Los restos de Joane Florvil, una madre haitiana muerta en extrañas circunstancias en Chile hace más de siete meses tras ser detenida por el supuesto abandono de su hija de un mes, serán repatriados el próximo martes a su país de origen.

El cuerpo de Joane Florvil ha permanecido en el Servicio Médico Legal de Santiago desde el 30 de septiembre del año pasado y será llevado a Puerto Principe tras una gestión del gobierno y de la Misión en Chile de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Según el diario El Mercurio, la gestión fue coordinada con representantes de la familia y el viudo de la occisa.

De acuerdo con el rotativo, la mesa de trabajo coordinó el proceso con representantes de la familia y con el viudo de Joane.

Joane Florvil fue detenida por haber abandonado supuestamente a su hija de sólo un mes en la Oficina de Protección de Derechos del municipio santiaguino de lo Prado y falleció a causa de un fallo hepático fulminante, según el parte médico.

Tras su deceso el Quinto Juzgado de Garantía de Santiago declaró a fines del pasado noviembre su inocencia póstuma, puesto que la mujer no tuvo la intención de abandonar a la pequeña, sino que fue víctima de las barreras idiomáticas.

Ella acudió a la Oficina del municipio a pedir ayuda para su esposo, que había sido víctima de un robo, pero no logró hacerse entender en español y cuando vio a un guardia de uniforme le pidió que cuidara a la bebé mientras buscaba ayuda en otra parte.

Cuando regresó, al rato, el guardia había llamado a la policía y fue detenida y acusada de haber abandonado a la bebé.

“Junto con lamentar la muerte de Joane Florvil y el doloroso impacto para su familia y seres queridos en Chile y Haití, valoramos este esfuerzo conjunto (…) y extraordinario (…) y ser testigos del cierre de la historia con un final largamente esperado, siendo este que descanse en paz en su tierra natal”, expresó la OIM en un comunicado

Antes de que ser repatriado, el cuerpo de Joane será despedido en la tarde de este domingo en una ceremonia ecuménica que tendrá lugar en la Iglesia Metodista de Chile, encabezada por el sacerdote José Tomás Vicuña, director del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).

“Me ha tocado acompañar a Roxana, cuñada de Joane. Ha sido muy profundo acompañar a estas personas que han sufrido mucho, pero que no tienen rencor u odio. Más bien desde el perdón buscan justicia”, dijo a medios locales el religioso antes de la ceremonia.