El día 3 de marzo, el decano de Ciencia de la Universidad de Santiago, Hernán Henríquez, mandó un mail a las “colegas y funcionarias de la Facultad” expresando su profundo rechazo a la paralización y manifestación feminista convocada para este viernes 8 de marzo, en un acto que provocó el rechazo transversal de las estudiantes y trabajadoras de la casa de estudios.

“Me he informado que el próximo viernes se va a celebrar el Día de la Mujer, y que algunas organizaciones, desconozco su origen, preparan una huelga de mujeres para ese día”, reza el comunicado. “me parece el colmo de ridículo, por decir lo menos”.

“Todos sabemos que huelga significa inactividad de una mayoría para el aprovechamiento de una minoría”, continúa el decano, disminuyendo la importancia de los derechos que las feministas reivindican, y que afectan a todas las mujeres de nuestra sociedad.

Luego de realizar una comparación con su madre, quien según él nunca los hubiera “dejado sin comida” por sus reivindicaciones feministas, el académico terminó invitando a las mujeres de su comunidad a realizar otro tipo de manifestaciones distintas a la huelga: “si ustedes deciden realizar alguna actividad, que puede ser artística, cultural, o una simple reunión, en torno a un jugo Watt’s y un alfajor de esos que compra Francisca (…) cuenten con el apoyo y auspicio de la Facultad”.

A raíz de esto, Constanza Urtubia, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Usach, declaró que “nos parece insólito y lamentable que hoy, uno de los decanos de nuestra universidad, no haya entendido que Chile cambió, y que fue por las miles de mujeres que salimos a las calles a exigir que se respetaran nuestros derechos”.

“En ese sentido, hoy el decano transgrede todos esos elementos que pusimos en la palestra durante los dos meses y medio de movilización que tuvimos en la universidad”, acusa Urtubia. “Por eso, como Confech y como Feusach reiteramos nuestro llamado a adherir a la huelga general feminista este 8 de marzo”.