Hace siete años que La Combo Tortuga se mueve en el círculo pachanguero local. Si bien comparten fanaticada con bandas como Guachupé y Santaferia, sus seguidores se mantienen siempre al pie del cañón. “El 2018 tuvimos la oportunidad de hacer dos Caupolicanes llenos y por primera vez nos animamos a hacer una gira nacional” comenta Rivas con orgullo.

Con hits sonando en la radio y presentaciones tanto afuera como dentro del país, era inminente el paso de la agrupación por el Patagual. Frente eso, Camilo asegura quenosotros dentro de los planes anuales que hacemos, siempre estuvo la opción de Olmué. Sabíamos que era el año en el que merecíamos estar. Fue una sorpresa muy bacán, pero en nuestra interna, es un reconocimiento a todo lo que habíamos proyectado en el año. Obviamente estamos muy contentos”.

La euforia veraniega por pasarlo bien es sinónimo de más y más eventos para las bandas de cumbia. Las diferentes comunas del país organizan festivales para los vecinos y fijo que sus carteles deben contemplar algún número que cumpla con los deseos de bailar y pasar el rato. Sin embargo, La Combo decidió -en palabras de Camilo- “guardarse un poquito antes de su presentación en Olmué para no estar estresados” y reorganizar la agenda: “el grosor de nuestra gira comienza inmediatamente después de Olmué, onda tocamos el 20 y ya el 21 tenemos una fecha”.

Me comentabas que van al menos una vez al año a México: ¿hay ánimos de internacionalizar la carrera?

Sí, de hecho dentro de los grandes proyectos que tenemos es poder hacer cosas afuera, poniendo énfasis en México, ya que es el lugar que nos ha rendido algunos frutos: ya tenemos fans allá, nos van a buscar al aeropuerto, hemos podido tocar en Cosquín Rock México, entonces ya sabemos que podemos estar ahí.

En la canción “Helmar Ciano” dejan entrever un poco sus inquietudes políticas como banda, ¿Por qué decidieron hacer una canción de este tipo en este momento de su trayectoria?

Sentíamos que estábamos en deuda. Como que el concepto de La Combo Tortuga siempre fue “amor y vacilón”, entonces por un lado iba el amor y el desamor y por otro la fiesta, el carrete y todo eso. Y a estas alturas ya habían personas que nos preguntaban que en qué onda estábamos. Sentíamos que estábamos en una buena situación, con una buena vitrina de gente para poder decir lo que queríamos decir, pero también lo llevamos a nuestro modo.

Claro, en cierta forma habla de cómo un extraterrestre llega a Chile y se encuentra con toda esta barbaridad…

Sí po, aparte está la cagá. Se supone que le habían recomendado el planeta tierra, entonces el loco llega y se da cuenta que no era tan así como se lo habían planteado, jaja.

En esa misma línea, hemos visto cómo Latinoamérica ha ido inclinándose hacia la derecha. Ustedes como banda, ¿qué les pasa con eso?

— No… igual nosotros creemos que está mal. Obviamente que con la derecha no tenemos absolutamente nada, eso lo podemos decir. Pero nuestra volá es mucho más social, ¿cachái? Sabemos que pasan estas cosas y tal vez las denunciamos a nuestro modo, pero nosotros sentimos que nuestro mayor aporte es hacer cosas. Sentimos que hay representantes y gente que está metida en eso (la política), y nuestro rol va por un lado más social, incluso no tan social en lo político, si no que en lo emocional. Nuestra volá es: “sabemos que está la cagá en Chile, sabemos que hay muchas injusticias y nuestra misión es darle a la gente alegría” ¿cachái? sacarlos un poco de la mierda que está en el país o en sus vidas y darle ese momento de alegría, ese momento de festejar, de llorar.

Para ir cerrando y no quitarles más tiempo del ensayo. ¿Hay sorpresas preparadas para Olmué?

Sí, hay. Pero es que la verdad respecto al show nosotros sabemos lo que la gente quiere escuchar así que no planeamos improvisar nada, nos vamos a la segura… queremos dejar la cagá.