Un vuelco positivo sufrió la votación del Instituto Nacional que en un momento rechazó que el establecimiento pasara a ser mixto.

Esto porque el Tricel Interestamental revisó en profundidad los sufragios, detectando irregularidades y observaciones que fueron denunciadas.

El organismo apuntó que hubo un “extravío de seis padrones (firmas de los votantes)” y una “irregularidad en un curso, donde el padrón era de 30 y los votos eran 35, y porque algunos ejercieron más de un voto, al tener más de un alumno matriculado”.

Añadió que “los votos de estas personas fueron objetados y el porcentaje de votos totales por el estamento de los apoderados se remonta al 73,93%”, hecho que estalla en “la no incorporación de su votación por falta de quórum, perdiendo así su facultad para ser parte del proceso de consulta”.

Otro punto fue en la sección asistentes de la educación donde no se completó el quórum requerido del 80%. Esto generó quedar fuera de la votación.

Los estamentos contabilizados fueron el estudiantil, docentes y directivos, donde se impuso la idea de un colegio mixto.

El otro estamento contabilizado, de los docentes técnicos, arrojó la negativa a la inclusión de mujeres al recinto.

Con esto se puede decir que la alternativa mixta ganó con un 57,18%. ante un 42,82% de los sufragios.

Antes de objetar la revisión el resultado había sido de un 54,54% en contra de la llegada de mujeres, ante un 45,44% que sí quería su inclusión.