La cadena BBC pasó una vergûenza de aquellas en plenas transmisiones.

Resulta que mientras se desarrollaba el habitual noticiario de la periodista Sphie Raworth, detrás de ella, en las pantallas, aparecía nada más ni nada menos que una escena porno que causó la sorpresa de los televidentes.

Tras notar el condoro y las críticas recibidas, los ejecutivos del canal emitieron un comunicado público en el que afirman que fue “como si un saco de plomo hubiese caído sobre nosotros. Es totalmente poco profesional”.

Aquí el video: