Foto: Agencia UNO

¿Quién gana con la dispersión de listas para la Constituyente? Cientistas políticos adelantan complejo escenario para las elecciones de abril

No se ponen de acuerdo. Algunos analistas proyectan una docena de listas, otros apuntan que el número podría llegar a 30. Números más, números menos, todos concuerdan en que habrá una inédita dispersión de candidaturas para la Convención Constituyente. En diálogo con The Clinic, los cientistas políticos Kenneth Bunker y Claudio Fuentes desmenuzan el escenario que habrá en las votaciones de abril, el papel que jugarán los independientes y cómo este panorama podría implicar un triunfo "por secretaría" de la derecha.

La eventual dispersión de listas de candidatos es un escenario más que probable para analistas políticos y expertos electorales de cara a las elecciones de convencionales para la Constituyente en abril.

Kenneth Bunker, director del sitio de pronósticos electorales Tres Quintos, ha hecho el ejercicio de enumerar las distintas propuestas y hasta ahora totaliza al menos 12 listas: Partido Republicano, Chile Vamos, Unidad Constituyente, Frente Amplio, Chile Digno, Ecologistas, Humanistas, Unión Patriótica, Independientes No Neutrales, La Lista del Pueblo, Coordinadora de Inmigrantes y Levantemos Chile.

Sin embargo, para el cientista político la historia no termina allí. De acuerdo a su proyección, la dispersión podría aumentar en los próximos meses y alcanzar hasta 30 listas que presenten a cerca de 17 mil candidatos, lo que sería todo un récord para el sistema proporcional.

“La dispersión tiene que ver con la naturaleza de la elección. Cuando hay más escaños en disputa, compiten más partidos políticos y hay más listas. En el fondo, hay más incentivos para competir”, señala.

Claudio Fuentes, doctor en ciencia política y académico de la U. Diego Portales, concuerda con la posibilidad de que exista este escenario de dispersión de listas por tres razones: La división de la oposición, las listas de independientes y los nuevos partidos.

No obstante, le pone mayor mesura a su proyección: “No creo que se llegue a 30 listas de constituyentes, pero sí va a haber una decena”.

A RÍO REVUELTO, GANANCIA DE LA DERECHA

Fuentes explica que el sistema proporcional está hecho para favorecer la cooperación. “Mientras menos listas haya y más coordinación hay en términos de acumulación de votos, más opciones hay de tener una mejor representación”, reflexiona.

El académico también subraya que un escenario de dispersión “va a favorecer a aquellos sectores que tengan menos listas. En el escenario actual, podría favorecer a la derecha, que va a presentar sólo dos”, mientras que en la vereda del frente, la centro izquierda podría llegar a presentar 10 o 12 listas.

En la misma línea, Bunker profundiza que, en este contexto, “Chile Vamos sería la coalición que está respondiendo más estratégicamente a los incentivos del sistema electoral, mientras que la izquierda está respondiendo a intereses más bien políticos”.

“La dispersión beneficia a la lista más grande que va unida. Dado que tenemos un sistema D’Hondt por el estilo de repartición (paridad), las dos listas que tienen más votos son sobre representadas en la traducción de votos a escaños, y la tercera lista es perjudicada”, agrega.

LA FRAGMENTACIÓN DE VOTOS

Claudio Fuentes explica que la dispersión también puede traer consigo la fragmentación de los votos, y pone un ejemplo concreto: En la elección pasada, la derecha obtuvo el 40% de los votos, pero alcanzó el 46% de los asientos, es decir, ganó seis puntos. Mientras que la centro izquierda obtuvo el 60% de los votos, pero sólo el 54% de los escaños.

“Perdieron seis puntos, porque la derecha llevaba dos listas y la centro izquierda llevaba siete listas. Mientras más listas tienes, más fragmentación”, puntualiza.

En ese sentido, para él la coordinación es clave entre listas para evitar la fragmentación de los votos. “Una cosa es tener un discurso unido, un programa y visión común sobre la Constitución, y otra cosa es la coordinación. En temas electorales, lo que se requiere es coordinarse, pensar estratégicamente”, dice.

El fenómeno de la fragmentación podría ser especialmente adverso para la centro izquierda, según Bunker, al punto de que podría perder hasta el 10% de los escaños por secretaría, es decir, terminar con 15 convencionales menos.

Sin embargo, para el cientista político, “políticamente no es viable” revertir este escenario en la oposición y pone como ejemplo la reforma al sistema electoral del 2015. “La razón para hacer ese cambio fue porque no cabían todos los candidatos de la Nueva Mayoría en la misma lista, entonces tuvieron que incrementar el número de escaños. Actualmente, ya es difícil meter a todos en Unidad Constituyente (PPD, PS, PR, DC, PRO, Ciudadanos), me imagino entonces que va a ser imposible hacerlo con el Frente Amplio”, detalla.

Además, está el factor de las listas independientes, que según Bunker podrían aumentar la fragmentación y desordenar la configuración partidaria. “La gran mayoría de estas listas de independientes van a competir con la izquierda”, advierte.

En este contexto, el cientista político considera más “contributivo para la democracia” la existencia de independientes que piden cupos a partidos. “Si bien tenemos partidos políticos que son estables e institucionales, no representan a mucha gente. Yo creo que habría que oxigenar esos partidos y una forma de hacerlo es metiéndole independientes”, argumenta.

Los No Neutrales hacen más daño yendo solos en listas que yendo en un partido político. Son coaliciones transitorias, no están enraizadas en nada. Van a terminar creando volatilidad en ciertos distritos y cortándole las piernas a partidos políticos que sí tienen oportunidad de generar una mayor masa electoral y, por ende, ser más consistentes cuando les toque actuar en la asamblea”, concluye.

Comentarios