En el programa de anoche de “Tolerancia Cero”, la panelista Catalina Parot quiso meter en el debate el posible intervencionismo del Gobierno en estas elecciones presidenciales, todo esto en medio del fraude electoral sin pruebas que acusó Piñera.

El problema para la exministra de Piñera surgió cuando notó que gran parte del panel rechazó sus dichos, Mientras algunos le aseguraron que lo inaceptable es que un candidato ponga en dudas el proceso electoral, otros señalaron que este debate es totalmente “irrelevante” a estas alturas.

Todo comenzó cuando en medio del programa, Parot manifestó que “no puedo dejar pasar lo que ha sido la intervención del Gobierno (…) ¿Cómo garantizamos que no sean los recursos públicos y la intervención de las autoridades las que influya en la política? Aquí se rompió una práctica. La Presidenta actúa como la jefa de campaña y la vocera sale a responder las palabras de un candidato”.

En este punto Daniel Matamala toma la palabra y le pregunta “¿cuáles son las prácticas y lo que se rompió?”, a lo que la exsecretaria de Estado contesta que “yo creo que aquí había una práctica… es cierto, yo no voy a decir que otros Gobiernos no incurrieron en un apoyo, pero esta vez la cosa se fue…”

“Parece que los otros Gobiernos no eran los Gobiernos que a uno le gustan”, lanzó sin previo aviso Paulsen.

Parot retoma su comentario indicando que “yo creo que aquí ha sido más. Nunca había visto a una vocera respondiéndole todos los días como le responde a un candidato. Además, yo quiero recordar las palabras del intendente de Coquimbo que llama a los funcionarios que pidan días administrativos, vacaciones, para que vayan a hacer campaña. Eso daña a la ciudadanía”.

Paulsen le aclara: “Cata, yo te entiendo ese punto, pero ojo. Pasó con Sebastián Piñera y con los de la Concertación también. Cuando los candidatos critican directamente al Gobierno, lo que se pide en época electoral, es que el Gobierno no pueda hablar. Se pide que el que tiene que hablar a nombre del Gobierno es el candidato, que dicho sea de paso, tiene bastantes críticas sobre Gobierno”.

“Esas son las debilidades de las vocerías del mismo candidato”, precisó Parot, mientras Paulsen apuntó que “lo que no se puede pedir es que un candidato presidencial ponga en entredicho que la elección haya tenido una suerte de rasgo fraudulento y el que garantiza esa elección no diga nada. ¿Tenía que salir Alejandro Guillier a responderle a Sebastián Piñera? No, tenía que salir el Gobierno. Yo hice este mismo argumento, en este mismo programa, cuando criticaron a Sebastián Piñera por intervenir en la elección que Michelle Bachelet le ganó a Evelyn Matthei y los argumentos eran idénticos”.

Matamala criticó que “cuando hablamos de un Gobierno, que a través de sus autoridades hace un punto político de la elección, no veo cómo se podría restringir a hacer reflexiones políticas”.

Mónica Rincón, en tanto, recalcó que “a mi me parece que cuando los alcaldes se van a pedir feriados, hay que pensar si es intervención es de lado y lados (…) Siempre se critica al bueno por malo, peor después les parece atroz cuando le pasa a su candidato”.

El debate lo cerró Villegas al indicar que “creo que ha habido un grado mayor que en otros Gobiernos. Pero para mi lo fundamental Cata es que es irrelevante”.