Agencia Uno

Entre polémicas, lagrimas y alivios: ¿Cómo fue la llegada y salida de los últimos 5 entrenadores de La Roja?

La banca de la Selección Chilena aún está vacía. El sucesor de Reinaldo Rueda sigue siendo un misterio. Mientras unos apuestan por el argentino Matías Almeyda, otros piensan que ya es hora de darle la oportunidad a un técnico chileno. En esa línea, José Luis Sierra parece ser el candidato más fuerte. No obstante, este incierto proceso de transición en la dirección técnica de La Roja es una buena oportunidad para recordar en qué contexto llegaron y se fueron los últimos cinco entrenadores que han vestido el buzo del "Equipo de Todos": Marcelo Bielsa, Claudio Borghi, Jorge Sampaoli, Juan Antonio Pizzi, el propio Reinaldo Rueda. Las polémicas, la tristeza, y por qué no, el alivio, fueron los condimentos que marcaron los episodios que se presentaran a continuación.

Marcelo Bielsa: Un antes y un después

La llegada: Fue hace más de 13 años, exactamente el 10 de agosto de 2007, cuando el gran Marcelo Bielsa se probó por primera vez el buzo de la Selección Chilena.

La ANFP, bajo la gestión de Harold Mayne-Nicholls, anunció su arribó a la banca de La Roja por tres años y recibiendo un sueldo cercano a los 1,4 millones de dólares anuales.

El nuevo ciclo al mando del rosarino, quien reemplazó a Nelson Acosta, ilusionaba a los hinchas a superar casi 10 años de frustraciones, pues el “Equipo de Todos” se había quedado sin pasajes para las dos Copas del Mundo anteriores.

Casi un mes después, el 7 de septiembre, el “Loco” debutó en la banca de La Roja en un amistoso ante Suiza con una derrota por 2-1. Pero no tardó en reponerse: al siguiente partido, la Selección venció 2-0 a Austria como visitante.

De esta manera, Bielsa dio el vamos a un proceso inolvidable para la hinchada nacional que fue testigo de un talentoso y joven equipo que proponía un juego vertiginoso y de presión incansable, que era rebelde ante el pasado, con hambre de protagonismo y que por ello mismo se paró de igual a igual frente a todos los equipos y en todos los escenarios.

Naturalmente, Bielsa no tardó en enamorar a todo el pueblo chileno.

Marcelo Bielsa junto a Luis Bonini/AGENCIAUNO

La salida: El 4 de febrero de 2011, el balompié nacional estuvo de luto: Marcelo Bielsa renunció al “Equipo de Todos”. Y no lo hizo por desgaste del proceso, sino esencialmente por diferencias con el nuevo mandamás de la ANFP, Sergio Jadue.

En una recordada conferencia de prensa en Juan Pinto Durán, que duró más de dos horas entre preguntas y respuestas, el argentino comunicó las razones de su adiós.

“El motivo por el que decido renunciar es por la forma de actuar que ha tenido él (Jadue) desde que asumió. Hizo todo lo necesario para que yo renunciara”, sentenció.

Las discrepancias entre la ANFP y Bielsa se remontaban a meses antes, cuando en noviembre de 2010 el técnico de la Roja puso en duda su continuidad si es que Jorge Segovia le ganaba las elecciones a Harold Mayne-Nicholls. Y así fue… Aunque posteriormente Segovia fue inhabilitado del cargo por cuestiones administrativas.

La continuidad del “Loco” en la banca chilena trascendió al mundo del fútbol. Era tema en todos los noticieros, en todos los hogares, en todas las canchas… era un tema de interés nacional. Sin embargo, llegó el día de la tragedia.

“El motivo por el cual yo he decidido renunciar fue por la forma de proceder y los recursos que utilizó (Jadue). Sergio Jadue actuó para que yo entendiera que no debía confiar en él”, fueron las últimas palabras del Rosarino.

De esta inmerecida forma, Bielsa dejó atrás un proceso lleno de alegrías y celebraciones. De la mano del rosarino, La Roja alcanzó un inédito segundo puesto en las clasificatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010, retornando así a un campeonato planetario tras 12 años.

Para muchos, el legado del Loco sentó las bases para los éxitos que conquistaría años más tarde la Generación Dorada. ¿Cuál es ese legado? Transformar el fútbol en filosofía.

Claudio Borghi: Entre irregularidades e indisciplinas

La llegada: Todo comenzó el 24 de febrero de 2011. La ANFP, encabezada por Sergio Jadue, anunció a Claudio Borgui como el nuevo director técnico de la La Roja.

No obstante, el ex Colo Colo tuvo que pagar los platos rotos, pues aún rondaba por Juan Pinto Durán el fantasma de Bielsa y su bullada salida de la Selección. Aunque seguramente, el desafío más difícil que tendría Borghi era precisamente reemplazarlo.

