Anoche, Valentina Henríquez Albornoz, ex pareja del líder de Los Tetas, Camilo Castaldi, alias Tea Time, a través de su cuenta de Facebook, denunció al músico por graves episodios de violencia en su contra. El crudo testimonio de la joven de 23 años fue acompañado de una serie de fotografías que dan cuenta de las brutales golpizas que recibió durante la relación con Castaldi.

“Hace mucho tiempo vengo callando una situación que está presente en mi vida, pero como se hizo muy reiterativo, con episodios cada vez más fuertes y una o dos veces por semana desde hace un tiempo, me decidí a poner una denuncia para conseguir que Camilo Castaldi Lira (cantante de Los Tetas) se aleje totalmente de mí, que no me busque más, y poder retomar mi vida. Pero no quiero que esto quede impune, quiero que mi experiencia sirva también para otras mujeres que están viviendo lo mismo y que a lo mejor no se atreven así como yo tampoco me atreví tantas veces”,  dice Henríquez al comenzar su relato.

El sábado pasado cerca de las 23:30 hrs, Henríquez interpuso una denuncia ante la Fiscalía luego que Castaldi la agrediera con golpes de pie y puño en distintas partes del cuerpo, en el departamento que ambos compartían en calle Catedral, comuna de Santiago.

Ayer, el músico fue formalizado por delito de lesiones clínicamente catalogadas como menos graves, que le produjeron a la víctima sangramiento ocular, equimosis en la pierna izquierda, el talón izquierdo, su antebrazo y una herida en el dedo índice. Dado que las lesiones se enmarcan en el delito de violencia intrafamiliar, la pena que arriesga el músico podría aumentar de 541 días a tres años.

Por ahora y mientras duren los 60 días de investigación que dictó el Tribunal, el músico quedó con prohibición de acercarse a su expareja. Además, desde la Fiscalía, confirmaron que ninguno de los dos tiene antecedentes previos.

El músico vía Facebook negó las acusaciones y descartó que haya golpeado a Valentina. Tea Time aseguró que su expareja sufría trastornos psicológicos y que había sido ella misma quien se generó las lesiones.

“Una de las cosas más reprochables es golpear a una mujer. La gente que me conoce sabe que nunca he golpeado a Valentina, ni a ninguna de mis parejas anteriores, ni a ninguna mujer. Tampoco he cometido otros de los graves delitos de los que se me acusa”, sostuvo el líder de Los Tetas.

Sin embargo, esto último fue descartado por la familia de Valentina. Su hermano Gonzalo Henríquez, periodista de la Universidad de Chile, afirmó que las declaraciones de Castaldi responden a su tipo de personalidad y a un intento de evadir su responsabilidad.

“Su declaración es concordante con el tipo de personalidad que tiene, es una persona que realmente sabe abordar a los demás, es manipulador y bueno para vender la pomada. Hay hechos que comprueban la violencia. Es impensable que mi hermana se haya realizado esas heridas, son de una magnitud tremenda”, afirma Gonzalo.

En parte de su testimonio, Valentina relata amenazas de muerte a ella y su familia. Esto último fue confirmado por Gonzalo. “Tal como sostuvo mi hermana en el comunicado, Castaldi no enfrentaba a los hombres. Él me amenazó a través de audios de Whatsapp que le mandaba a otra de mis hermanas. Me decía que me iba a dar una paliza, me echaba su choreza encima y se jactaba de su grupo de amigos. Decía que eran ladrones de bancos, no sé si era cierto, pero él se jactaba de eso”.

“De hecho, uno de mis hermanos, hace unos días, había hecho una denuncia contra este tipo, pero nosotros no podíamos hacer demasiado mientras Valentina no hiciera la denuncia. Ahora que la hizo y todo salió a la luz, como familia estamos bien, porque por fin se cerró una etapa terrible para nosotros. Es un tipo que le hizo muy mal a mi hermana y ahora estamos contentos que Valentina va a poder recuperar su vida y eso para nosotros es una señal positiva”, asegura Gonzalo.

Sobre cómo se dieron estos episodios de violencia, Gonzalo explica que fue de a poco y que su hermana no siempre les contaba todo. De hecho, de algunas cosas se enteró en el comunicado de Facebook que publicó Valentina. “Ella nos contaba a veces, pero se contradecía, decía que él le pegaba y después decía que no. Inventaba que se había pegado con algún mueble. Nosotros sabíamos cómo iba la cosa, pero mientras ella no tomara las riendas era difícil interceder y también era difícil saber la verdad de lo que pasaba ahí”, recuerda.

“A mí, sinceramente, me gustaban mucho Los Tetas hasta antes que este hueón apareciera en mi vida. Todos sabían que es un drogadicto, pero, claro, cuando ese drogadicto empieza a pololear con tu hermana, las cosas se vuelven un infierno y la vida cambia para siempre”, reflexiona Gonzalo sobre las adicciones a la cocaína y el alcohol que sufre el músico.

También revela que como familia les costó desenmascarar a Castaldi. “Cuando venía a la casa de mis papás y compartíamos, vendía la mula, se comportaba como un caballero y el hombre más simpático del mundo. Todo mentira. Fue un proceso desenmascararlo. Pero ahora Valentina llegó a un punto que no puede volver atrás. Nuestra sensación, como familia, es que estamos tranquilos, -independiente que a este gallo lo metan preso o lo que sea-, sentimos que estamos superando un proceso terrible: vivir con esto, saber lo que estaba pasando y no poder hacer mucho si ella no ponía de su parte. Ahora que puso de su parte, estamos contentos, esto va en pos que Valentina esté bien”.

Por último, destaca el valor de su hermana para denunciar a su expareja y darle término a la relación. “Estoy súper orgulloso de mi hermana, feliz. Ahora nosotros tenemos que darle todo el apoyo en las decisiones que ella quiera tomar. Estamos pensando en la felicidad y la vida de mi hermana. Esperamos que las heridas pueden sanar. Es hermoso saber que mi hermana tomó una decisión por ella misma respecto a una situación horrible, eso es fantástico”, concluye.