millones).

FUENTE-ALBA EN DICTADURA

El 31 de agosto del año 2008, el diario La Nación publicó un extenso reportaje llamado “Las Dificultades del General Fuente-Alba”. En él se ahonda en que el militar figura en el episodio de Calama de la Caravana de La Muerte. En aquel tiempo, la causa era llevada por el juez Juan Guzmán, ante el cual declararon tres personas -el ex segundo de la DINA, Pedro Espinoza; el suboficial (R) de Ejército Leopoldo Pérez Paredes y el teniente (R) Patricio Lapóstol- quienes aseguraron que el día en que asesinaron en octubre de 1973 a 27 prisioneros en Calama, Fuente-Alba estaba en el regimiento. Éste, en tanto, afirmó en ese entonces estaba a 18 kilómetros al norte de Calama, resguardando las instalaciones del mineral de cobre.

En diciembre de 2015, el ministro en visita extraordinario para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, cerró sumario en la indagatoria.

Otro hecho polémico para el General (R) ocurrió en noviembre de 1986 cuando fue destinado a El Salvador, como Oficial Jefe, para desempeñarse como “Profesor Invitado” para el Centro de Estudios de las Fuerzas Armadas de ese país.

El año en que la dictadura decidió enviarlo a Centroamérica fue uno de los más crudos en el enfrentamiento entre la guerrilla y el entonces presidente Napoleón Duarte. Recordada es la llamada Operación Fénix de enero de 1986, un bombardeo de las Fuerzas Armadas de ese país a un emplazamiento guerrillero dejó 250 muertos.

Pues bien, como lo explica el memorándum, al que tuvo acceso este medio, la citada destinación fue en Comisión de Servicio durante un año a partir del 01 de enero de 1987.

Según la documentación, mientras Fuente-Alba se mantenía en ese país, recibió remuneraciones en dólares a través de la Comandancia en Jefe del Ejército. Además de asignaciones y sobresueldos estipulados en el “Estatuto del Personal de las Fuerzas Armadas”. El militar percibió también remuneraciones variables; asignaciones familiares y gastos por traslado con derecho a pasajes y fletes y un pasaporte oficial. La destinación de Fuente-Alba se extendió hasta el 01 de febrero de 1988.

En la hoja de vida de Fuente-Alba se resalta el “excelente rendimiento” obtenido en su calidad de Profesor invitado en el Centro de Estudios de ese país. Según abogados de derechos humanos, habría realizado en realidad labores de inteligencia.

La designación de Fuente-Alba, según la versión del Ejército, se gestó debido a los acuerdos de reciprocidad entre ambas Instituciones castrenses, para efectos que un Oficial Jefe desempeñe funciones docentes en el instituto de formación respectivo a cada rama, según el Decreto Supremo Nº 1395 del 27 de noviembre de 1986 que The Clinic Online pudo revisar.

Fuente-Alba Poblete llegó a ser la primera autoridad del Ejército luego de ser nombrado por la presidenta Michelle Bachelet al término de su primer mandato.

*The Clinic Online intentó contactar a Fuente-Alba y Russo. Al cierre de esta edición, ninguno de ellos había respondido los llamados de este medio.