Estos últimos días la historia del “Rey del Pop”, Michael Jackson, ha evidenciado sus momentos más oscuros y turbulentos tras el documental “Leaving Neverland” donde supuestas dos hombres acusan como habrían sido abusados por el artista cuando eran menores de edad. 

En medio de la polémica, la ex esposa del  fallecido interprete de “Beat It” y  “Thriller”, Debbie Rowe confesó en los tres años que estuvieron casados nunca mantuvo relaciones sexuales con Jackson y se sometió a una inseminación artificial, que resultaron en el nacimiento de sus dos hijos , Prince y Paris, gracias a un donante de esperma.

La enfermera y segunda esposa de Jackson dice que la fecundaron como se hace en la granja con los potros. “Igual que yo le meto el esperma a mis caballos. Así lo hicieron conmigo. Yo era su yegua purasangre“, cuenta Rowe a The Sun.

Además comentó como fue su relación con el cuestionado cantante estadounidense y su necesidad para tener hijos. “Michael era un hombre divorciado, solitario y que quería tener hijos. Yo fui la que le dijo: ‘Yo tendré a tus hijos’. Le ofrecí mi vientre, fue un regalo. Fue algo que hice para que fuera feliz“, explico Debbie Rowe.