Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Mundo

3 de Octubre de 2022

Se disparó la cifra: Más de 1.800 agentes y militares se postularon al Congreso en las elecciones de Brasil

Agencia Uno / Captura Mega

Lula Da Silva logró ganar la elección presidencial en Brasil, y deberá enfrentar al actual mandatario, Jair Bolsonaro, en segunda vuelta. Sin embargo, los comicios generales fueron marcados por otra tendencia: la presencia de uniformados como candidatos al Congreso.

Por

Durante este domingo 2 de octubre se desarrollaron nuevas elecciones generales en Brasil, comicios en los que el expresidente Lula Da Silva, se impuso con el 48% de los votos. Esto en una reñida votación contra el actual mandatario Jair Bolsonaro, a quién deberá enfrentar en una segunda vuelta.

El ex militar ultraderechista Jefe de Estado desde el 2018, quedó en el segundo lugar de las votaciones con un 43%. Aunque fue derrotado, los resultados sorprendieron.

Las encuestas en Brasil, que según su legislación se pueden publicar hasta el mismo día de la elección, proyectaban un escenario completamente distinto. Anticipaban que Bolsonaro sacaría alrededor de 35% de los votos, sin embargo obtuvo 8 puntos más de lo que sostenían las predicciones.

Con más de 150 millones de personas habilitadas para votar, la democracia más grande de Sudamérica asistió en masa a votar. No sólo por quién será su nuevo Presidente, sino también por quienes compondrán el Senado y la Cámara de Diputados.

Triunfo del Partido Liberal

A pesar de que en el mundo, por lo general, los Partidos Liberales se rigen más por una libertad en lo valórico y se centran en la ideología del liberalismo económico, el Partido Liberal de Bolsonaro en Brasil tiene algunas particularidades.

En el, predomina la ideología conservadora en temas sociales. Aunque había gobernado junto al Partido de los Trabajadores (PT, que apoyó a Lula) en el pasado, fue la colectividad que oficializó loa reelección de Bolsonaro, después que este rompiera su alianza con el Partido Social Liberal.

Algunos medios sostienen, de todas formas, que el PL sería más fiel a la “balanza política brasileña” que al pensamiento de extrema derecha de Bolsonaro. Lo relevante es que el partido se convirtió en el predominante en ambas cámaras del legislativo.

Para el Senado, el PL se quedó con el 24,9% de los votos, quedándose así con 13 escaños de las 81 que lo componen. Por su parte, la colectividad también obtuvo la primera mayoría para la Cámara de Diputados, obteniendo el 16,5% de los sufragios, que se traducen en 99 bancas de un total de 513.

Ex policías y militares

Uno de los grandes temas que marcaron las elecciones en Brasil fue la seguridad. Aunque lo ha sido hace varios años, ya que Bolsonaro ha capitalizado mucho de su apoyo gracias a los intereses de los ex funcionarios policiales.

No son una fracción menor. Datos recabados por un artículo de El País provenientes del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP) dicen que el grupo de agentes y militares -activos y retirado- suman alrededor de 5 millones de personas. Junto a sus familias, rondan los 18 millones de personas de los más de 210 brasileros.

En esa línea, algunos se han ido convirtiendo en autoridades. Tal como la diputada Katia Sastre, que tras hacerse famosa por detener -y matar- a un asaltante en 2018, fue electa ese año en el Congreso.

Pero ella no es la única, y la evolución ha sido notoria. En 2010 resultaron electos 27 uniformados, los que subieron hasta 115 para las votaciones de 2018. Y para las elecciones de este domingo, se dispararon. Más de 1.800 agentes y militares postularon a algunos de estos cargos de representación popular en el aparato legislativo.

Esta cifra corresponde a un 25% de incremento a este tipo de candidaturas sólo en 4 años. De ellos, la gran mayoría estaría alineado con la derecha y solo un 3% se siente identificado con partidos de izquierda.

Notas relacionadas

Deja tu comentario