En la víspera a la conmemoración del Día Mundial contra la Homofobia, la concejala de La Pintana, la independiente María Eugenia Gutiérrez, se manifestó en contra de izar la bandera de la diversidad. Acá su intervención en el concejo.

“Como persona individual, pero representando al 62% de los pintaninos que me han escrito, decir primero que esto es, la bandera del LGTBI, desde mi punto de vista es como un acoso a las mayorías desde las minorías (…) Yo tengo una oposición absoluta, junto al 62% de católicos y cristianos que existe aquí en la comuna, sobre el izamiento de esta bandera. Porque no representa a la mayoría. Además, es una maquinaria de ideología que lo único que quiere es intervenir en la educación de los hijos de toda esta comunidad. Hay muchas personas que estoy representando que se sienten pasados a llevar en sus derechos por una ideología minoritaria, a la que se respeta porque son personas y tienen por ello una dignidad; o sea, aquí yo he visto violencia, violencia contra la mujer, violencia contra los Cesfam, contra las personas que atienden, pero violencia contra las personas lesbianas, o las personas gay o con los transexuales, personalmente no he visto. Llevo trabajando aquí 15 años y la verdad es que no me ha tocado ni siquiera una denuncia. Por lo tanto creo que en esta comuna no hay una discriminación a las personas que piensan y viven diferente. Dejar en claro que esta oposición personal no tiene nada que ver por odio o por que yo soy homofóbica, bajo ningún punto de vista. Yo estoy en oposición porque claramente, más que iniciativa de odio, es una agenda política de Movilh. Y el Movilh está representado por una persona que es per se odiosa”.

“Todos sabemos que esto de la bandera va mucho mas allá, es una ideología política, que quiere intervenir en la educación de nuestros hijos”, insiste.