“Que ojalá la lleven presa” fue la primera frase que se mandó un compatriota apostado afuera del lugar donde se estaba llevando a cabo el procedimiento judicial contra Cristina Fernández de Kirchner por corrupción en la ciudad de Buenos Aires.

El chileno continuó disparando contra la exmandataria, cuestionada por el oficialismo trasandino, asegurando que “se robó media Argentina”, mientras el notero que lo entrevistaba preguntaba de dónde había sacado esa información.

“Lo he escuchado en todas partes, de muchos amigos y de la prensa internacional. No sé nada específico, sé lo que se comenta” respondió el hombre, al que le insistieron preguntándole qué le parece el apoyo que ha recibido la exmandataria.

“Yo no veo a nadie, veo a 30 personas”, dijo nuestro compatriota que puso incómodo al entrevistador y también a la gente que estaba en el panel del canal Crónica HD.