Joven que emprendió y dio pega a otros vendiendo panes en la calle quedó sin nada: Partes por $100 millones fulminaron su negocio

Joven que emprendió y dio pega a otros vendiendo panes en la calle quedó sin nada: Partes por $100 millones fulminaron su negocio

“Yo no culpo a los inspectores, ya que es su pega, pero vi cómo mi sueño empezó a desaparecer”, lamentó

Hace algunos años surgió en los distintos medios de comunicación la historia del joven chileno, Matías Leiva, que formó un tremendo imperio de venta de panes en el centro de Santiago producto de las deudas por más de 4 millones que mantenía.

Este hombre de La Ligua, hundido en las deudas, un día se detuvo a pensar en el rumbo que tenía su vida y se revisó los bolsillos. Allí encontró sólo 6 mil pesos.

Con esa plata decidió arriesgarse e ir al supermercado para comprar harina, levadura, jamón y queso. Su idea fue probar vendiendo pan en el Paseo Ahumada.

En conversación con el “Bienvenidos” de Canal 13, el hombre recordó que “salí a la calle, con toda la vergüenza que eso significa, le dije a mi amigo ‘Sebita’ pero no me creía”.

Luego de llegar temprano a ese lugar, se sorprendió al notar que pudo vender los 12 panes que llevaba.

Fue así como ocupó el dinero para comprar más materiales para hacer pan, llegando a vender 18 más. La cosa se va contando sola: invirtió día a día para seguir generando panes, llegando a vender cerca de 50 panes por jornada.

El negocio fue tan rentable que decidió lanzar su empresa “La Insolencia“, donde le dio pega a más de 30 personas, tanto chilenas como extranjeras, para que vendieran panes en distintas zonas de Santiago.

Su iniciativa creció a tal punto de que llegó a vender tres mil panes por día.

Claro que no todo fue miel sobre hojuelas. Actualmente su negocio se fue a las pailas producto del montón de partes que los inspectores municipales les sacaron a sus trabajadores.

Las multas municipales fueron tan fuertes, que llegaron a sumar un total de 100 millones de pesos.

En este sentido, Matías dijo a La Cuarta que “varios de mis ‘insolentes’ (como les llamaba a sus trabajadores) llegaron de otros países, otros eran estudiantes y sacaron sus carreras. Les hice contrato y éramos una familia, pero todo eso quedó atrás”.

Agregó que “el municipio estaba implementando el plan de Comercio Justo. Postulamos a permisos para poder trabajar, pero los partes comenzaron a llegar. Perdíamos los canastos con los panes, pero nos volvíamos a levantar, y nos volvían a multar y a quitar todo. No podíamos entrar al centro de Santiago. Yo no culpo a los inspectores, ya que es su pega, pero vi cómo mi sueño empezó a desaparecer”.

En medio de todo su lamento, el joven destaca que “generé hartos puestos de trabajo e inspiré a varios a emprender, igual como ocurrió con el Conejo Martínez de los maní”.

Junto con aclarar que no volverá a trabajar en la calle, pidió que “alguien me apoye con un localcito para poder vender mis productos, o un carro con permiso. Las ganas siguen, igual que desde el día 1″.

Su negocio, llamado La Insolencia, cerró en agosto.

Comentarios
Sabía ud que... ME GUSTAN LAS ESCULTURAS GRIEGAS, AUNQUE A VECES NO TENGAN NI PIES NI CABEZA. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... LA CONVENCIÓN DE IMANES SE REALIZARÁ EN UN PARQUE DE ATRACCIONES. --------------------------------