La familia de Erica Hagan, una joven psicóloga estadounidense asesinada en septiembre de 2014 en el sur de Chile, interpuso una demanda por un millón de dólares en contra del Estado de Chile, se informó hoy.

“El Estado chileno debe responder con un millón de dólares”, declaró a Televisión Nacional este jueves el abogado de la familia, Gaspar Calderón, quien afirmó la investigación hecha por las autoridades chilenas fue “inadecuada y defectuosa”.

El cuerpo sin vida de Erica Hagan, quien impartía clases de inglés en el Colegio Bautista de la ciudad de Temuco en virtud de un convenio con el colegio Georgetown de Kentucky, fue encontrado el 6 de septiembre del 2014 dentro de una bañera y con varios golpes en la cabeza.

En diciembre de 2015, un tribunal oral de esa ciudad, situada a 680 kilómetros al sur de Santiago, absolvió, por falta de pruebas, a Domingo Cofré Ferrada, guardia del colegio donde Erica impartía clases y único imputado por el homicidio.

En septiembre de 2016, el padre de la joven psicóloga, Chris Hagan, demandó por dos millones de dólares al Colegio Bautista de Temuco, donde la joven fue encontrada sin vida.

La demanda contra el colegio, que aún no ha sido resuelta, se basó en la obligatoriedad del establecimiento educativo de garantizar la seguridad de sus estudiantes en prácticas.

Según la denuncia, el departamento dentro del colegio en el que vivía la joven estadounidense y donde fue encontrado su cadáver era “inseguro”.

“La decisión del Colegio Bautista de ubicar a Erica Hagan en un lugar que no reunía las condiciones mínimas de seguridad es una decisión derechamente negligente e inexcusable”, sostenía el escrito.