Jacqueline van Rysselberghe: “Si el país seguía en esa escalada de violencia la misma gente de derecha le habría pedido a Piñera que se fuera”

La senadora y presidenta saliente de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, se refirió a la situación interna del gremialismo, donde ganó Javier Macaya, y también repasó la situación del Gobierno en el contexto del estallido social. "El gobierno estuvo muy cerca de caer, más cerca de lo que la gente piensa”, aseguró

Luego de cuatro años en la presidencia de la UDI, la senador Jacqueline van Rysselberghe, se refirió a la situación interna del partido, donde ella deja la conducción de la colectividad en manos del diputado Javier Macaya. También, repasó el rol de su partido en el respaldo al Gobierno y se refirió al contexto del oficialismo en el estallido social.

Al respecto indicó que: “El gobierno estuvo muy cerca de caer, probablemente más cerca de lo que la gente piensa”.

En conversación con La Tercera, van Rysselberghe reconoció que “si el país seguía en esa escalada de violencia que estábamos viviendo para el 15 de noviembre, la misma gente de derecha le habría pedido a Piñera que se fuera”.

“No nosotros, pero la opinión pública. Es decir… No sé si me explico, pero se habría generado una situación política muy compleja que habría puesto en jaque la estabilidad del gobierno”, precisó.

Sobre este punto aseguró que “uno maneja antecedentes de cómo se estaban dando las cosas. Entonces, estuvo cerca. Y si todos hubiésemos actuado irresponsablemente, lo más probable es que hubiéramos terminado en una situación en que se hace insostenible que el gobierno pueda seguir gobernando. Eso, aquí y en cualquier parte, es un golpe de Estado blanco, pero golpe de Estado al fin”.

Sobre su rol como presidenta de la UDI, la senadora aseguró que el momento más difícil fue durante la firma del acuerdo constitucional del 15 de noviembre.

” Yo no me arrepiento, porque creo que no había otra opción, porque la violencia iba a escalar de nuevo e iba a ser francamente inmanejable. Y después lo que me pasó fue que, después que firmamos como a las 3 de la mañana y estábamos haciendo los discursos, estaba hablando la gente de izquierda. Yo hubiera esperado de Boric que tuviera un discurso agresivo, porque él se la jugó y firmó solo, y su partido le quitó el piso, por lo que yo entendía que él tenía que hablarle a su partido, pero hubiese esperado del resto de los presidentes de partidos que le hubieran hablado a Chile, no a su lote. Hubiera esperado un acto de grandeza de ellos, de reconocimiento, no una alegoría de descalificaciones, que fue lo que se escuchó. Cuando pasó eso dije que esto no va por buen camino… Pero sigo creyendo que no había otra opción”, aseguró.

Consultada sobre si la UDI fue el principal soporte del gobierno, la presidenta saliente del partido señalo que: “No sé si fuimos el principal soporte. La UDI es un partido que, en general, es responsable. Nosotros entendíamos, sobre todo después del 18 de octubre, que lo peor que le podía pasar a Chile es que se quebrara la democracia. En ese contexto, nosotros estuvimos dispuestos a pagar los costos de lo que eso significaba. Y de eso no me arrepiento”.



The Clinic Newsletter
Comentarios