cerveza-760x300

Un hecho inusual y bastante extremo fue lo que vivió un joven polaco de 25 años tras mandarse flor de carrete en Kamienna, Gora.

Resulta que el hombre, llamado Kamil, tomó tanto durante todo lo que duró el carrete, que llegó al punto de desmayarse profundamente.

Según consigna radio ADN, el muchacho fue trasladado hasta un hospital, donde en una determinación bastante fuera de lo normal, los médicos lo declararon muerto.

Los profesionales apuntaron dentro de las causas de su fallecimiento, la ingesta desmedida de alcohol y un presunto coma etílico. Fue así como su cuerpo fue llevado hasta la morgue.

Con el pasar de las horas, Kamil se despertó totalmente en pelotas, muerto de susto y rodeado de cadáveres.

Tras notar que estaba quedando la grande al interior del recinto, el guardia de seguridad llamó a la policía local, organismo que lo derivó nuevamente hasta un hospital, donde finalmente lo dieron de alta.