Feitzker Prize 2020: los 8 finalistas que compiten por el gran premio a los edificios feos

En una nueva edición, el equipo que comanda este noble galardón preparó un especial destacando a sus finalistas. Esta iniciativa busca generar conciencia sobre malas prácticas, descuidos y aberraciones que afectan la calidad de vida de nuestras ciudades.

Agosto de 2019. Caminábamos los cuatro por Recoleta y nos quedamos paralizados frente a un edificio terrible, de vidrios calipsos, culebreo de estilos y volumetría torpe que nada tenía que ver con el resto del barrio. Acostumbrados a leer sólo alabanzas a la arquitectura chilena, pensamos que debía tratarse de un error o un espejismo, pero no: ese adefesio también era arquitectura hecha en Chile. Las semanas que siguieron salimos a pasear y a recorrer las calles. Pensamos que iba a ser difícil encontrar más ‘horrificios’ como ese, pero no: estaban en todas partes, escondidos entre nosotros, acechando, afeando. Abrimos la cuenta @edificios.feos en Instagram y muy rápido comenzamos a recibir fotos, primero del país y luego de América Latina. El descontento ciudadano parecía ser infinito y la lista interminable, y quisimos aportar recopilando, denunciando, ridiculizando y haciendo crítica de arquitectura en un país donde eso no existe. 

¿Qué es un edificio feo? Cada cual confeccionará sus propias listas. Es algo subjetivo, por supuesto, y lo que publicamos refleja nuestro propio gusto. Pero nos interesa ir más allá, y a partir de las colaboraciones que recibimos hemos podido distinguir varias tipologías y diversos problemas que se repiten en nuestro territorio: se encuentran, por ejemplo, los edificios diseñados sin una gota de cariño, levantados rápidamente, serializados y mal resueltos, como los que pueblan Av. Irarrázaval. Edificios que no invitan a nada, y que en vez de aportar, dejan un vacío, una oportunidad perdida. También están los edificios levantados sin mucho conocimiento técnico, que fallan en las proporciones o en la correcta combinación de estilos y materiales. Una tercera categoría son los que no dialogan con su entorno: presuntuosos, soberbios y torpes, como la Universidad San Sebastián en Bellavista. Hay también edificios que presentan un grosero desfase entre su diseño y su presupuesto: proyectan un rascacielos pero sólo les alcanza para cinco pisos, y la figura final queda chata, como un quiltro de patas cortas. O también aquellos que buscan distinción y le ponen veinte columnas a un edificio que, por su tamaño, debiera tener ocho. Por último, están aquellos construidos con esfuerzo y presupuesto pero sin mucho talento. Hay arquitectos que tiran toda la carne a la parrilla para ser reconocidos, pero sus resultados son tan brillantes como una novela de Ampuero.

A veces los arquitectos, las urbanistas y el mismo Estado se olvidan que la dimensión estética tiene un impacto en la construcción del paisaje urbano, y lo dejan como un campo de libre expresión para modas pasajeras, caprichos individuales o para esa necesidad crónica de reafirmar la individualidad del “arquitecto-creador” a través de obras únicas y memorables. Nosotros queremos abrir el debate en este tema, sacándole más trote a las universidades, a los profesionales y a los gremios, y aportando a la construcción de mejores ciudades.

Timeline

Description automatically generated

Durante 2020 hemos publicado más de 300 edificios, los que han recibido más de 400.000 votos en redes sociales. Para determinar el ‘peor’ del año, dimos inicio a la segunda edición del prestigioso Feitzker Prize. Las personas han votado y ocho edificios se encuentran ahora en cuartos de final: cuatro chilenos y cuatro internacionales, de Brasil, Bolivia y Ecuador. De alguna manera, cada uno de ellos representa una tipología distinta de edificios feos. 

Admiremos a los seleccionados en detalle:

A picture containing outdoor, sky, arch

Description automatically generated

1. Categoría “Feos con perso”: Edificio odontológico, El Alto, Bolivia. 

Los “feos con perso” no tienen interés en ganar un certamen de belleza sino sólo sacar partido y lucir su fealdad. Son literales hasta el ridículo y tienden a formas figurativas, colores brillantes y uso de luces y artificios. Por suerte, no tan comunes en Chile. Aún.

A picture containing water, sky, outdoor, harbor

Description automatically generated

2. Categoría “Gigante Egoísta”: Edificio Consistorial de Coquimbo.

Ejemplo paradigmático de una mole carísima a la que le importa un bledo el contexto y que tapa la vista al mar, uno de los grandes patrimonios de las ciudades costeras. Exponentes de esta categoría, lamentablemente, nos sobran: el Mall de Castro, de San Antonio y de Puerto Montt son algunos de los que comparten la falta.

A picture containing sky, outdoor, building, town

Description automatically generated

3. Categoría “Feos bien intencionados”: Iglesia de San Benedicto, Andrelandia, Brasil.

Son diseñados por sus propios dueños, sin mayor conocimiento de arquitectura, e intentan materializar deseos y sueños personales y extravagantes con recursos escasos. Les tenemos cariño.

A picture containing sky, outdoor, building

Description automatically generated

4. Categoría “Feos Sobrados”: Teatro Regional del Bío-Bío.

De enorme autoestima, se piensan bellos y gloriosos pese a que el resto opina lo contrario. Como los hijos no-tan-talentosos de padres que sí (¿aló, Sean Lennon?), quizás el apellido les nubla la cabeza. Ante la crítica, niegan la realidad y se escudan en su supuesta belleza interior.

A picture containing sky, outdoor, city

Description automatically generated

5. Categoría “Feos malvados”: Alameda Urbano, Estación Central.

No contentos con ser feos, estos edificios disfrutan haciendo daño al entorno y a sus residentes. Especulación, avaricia y malas prácticas envueltas en concreto y cartón piedra.

A picture containing sky, outdoor

Description automatically generated

6. Categoría “Feos pretenciosos”: Eiffel Andino, Quito, Ecuador.

Desean intensamente ser otros edificios, distinguirse y sobresalir, pero no basta con copiar.

A picture containing sky, building, outdoor, road

Description automatically generated

7. Categoría “Feos Creativos”: Colegio de Arquitectos de El Alto, Bolivia.

Son feos cuyos entornos les han hecho creer que son un aporte estético, impulsándolos a explorar nuevas formas y soluciones sin precedentes. Se agradece el esfuerzo. Siga participando.

A picture containing text, sky, outdoor, building

Description automatically generated

8. Edificios “DIY/Art Attack”: Hotel Vista Mar, Puerto Montt.

“No puede ser tan difícil, yo lo hago”, dice alguien, y toma sus tijeras, cola fría y papeles lustre. Luego la ciudad sufre el resultado por décadas.

*La votación todavía está abierta. Definamos entre todos cuál es el edificio —y la falta— más fea del año. Pueden votar en Twitter (@edificiofeo) o en Instagram (@Edificios.feos)


Comentarios
Sabía ud que... ROBOCOP ERA UN TRABAJADOR APERNADO -------------------------------- Sabía ud que... LE PEDÍ A DIOS UNA SEÑAL… DE WIFI -------------------------------- Sabía ud que... YASNA PROVOSTO ADOPTÓ EL LENGUAJE INCLUSIVO -------------------------------- Sabía ud que... ME INSULTARON POR ESTAR LEYENDO AL REVÉS, PERO YA DI VUELTA LA PÁGINA -------------------------------- Sabía ud que... LOS MORETONES SON LOS TATUAJES DE LOS POBRES --------------------------------