“Para mí el futbolista clásico es el que anda pintando el mono o el que se expone muchísimo. Es súper atleta, pero el ego con patas, por decirlo así. Y de Alexis siempre tuve la visión contraria. La persona que está absolutamente concentrada en su objetivo que es ser futbolista. Es muy reservado. Yo poco sabía de su vida privada y esperaba ver a una persona con esas cualidades”, dice Daniel Muñoz, actor, cuando le preguntamos por la figura preconcebida antes de conocer y trabajar con Alexis Sánchez.

Ambos compartieron escenas en “Mi amigo Alexis”, la película que este jueves estrena en salas, donde Muñoz fue coprotagonista en el papel de Héctor, padre de Tito, quien es el niño que está decidiendo si dedicarse o no al fútbol. En eso conoce a Sánchez.

¿Y con qué persona te encontraste cuando lo conociste?
-Me dio la sensación que es un hombre que en cierto modo está prisionero de su fama, como toda persona conocida. En un partido te ven no sé cuántos millones de personas, o sea sentir esa presión, sentirse observado es como quiero mi momento de privacidad. Y estoy en mi mundo privado solo. Yo tenía la imagen de alguien solo, acompañado de sus perros como su entorno de calidez familiar, con su mamá y un núcleo muy acotado. Así me lo imaginaba. Yo pensaba que podría conversar con él pero fue muy concreto. Echamos la talla en torno a la escena.

¿Qué pensaste cuando te propusieron participar en la película de Alexis?
-Dije que sí inmediatamente. Lo primero que me ató cuando supe del proyecto fue que estaba Alexis y después conocí de qué se trataba. Al principio yo pensaba que era la vida de Alexis, pero al leer el guión me encontré con que no era eso. Me pareció muy bien y muy inteligente cómo resolvieron eso. El resto fue prepararse bien y estudiar.

¿En el proceso de investigación de su figura y mientras trabajaron qué te llamó la atención de él?
-La verdad es que yo con él tuve muy pocas escenas. Al leer el guión y conocer de su infancia… uno tiene la idea que los futbolistas tienen un origen muy humilde y su caso no es la excepción. No sabía mucho de sus orígenes y ahí me enteré de la aventura en el cementerio (limpiaba autos en ese lugar para juntar plata), por ejemplo. Pero lo más interesante fue, dentro del poco tiempo que estuve con él, ver una persona muy preocupada de hacer bien su trabajo. Si bien esto pudo haberse transformado en algo mediático para Alexis, en una especie de autopromoción, no fue así. A él lo motivaba algo que resalta mucho la película que es el tema, la historia que se está contando. Es una historia de seguir los sueños y hacerlos realidad.

Esa en el fondo es su historia. Es el interés de él, como ídolo, de usar todo ese potencial de superhéroe para emitir un mensaje. El que haya orquestado este proyecto es loable porque es un ser mediático que utiliza todo eso para contar una historia que tiene que ver con su vida, en la cual él no es el protagonista. Sino que es el inspirador. Me sorprendió la magnitud de la bondad y la humildad de esta persona para convocarnos a todos.

Y en el set me llamó la atención cómo se puso a la par. Incluso saber que sus exigencias tenían que ser mucho mayores que las nuestras por no ser actor, pero sí ser el responsable de todo eso. No llegó con ínfulas de nada, ni siendo más de lo que es, muy atento y respetuoso del conocimiento del resto, deseoso de aprender, de vivir la experiencia y como joven, aprender y sorprenderse. Le gustaba grabar, le gustaba ver lo que hacía, opinaba sobre eso y si sentía que no estaba bien quería hacerlo nuevamente a pesar del poco tiempo que tenía disponible para hacer la película. Me llevo una grata experiencia haberlo conocido en su faceta de humano.

¿Qué te decían tus hijos cuando les contaste que ibas a trabajar con él?
-Mi hijo juega fútbol y estuvo entrenando en un club cuando era más chico. Hoy estudia actuación pero le gusta el fútbol y juega. Estar ahí con Alexis y tomarse una foto con él fue alucinante.

¿Estuvo en el set contigo?
-No, fue a la avant premier. En el set sinceramente estuve un par de horas con Alexis, fue muy difícil poder disponer de él y lo mío era bastante poco. Hay varias escenas en la peli, pero todo se hizo en muy poco tiempo.

¿Qué opinión tienes del fútbol? ¿Te gusta?
-A mí no me gusta tanto el fútbol por el fútbol. Me gusta más el fenómeno social que se produce. Me gusta cuando juega la Selección. Me gusta vibrar con esa energía que se produce. Esa comunión en torno al juego. Me imagino que así pudieron ser las olimpiadas en Grecia o el circo Romano, algo masivo, apasionado. Cuando acompañaba a mi hijo a los entrenamientos ahí me tocó ver algo parecido a la película. Estas familias, estos padres, obsesionados porque su hijo es la llave para sacarlos de la miseria. La miseria económica. El fútbol es sinónimo, si te va bien, de triunfo y de plata. Entonces de los 1.000 cabros que entran a jugar con suerte uno va a tener esa posibilidad. ¿Entonces qué pasa con el resto?

Por eso es tan violento, tan agresivo el entorno. Por eso los padres se apasionan tanto. Hay mucho en juego porque el fútbol refleja una situación social de pobreza. Ahí se ve. Es la posibilidad rápida y alegre de salir de un lugar oscuro y miserable.

El fútbol es un tema y si otros futbolistas, otros héroes se dignan en impulsar proyectos como este podríamos hablar, como se hace del cine western o del cine de ciencia ficción, porque el fútbol da para que sea un género porque tiene tanto tema. Me ha tocado a mí estar en series audiovisuales en torno al fútbol y verlo desde distintos ángulos. Como hincha, ahora como papá de un niño que quiere ser futbolista, como mánager, como entrenador, como jugador… y la verdad se podría contar la historia de esta sociedad a través del fútbol. Todo Chile se refleja en una cancha.

Revisa a continuación la entrevista completa:

Revisa el trailer de “Mi amigo Alexis”: