por Lorena de la Rosa, #lorenamiki

Tal como esa canción que seguramente más de alguien bailó, ha salido un nuevo estilo de baile y muchos aún no lo saben o… ¿Tal vez será que no lo quieren saber?

Así parece ser, para muchos, la masiva llegada del k-pop, ya que por más que Internet esté inundado con los hits provenientes del país asiático y miles de plazas con jóvenes bailando, aún hay muchos que no entienden de qué se trata todo esto.

¿Son chinos, son japoneses, son coreanos? Más de una vez me preguntaron esto, y yo con mi mejor cara he tenido que repetir, una y mil veces, la K es de Korea, por lo tanto es algo tan simple como decir que esto significa Pop Koreano, aún así muchos le siguen cambiando la nacionalidad y creen que hablamos en chino…

Super Junior, BTS, Twice, Black Pink, Big Bang son algunos de los representantes de este estilo, los cuales de paso le aconsejo escuchar en caso de que aún ande perdido con este género. No, no suenan todos iguales y seguro se sorprenderá al notar que más de alguno incluso pasó por su lista de reproducción y siquiera se dio cuenta.
Lo cierto es que cada quien escucha lo que quiera y se siente libre de escoger lo que más se acomode a su estilo, esa es la libertad de Internet, todo está frente a ti y ya no son las radios las que te imponen cual debe ser tu artista favorito.

Aunque siendo sincera me llama la atención que entre más libertad y cercanía a la información tenemos, más cerrados parece que nos volvemos. Porque digamos la verdad, más de algún ser humano, aún se burla de un estilo que sea diferente al suyo.

Incluso, me dirán Yolanda Sultana, pero creo ver el futuro y cuando esta columna sea publicada, más de algún simpático, dirá que estos “son los chinos gais”, “que son todos iguales” o que esto es “basura”.
Y no, créame que no es de pesimista, pero al parecer todo lo que no refleje en un espejo a la mayoría resulta foco de ataque o mofa. ¿Será que la moda sí incómoda? Ojo, con esto no hablo que el estilo sea momentáneo, sino
que me refiero a la estética de los artistas.

Porque la verdad es que me encantaría estar hablando del éxito arrollador del género, pero quiero aprovechar la instancia con mucho respeto para que hablemos de las personas que se quedaron estancadas pensando que cualquier persona que no se amolde a su estructura inmediatamente debe ser atacado. Hola 2019…

Resulta increíble que en nuestra supuesta época de apertura y revolución social, muchos pongan el grito en el cielo porque la estética de Korea nos muestra que tanto mujeres, como hombres pueden amar el maquillaje y utilizarlo para verse más bellos.

Y aquí es donde notamos porque como país estamos tan lejos de ser desarrollados, y no, no soy alharaca, pero imagínate si el hecho que un hombre utilice maquillaje para verse más guapo nos hace poner el grito en el cielo, qué podemos esperar de cosas que realmente deban preocuparnos.

El Kpop en su base, intenta promover mucha alegría y felicidad, pero es difícil es nuestro país, cuando muchos jóvenes, quieren bailar y lucirse como los artistas que tanto aman, pero solo reciben discriminación al querer imitarlos.

Incluso, les contaré algo que me dio mucha pena, el otro día mientras se realizaba el casting para Kpop Match, nuevo programa de kpop de Canal 13, hubo un chico que me llamó profundamente la atención por su desplante en el escenario y por el carisma inmenso que desbordaba.

El jurado se rindió ante él y su hermoso baile, mientras él botaba algunas lágrimas, que desgraciadamente no eran de emoción, sino que de nerviosismo, ya que aseguraba que su padre le había prohibido ir al casting, ya que consideraba que era una “aberración ese mundo de gais”

Nadie podía entender como un padre podía ser capaz de cortar las alas de un joven que es feliz bailando, y que más aún hace feliz a todos quienes lo miran. Pero al parecer para muchos el Kpop es el demonio.

Aunque independiente de todos estos personajes haters que ha sacado este estilo, tenemos que reconocer que hay gran parte de la sociedad muy feliz y que incluso aseguran que son fans de esta música en familia, lo que ha provocado una ola de madres y padres kpoper que afortunadamente se distancian mucho del ejemplo anterior.

Lo cierto es que queramos o no el Kpop llegó para quedarse, ya no nos sorprende que las listas de los billbords o los personajes destacados de la Revista Time, tengan como número uno a un artista proveniente de Korea.

El Kpop encanta a cada vez más personas y sobre todo jóvenes, que ven en esta música un sano momento de mover sus pies con los contagiosos ritmos. Lo cierto es que son pocos los que quedan indiferentes, ante este nuevo estilo de baile, que si aún no lo sabías, tiene revolucionado al mundo y tú no lo sabías