Al menos el camino comenzó bien. Tras una gira por Europa, Chile empató 1-1 con Portugal y luego derrotó con claridad 2-0 a Colombia. De esta manera, los hinchas se ilusionaron con que Borghi sería capaz de continuar el exitoso proceso iniciado por Bielsa.

Claudio Borghi/AGENCIAUNO

La salida: El proceso de Borghi al mando de la Roja estuvo marcado por las irregularidades y la indisciplina. Tras el escándalo del “Bautizazo”, la gestión del argentino quedó manchada para siempre, y de forma inevitable, la crisis se reflejó dentro de la cancha.

El Equipo de Todos se derrumbó en las clasificatorias para Brasil 2014 tras acumular cuatro derrotas al hilo. Luego, ocurrió una vergonzosa caída ante Serbia en un partido amistoso. Y así, entre presiones de la prensa y críticas de la hinchada, el argentino anunció que los dirigentes de la ANFP le pidieron la renuncia, la cual aceptó. Borghi ya era historia.

Claudio Borghi/AGENCIAUNO

Jorge Sampaoli: Un triunfo histórico pero… una sucia despedida

La llegada: El 3 de diciembre de 2012, Jorge Sampaoli fue oficializado como el nuevo seleccionador nacional en la mitad del proceso clasificatorio para el Mundial de Brasil 2014. Eso sí, el casildense estaba consciente de su misión: “Lo haremos con mucha responsabilidad y sabiendo que tenemos la obligación de llevar a Chile a Brasil”, afirmó tras su llegada a Juan Pinto Durán.

Sampaoli venía de ser el flamante DT de la Universidad de Chile. Entre 2011 y 2012, los azules ganaron un tricampeonato nacional y la Copa Sudamericana, el primer título internacional de la institución. El argentino terminó su gestión con un 68% de rendimiento, cifra que lo consagró como el técnico más exitoso en la historia del “Romántico Viajero”.

Pero volvamos a la Selección. El debut de Sampaoli en la banca de La Roja fue el 15 de enero de 2013, cuando Chile derrotó 2-1 a Senegal en un amistoso en el antiguo estadio La Portada de La Serena. “Estaba con nerviosismo”, confesó el DT tras el compromiso.

Jorge Sampaoli tras ganar la Copa America 2015/AGENCIAUNO

La salida: “Esto es inolvidable e impagable”, declaró Sampaoli entre lágrimas, tras conquistar la primera Copa América en la historia futbolística de Chile. Sin embargo, las palabras bonitas y la felicidad por un título inédito, se convirtieron rápidamente en una amarga disputa contra la Federación del balompié nacional.

El tira y afloja empañó inevitablemente el exitoso proceso del casildense. “Nunca imaginé que en tan poco tiempo se iba a destruir la imagen de un ídolo que tanto le dio al fútbol chileno”, reclamó el propio Sampaoli.

Y entre tanto, se desató uno de los mayores escándalos del fútbol chileno: Sergio Jadue se fue del país rumbo a Estados Unidos para colaborar con la justicia después de confesar que había recibido sobornos en el marco de los casos de corrupción destapados en la FIFA. ¿Influyó la caída del ex timonel de Quilín en la decisión de Sampaoli?

Captura YouTube

Lo cierto es que durante ese mismo mes, en noviembre de 2015, Sampaoli comunicó que quería dejar la banca de la Selección. Sin embargo, el contrato firmado con la ANFP dos meses antes estipulaba que en el caso de abandonar su cargo debía pagar US$6 millones, como resultado de una salida anticipada.

“Sampaoli pidió rebajar la cláusula de salida y nosotros queremos que respete su contrato”, exigió el recién asumido presidente de la ANFP, Arturo Salah. Ante esto, Sampaoli respondió: “Me siento como un rehén”.

Sin embargo, el 19 de enero de 2016, la teleserie tuvo su epílogo. Ambas partes llegaron a un acuerdo, el cual consideró el pago a Sampaoli de las indemnizaciones legales, vacaciones, remuneraciones por los días de enero y premios que se le adeudaban por los últimos partidos de las clasificatorias rumbo a Rusia 2018. Por su parte, el técnico renunció a la totalidad de los premios de la Copa América 2015.

Jorge Sampaoli sale de la Anfp en compañía de Arturo Salah/AGENCIAUNO

Juan Antonio Pizzi: De la gloria al bochorno

La llegada: Luego de la salida de Jorge Sampaoli de la dirección técnica nacional, la ANFP buscó de forma incesante un reemplazante, donde las opciones principales fueron Eduardo Berizzo y Manuel Pellegrini, pero ninguna negociación llegó a puerto.

