Javiera Parada renunció a su militancia en RD: Carta abierta a mis compañeros y compañeras

Javiera Parada renunció a su militancia en RD: Carta abierta a mis compañeros y compañeras

La actriz aseguró hace unos días que está en contra de la acusación constitucional contra Piñera, señalando que hay que tener "cuidado con bajar los estándares democráticos cuando nos conviene". En la carta abierta, Parada sostiene que "lamentablemente, las decisiones tomadas por RD en el último tiempo me han ido distanciando irremediablemente del partido". Lo que viene es el texto íntegro donde explica su determinación.

El año 2012, esperanzada y movilizada por el movimiento por la educación del 2011, entré a militar a Revolución Democrática. Era el momento de la campaña municipal de Josefa Errazuriz, el año en que se fraguaba el movimiento por la asamblea constituyente, el año en que comenzaban a aparecer los movimientos que le darían forma al posterior Frente Amplio.

Ingresé al movimiento a formar la comisión de cultura, luego fundamos la comisión de derechos humanos y fui parte de la comisión de reformas políticas.

Viví, como todos los que estamos desde esos años, intensamente la campaña de Giorgio Jackson, y fui parte de la campaña Marca tu Voto, por la asamblea constituyente.

He conocido a gente maravillosa durante todos estos años. He recorrido el país hablando de la nueva constitución, juntando firmas, participando en reuniones y asambleas.

Renuncié al comando de Michelle Bachelet el año 2013, adonde me habían invitado a armar el programa de cultura, cuando supe que la NM no haría primarias parlamentarias. Volví a Chile desde EE.UU. cuando RD decidió formar el FA e ir a disputar las elecciones.

Me he involucrado en las distintas campañas municipales y parlamentarias que RD ha impulsado. Decidí ser candidata a presidenta del partido pues estoy convencida del rol de liderazgo que RD debe tener en las transformaciones que el país necesita.

Lamentablemente, las decisiones tomadas por RD en el último tiempo me han ido distanciando irremediablemente del partido. Los años de historia política que cargo encima me han enseñado algunas cosas: En la izquierda no estamos libres de las pulsiones antidemocráticas; tampoco estamos libres de los laberintos éticos en que cayó la Concertación; en la izquierda chilena no somos inmunes al caudillismo que tanto mal le ha hecho a Latinoamérica; no tenemos el monopolio ni de la justicia social, ni de la ética, y desde luego en la historia de la izquierda hay belleza, pero también hay autoritarismo, ruido y furia.

También quiero decir que mi vida me ha mostrado que la entereza, la fuerza y la dignidad de los que defendieron a su pueblo de la matanzas sistemáticas y crueles a partir del año 1973, dotaron a la izquierda de una historia de honor y lucha que será ejemplo por décadas. Pero también debo decir que cada generación debe demostrar sus propias credenciales democráticas e institucionales. En política la nobleza no se hereda, cada generación debe construirla en su propio tiempo, con sus contextos y sin revivir los fantasmas del pasado a conveniencia.

Yo creo que ser de izquierda es solo el punto de partida para la acción política, el fin es siempre el bienestar del pueblo. Por eso necesito cuestionar los dogmas permanentemente, dudar de lo que hasta ayer estaba escrito en piedra, y poner los eventos presentes en el contexto de lo que la vida me ha enseñado con los golpes más duros. Yo creo en los valores de la izquierda, pero antes creo en la democracia, en las comunidades y en su capacidad de movilizarse y dialogar.

En las últimas semanas no he podido compartir ni explicarme el actuar de RD ¿Cómo es posible que mi coalición se reste del dialogo con el Jefe de Estado democráticamente elegido? ¿Cómo es posible que en la mitad de la peor crisis en democracia se persiga una acusación constitucional contra el presidente de la Republica? ¿Cómo es posible que muchos estén haciendo política hoy desde las pasiones, la fiebre del momento y no desde el discernimiento racional? ¿Cómo es posible que estemos sacando cálculos pequeños y no pensando cómo mejoramos la vida de las personas que habitan nuestro país?

El día jueves pasado junto a un grupo de firmantes de la carta Democracia es Diálogo, hicimos entrega de la carta en La Moneda y en el Ex Congreso. No fuimos a apoyar al presidente Piñera, tampoco a felicitarlo por sus erróneas acciones, fuimos para presentar una carta que pone por delante la necesidad de diálogo transversal, planteamos nuestra preocupación sobre las violaciones a los derechos humanos que se están reportando, y le señalamos sobre la necesidad de que invite a todos los actores sociales y políticos a un dialogo amplio. No soy ingenua sobre quienes conforman este gobierno, sobre lo que hicieron en el pasado y lo que podrían hacer hoy, pero las circunstancias obligan a estar disponible para tender puentes, a mirarnos a nosotros mismos en los ojos del otro.

Durante esta tarde, me he enterado que RD apoyará la acusación constitucional contra el presidente de la República. Lo manifesté la semana pasada y lo vuelvo a ratificar. Me parece un acto de una irresponsabilidad gigante y que provocará una desestabilización institucional mayor, cuando lo que necesitamos, precisamente es canalizar institucionalmente las demandas de la ciudadanía por medio del diálogo.

Debemos –como generación– construir nuestras credenciales democráticas, dialogar hasta el cansancio, no podemos temerle a la política que es siempre un encuentro real con el otro –y por lo tanto muchas veces es puro riesgo–. Creo que debemos dejar de lado la banalidad del cálculo político minúsculo, de la selfie, del maximalismo, de los tristes espectáculos en el parlamento, y confiar en la gente, confiar en que las personas saben de qué lado estamos. No podemos pedirle confianza al pueblo si nosotros mismos con nuestras acciones hacemos un teatro inverosímil.

La política a la que he dedicado mi vida se trata de mejorar las condiciones de la vida y derechos de la gente, ese ha sido, es y seguirá siendo mi objetivo.

Quiero decir finalmente que estoy convencida de mis declaraciones y acciones son consecuentes con los valores que Revolución Democrática promovió desde su fundación, pero también veo que mi presencia se ha vuelto incómoda para líderes y militantes que quizá quieran conducir al partido por otros caminos. Es por esto que, después de meditarlo durante mucho tiempo, he decidido poner fin a mi militancia en Revolución Democrática.

Les agradezco profundamente a mis compañeros y amigos estos años de militancia. Me devolvieron las ganas de volver a construir proyectos colectivos. Les deseo éxito en la vida política que continuarán. Seguiré trabajando por un país y un mundo más justo, más democrático, más diverso y más libre, como lo he hecho desde el comienzo de mi vida política. Seguro nos seguiremos encontrando en ese camino.

Saludos, Javiera Parada

Domingo 27 de octubre, 2019

Comentarios
Sabía ud que... CUANDO HANNIBAL LECTER LEE UN LIBRO DE COCINA, PARTE POR EL ÍNDICE. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... EN LOS CARRETES DE LOS ZANCUDOS SIEMPRE HAY ALGO PA PICAR. -------------------------------- Sabía ud que... LO QUE BUSCAS ESTÁ EN TI… O DEBAJO DE LA CAMA. --------------------------------