fidel castro efe

La muerte del líder cubano, Fidel Castro, dio paso a una serie de comentarios ultra fachos provenientes nada más ni nada menos que de Chile.

En medio de las condolencias y los análisis políticos sobre lo realizado por el fallecido líder de 90 años, hubo algunos parlamentarios y figuras del medio local que soltaron sus cadenas y se lanzaron con todo en contra de su extensa gestión dentro de la Isla, olvidando o haciendo vista gorda a lo que aconteció en Chile durante la dictadura del tirano Augusto Pinochet.

En ese sentido, el senador UDI, Iván Moreira fue trolleado en Twitter luego de escribir lo siguiente: “Fidel Castro se rindió al final a los pies de EEUU…De su ideología ya no queda nada y el Dictador Venezolano Maduro ya no tiene Papá. Como Cristiano no me alegro de la muerte de nadie. Pero Fidel Castro más de la mitad de su vida sometió a su pueblo a vivir sin libertad”.

Añadió que “Fidel Castro no sólo hizo prisionero a su pueblo. sino que los hizo vivir por más de 60 años en la miseria y brutal atropello a DD.HH y PC admira… Fidel es el símbolo responsable de contribuir a la destrucción de nuestra Democracia al apadrinar a UP con armas para matar a los chilenos”.

Otro que sacó la voz fue el conductor radial Checho Hirane, quien usó a Dios para hacer pebre las condolencias realizadas por la Presidenta Michelle Bachelet.

“Mis condolencias al Presidente Raúl Castro por la muerte de Fidel, un líder por la dignidad y la justicia social en Cuba y América Latina”, señaló a través de redes sociales la Mandataria.

Minutos después, el humorista lanzó sus dardos: “¿De verdad nuestra Presi piensa que el pueblo cubano hoy tiene mayor dignidad y mayor justicia social que antes de Fidel Castro? Dios nos libre”.

La diputada UDI, María José Hoffmann, recibió el trolleo de los tuiteros luego de calificar los dichos de la Jefa de Estado como “inaceptables”.

“Que Bachelet prenda velas a Castro” significa que “confunde una vez más sus afectos con sus deberes, olvidándose de violaciones a Derechos Humanos que sufren cubanos”.

El exPresidente Sebastián Piñera entregó sus condolencias a la familia, sin embargo, aprovechó de criticar su legado: “Casi 60 años de atropellos a las libertades, democracia y derechos humanos en Cuba”.

El timonel UDI, Hernán Larraín, se subió al carro para asegurar que Castro “fomentó el odio y la subversión sin destino. La gestión de Castro es inesperable y dolorosa para la humanidad. Su legado se ve inviable porque ha dejado una tiranía familiar instalada en el gobierno de Cuba”.

El senador de Renovación Nacional, Alberto Espina, disparó que Fidel “lideró una dictadura que violó los DDHH del pueblo cubano, que exige y merece libertad, progreso y democracia”.

A su vez, tanto La Tercera como El Mercurio dedicaron sus editoriales a la revolución cubana y realizaron un negativo balance y fuertes críticas al proceso y a su líder.

El diario controlado por el empresario Alvaro Saieh, tituló su editorial como: “Fidel Castro, negativo balance en la historia”. En ella sostuvo que fue el dictador que gobernó la isla de Cuba con puño de hierro a lo largo de casi cinco décadas (1959-2008) fue rigurosamente fiel a esa convicción hasta el final de sus días. Su figura marcó profundamente el siglo XX, porque junto con encarnar la distorsionada épica de la rebelión popular, también simbolizó las tragedias, conflictos y miserias de la Guerra Fría, imponiendo una ideología que hasta el día de hoy sofoca las libertades en Cuba y que ha condenado a su pueblo a la pobreza y al sometimiento de los arbitrios del Partido Comunista”.

“Las izquierdas latinoamericanas, que a lo largo de décadas han encontrado en Castro un modelo de inspiración, hoy vuelven a reivindicar su figura, con una desvergonzada devoción que, además de resultar ofensiva para todas las víctimas que han sido reprimidas por el régimen a lo largo de décadas, es contradictoria con la férrea oposición que han sostenido hacia dictaduras de signo distinto”.

Por su parte, El Mercurio también dedicó duras líneas a líder guerrillero, su editorial titulada “Hora final de Castro”, dice:

“Fidel Castro llegó al poder en 1959, ocultando su verdadera ideología que no desveló hasta 1961, cuando reconoció su afinidad con el marxismo-leninismo e instauró una férrea dictadura que su hermando ha continuado hasta el día de hoy”, introduce la editorial.

“Castro manejó con mano de hierro la isla, e intentó instaurar una economía socialista que ha demostrado a través de más de cinco décadas su total fracaso, incapaz de dar bienestar a la población, que ha huido por miles cada año fuera de la isla, en especial a Estados Unidos que, paradójicamente, fue para Fidel el país señalado como la causa de todos males cubanos”.

“Cuando Castro se apodera de Cuba, esta tenía una economía floreciente, una clase media desarrollada, pero estaba gobernada por un régimen extremadamente corrupto. Las altas expectativas que surgieron al comienzo de la revolución no se cumplieron”. Junto con enumerar todas las políticas que consideran fracasadas dice que sus únicos logros son terminar con el analfabetismo y una salud gratuita de buena calidad, pero dice que “conseguida a costa de penurias alimentarias y perdida total de las libertades democráticas”.

Editoriales de La Tercera y El Mercurio despliegan toda su artillería contra Fidel Castro – The Clinic Online