En el horizonte asomó Juan Antonio Pizzi, técnico que había sido campeón del fútbol chileno con la Universidad Católica. Sin embargo, nunca fue la primera opción de la ANFP. No obstante, el tiempo apremiaba, y la siguiente fecha clasificatoria para Rusia 2018 estaba a la vuelta de la esquina.

De esta manera, “Macanudo” fue presentado el 5 de febrero como el nuevo DT de la Roja, ante un manto de dudas tras el exitoso paso del casildense.

El debut del argentino fue el 24 de marzo ante Argentina por la quinta fecha de las clasificatorias, donde los nacionales perdieron por 2-1. Aunque no había mucho que reprochar: era su primer partido, y contra la selección liderada nada menos que por Messi.

Juan Antonio Pizzi y Claudio Bravo celebran tras ganar la Copa América Centenario/AGENCIAUNO

La salida: La historia dirá que Juan Antonio Pizzi tocó el cielo de la mano de la Roja. Consiguió un título inédito al ganar la Copa América Centenario 2016 tras derrotar nuevamente a Argentina en la final. Y además, marcó un nuevo hito en el fútbol criollo luego de que Chile alcanzara la final de la Copa Confederaciones, la que perdió nada menos que ante el campeón del Mundo, Alemania.

Sin embargo, la historia también dirá que Juan Antonio Pizzi fue el responsable de no llevar a la mejor generación de futbolistas chilenos a una Copa del Mundo. Más aún, algunos lo apuntan como el entrenador que derechamente acabo con la “Generación Dorada”.

Alexis Sánchez y Juan Antonio Pizzi/AGENCIAUNO

Tras los éxitos del proceso de “Macanudo“, los boletos a Rusia estaban prácticamente en el bolsillo. Pero dos inesperados tropiezos ante Paraguay y Bolivia, además de una dura derrota con Brasil, obligaron a la selección chilena a ver el mundial por la TV.

Para muchos, esta tragedia fue un papelón de una envergadura insoportable para el pueblo chileno, el cual quedó sumido entre la tristeza, la impotencia y la rabia de ver como se esfumaba la posibilidad de estar en una Copa del Mundo por tercera vez consecutiva, y por qué no, ganarla.

“Me descarto para seguir en este proceso”, fue la frase con la que el mismo técnico puso fin a su ciclo al mando de la Roja, inmediatamente después de la caída contra Brasil.

Quizás, lo más paradójico de este episodio, fue que Juan Antonio Pizzi sí viajo Rusia, pero al mando de la selección de Arabia Saudita.

Reinaldo Rueda: Sin pena ni gloria

La llegada: Reinaldo Rueda se puso la chaqueta de la selección el 19 de enero de 2018. El colombiano tenía la difícil misión de levantar la moral de un equipo golpeado y dividido, que fracasó de forma insospechada tras despilfarrar la oportunidad de clasificar a una nueva Copa del Mundo. Más aún: el DT sería el encargado de renovar el camarín con talentos jóvenes, pues el desgaste de la Generación Dorada era inminente.

“En la Selección impera el nivel. Este equipo aún tiene mucho por dar. El proceso de recambio es algo gradual”, fueron las primeras palabras de Rueda.

El debut del colombiano fue con el pie derecho, aunque más convulsionado que lo que hubiera deseado. Aún su equipo no entraba a la cancha y ya estaba en medio de una polémica: debió responder una y otra vez la ausencia de Claudio Bravo, razón por la cual se molestó con la prensa y pidió enfocarse en el fútbol. No obstante, lo ocurrido fuera de la cancha no impidió que Chile derrotara a Suecia 2-1 a domicilio.

Reinaldo Rueda/AGENCIAUNO

La salida: Tras largas semanas de rumores y especulaciones, Reinaldo Rueda dejó la banca de La Roja el pasado 13 de enero.

“La Federación de Fútbol de Chile anuncia que el director técnico Reinaldo Rueda llegó a un acuerdo para no continuar al frente de la Selección Chilena”, informó la ANFP en un comunicado.

Y si bien el colombiano no fue despedido, su cargo al mando de La Roja estaba hace rato en la cuerda floja. Por Clasificatorias, sólo alcanzó a dirigir cuatro partidos, pero el último de ellos fue una histórica derrota ante Venezuela, resultado que colmó la paciencia de los hinchas.

En paralelo, el llamado de la Federación de Fútbol de Colombia generó el escenario ideal para que Rueda volviese a casa, para así dejar atrás un lugar donde nunca encajó del todo y cuyo estilo fue transversalmente resistido.

Reinaldo Rueda/AGENCIAUNO

El cafetero dirigió 27 partidos. En detalle, fueron 10 derrotas, 7 empates y 9 triunfos. Aunque sólo 3 de ellos fueron en partidos por los puntos.

De esta forma, Reinaldo Rueda se despidió de la La Roja, dejando un vacío que, hasta este martes 4 de febrero, sigue sin ser llenado.

Comentarios