Jean-Claude Van Damme lleva más de tres décadas haciendo las delicias de los fans del género de acción, pero según pasan los años, prefiere las historias íntimas más cercanas a la realidad del mundo: “En una película no hay que actuar, hay que contar la verdad”, dijo en una entrevista con Efe.

El que fuera una de las mayores estrellas del cine de acción durante la década de 1990 gracias a películas como “Double Impact”, “Universal Soldier”, “Hard Target”, “Timecop”, “Street Fighter” o “Sudden Death”, lleva tiempo alejado de los focos de Hollywood y más centrado en proyectos con un significado personal.

Así lo demuestran obras como “JCVD”, la serie “Jean-Claude Van Johnson” o “We Die Young”, su nueva obra, en la que afronta uno de los mayores retos de su carrera al ponerse en la piel de un veterano de guerra que ha perdido el habla y sufre estrés postraumático.

En “We Die Young”, de Lior Gellar, Van Damme da un giro dramático a su carrera con esta historia que se desarrolla en una de las peores zonas de Washington DC, la capital de EE.UU., y en la que trata de ayudar a dos niños indocumentados a vengarse de un violento narcotraficante de la pandilla MS-13 (Mara Salvatrucha).

“No es una película acción, en absoluto. Habla de la vida de personas en esa situación en nuestra sociedad ahora mismo. Me puse en manos del director, que conocía muy bien esa realidad, y creo que hemos hecho una obra preciosa. Estoy enamorado de ella”, dijo Van Damme entre risas.

“He conocido a muchos veteranos que han pasado por circunstancias similares muy duras y que ahora sobreviven en un contexto de violencia y drogas. Es difícil afrontar esa nueva realidad para ellos”, indicó el artista, orgulloso de haber trabajado en esta cinta de bajo presupuesto, rodada con apenas un millón de dólares.

El propio Van Damme ha tenido que luchar contra el trastorno bipolar y la depresión, especialmente a mediados de los 90, en el punto culminante de su carrera, cuando se divorció de Darcy LaPier.

“Tengo días preciosos y días muy oscuros, pero ahora sé gestionarlos. Soy feliz y disfruto de la vida, aunque no siempre fue así. Pienso deprisa, demasiado tal vez, pero gracias a ello he conseguido todo lo que he querido en mi vida. Acepté mi problema y lo he venido tratando con mucha meditación, no con medicación”, explicó.

El reparto de “We Die Young” incluye a varios actores hispanos como Elijah Rodríguez o David Castañeda, que aparecían en “Sicario: Day of the Soldado”.

“Son intérpretes muy buenos y están perfectos en la película. Son mucho mejores que yo. Muy perfeccionistas. Artistas valientes y con gran pasión”, sostuvo Van-Damme, quien recalcó que siempre ha contado con una gran cantidad de seguidores en la comunidad hispana.

“Los quiero mucho y los valoro mucho”, manifestó.

Van Damme, a sus 58 años, considera que las estrellas del cine de acción actual no poseen el mismo carisma que irradiaban nombres como Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone o él mismo porque, en su opinión, se involucran en proyectos que prestan más atención a los efectos visuales que al desarrollo de los personajes.

“Cuando haces una película no hay que actuar, hay que contar la verdad. No se trata del maquillaje, ni de lucir una capa o un anillo de diamantes en la oreja. A nadie le importa eso. Yo disfruto creando personajes y en el cine tienes que creer en el personaje que interpretas”, afirmó.

“Aunque no manejo los presupuestos de las grandes producciones, la gente sigue disfrutando conmigo porque trato de contar la verdad”, manifestó Van Damme. “La gente no es estúpida. Les miro a la cámara y les transmito lo que siente ese personaje. Estoy dentro de él. Así se hacen las buenas películas”, agregó.

“We Die Young” se estrena el 1 de marzo en cines selectos y bajo demanda en plataformas digitales.