ladrón-yt

Un hecho inusual sucedió en el mundo delictual hace algunos días, algo así como una nueva forma de operar.

Resulta que el sargento Shane Martin, de la policía del distrito de Victoria, admitió haber quedado ultra sorprendido por el actuar de un grupo de lanzas que atacó este fin de semana a un centro comunitario de Wodonga, a unos 180 kilómetros de Melbourne.

Según consigna el diario The Age, los antisociales evitaron dejar sus huellas digitales al momento de abrir la puerta principal, por lo que no encontraron nada mejor que bajarse los pantalones y abrirla con sus nalgas, dejando así la marca en el vidrio de la entrada.

“Quizás lo hicieron por bromear o tal vez querían romper la puerta recostándose contra ella. Pero no entiendo por qué lo hicieron sin pantalones”, afirmó.

Por ahora la policía sigue en la búsqueda de este grupo de lanzas que sólo consiguió llevarse un televisor del lugar atacado.