Un hombre de clase media alta que había estado en la Marina colombiana, esos son los antecedentes de John Jairo Velásquez, alias Popeye, el sicario más sanguinario del narcotraficante Pablo Escobar, quien luego de 45 meses en libertad, hace unos días fue detenido.

Popeye dio una entrevista al canal de Youtube Badabun, donde cuenta algunas anécdotas de su trabajo con el “Patrón” colombiano, la vida en la cárcel, su visión de las mafias y su posterior libertad.

Idolatrando a Escobar, Velásquez cuenta que volvería a trabajar para el narcotraficante si tuviera que repetir su vida, al mismo tiempo que señala que hubiese matado a su padre si el “Patrón” le hubiese justificado su muerte.

Al mismo tiempo hace una particular reflexión sobre la situación de las organizaciones del narco en México: “Cuál es el gran error de la mafia mexicana, que matan y matan a hermanos mexicanos y a pie, por eso el pueblo de México no respeta a la mafia. Si la mafia mexicana quiere tener respeto, dispárenle al gobierno corrupto, disparen a los senadores, que son los que tienen a México sumido en esos problemas”.

Parte 2