La vieja cárcel de Málaga, cerrada desde 2009, fue el escenario que Ridley Scott eligió para rodar la película ‘The Cartel’, con escenas que narran la lucha por el control del tráfico de drogas entre México y Estados Unidos. El viejo penal –inaugurado en 1933- se ambientará como la prisión mexicana en la que estuvo recluido el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán hasta su primera escapada en 2001.

Esta es la quinta vez que el director de Alien y Blade Runner elige España para rodar la película que llevará a la pantalla una versión de ficción de la vida de El Chapo, basada en la novela de Don Winslow, que incluye su primera fuga, en 2001, cuando supuestamente se escondió en el cesto de la ropa sucia, según explica el diario El País.

Si bien el rodaje incluye la forma en que el narcotraficante se fugó de la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001, tras involucrar a más de 60 funcionarios del centro, “El Cartel” no se refiere a Guzmán por su nombre sino que cuenta la historia de dos amigos, Art Keller y Adan Berrera, el primero dedicado a la lucha contra el narcotráfico desde la DEA, y el segundo al frente del cartel de Sinaloa.

La cinta que cubre una década en el mundo de las drogas -desde 2004 hasta 2014- tendría como policía en contra del narcotráfico a Leonardo DiCaprio y algunas escenas se rodarían en la base Coronel Mata de Colmenar Viejo, a las afueras de Madrid.