Tras haber sido condenado a cuatro años de libertad vigilada, como autor de abusos sexuales contra una menor de edad del Colegio Cumbres, el sacerdote John O’Reilly cumplirá su sentencia el próximo 11 de noviembre.

Pues bien, a siete meses de ello, O’Reilly ha reactivado la comunicación con su círculo cercano para reiterar su inocencia.

Según publica La Tercera, el religioso ha enviado numerosas cartas y mensajes de WhatsApp a apoderados del Colegio Cumbres y Legionarios de Cristo, en las que se posiciona como una víctima de asesorías comunicacionales equivocadas, y además, de la madre de la familia que llevó el caso a tribunales.

De esta forma, plantea que la acusación de “pedófilo” es “horrenda” y que su sentencia estuvo marcada por supuestos sesgos de fiscalía.

Por último, afirma que una vez cumplida su condena, volverá a hablar para impartir “paz entre sus seguidores”.