El empate uno a uno entre Chile y Australia, válido por la tercera y última fecha de la fase de grupo de la Copa Confederaciones, no dejó tranquilo a ninguno de los jugadores nacionales.

Uno de los principales en manifestar esta inquietud fue Arturo Vidal, quien se mostró ofuscado tras la igualdad conseguida: “Fue un partido muy duro, ellos salen a cortar fuerte, nunca mantuvimos el juego por mas de cinco minutos”.

En la misma línea, el volante expresó que los australianos “nos salieron a marcar. Salieron a jugarse la vida, siempre tratamos de jugar, tuvimos varias ocasiones. Así se te complican las cosas, pero después empatamos con actitud”.

Por su parte, el capitán del combinado nacional, Claudio Bravo, tildó el empate como un resultado “justo”. “Llevamos un montón de años jugando juntos, pero ellos nos complicaron. Fueron inteligentes”, complementó el portero.

Portugal en la mira

Uno de los seleccionados que se mostró más autocrítico fue el mediocampista Charles Aránguiz. El jugador del Bayer Leverkusen no tuvo rodeos para calificar el juego de Chile en este partido: “Jugamos mal. No hay mas evaluación que eso”.

Con los ojos puestos en lo que será la semifinal del torneo, Aránguiz expresó que “no podemos jugar así” si la intención es doblegar a Portugal y conseguir un cupo en la final del torneo.

El técnico de la Selección, Juan Antonio Pizzi, coincidió en que se debe mejorar para vencer a la escuadra europea. Su principal preocupación, en tanto, es la recuperación física de los jugadores: “Nuestra propuesta es muy exigente, el esfuerzo de los jugadores es muy grande. Nuestra idea de fútbol es muy distinta a algunos rivales, por eso necesitamos del sacrificio de todos, y eso lleva a un desgaste físico que indudablemente con este tipo de partidos se siente”.

“Portugal tiene un jugador que públicamente y futbolísticamente es determinante, un entrenador con mucha experiencia, quien se rodea de jugadores de primer nivel. Va a ser muy difícil, pero para ellos también. Vamos a competir y tratar de ganar”, cerró el estratega.