Capaz que mañana se diga que es un montaje, que muchos picaron, que cómo tan giles, pero el hecho es que un cadáver de lo que parece ser un monstruo marino gigantesco apareció flotando en las orillas del río Huamual en Indonesia, recoge RT.

De lo que se sabe es que el adefesio mide unos 22 metros y bien pudiera tratarse de una ballena o un calamar. El asunto es que su grado de descomposición es tal, que a simple vista no se puede determinar qué diablo es.

“Vamos a tomar muestras de carne para hacer pruebas en el laboratorio y poder determinar qué tipo de animal es”, dijo al portal ‘Kompas’ Nasrul Latulanit, de la Oficina de Gestión de Recursos Marinos y Costeros.

Tal como se ve en el video inserto al principio de esta publicación, los lugareños se han visto atraídos por el hallazgo y sin el menor asco se han acercado al cuerpo inerte en medio del agua.

Las redes sociales ya se han llenado de fotos y videos del presunto animal.