Parque Padre Hurtado / Foto: Agencia Uno

El amigo de Jaime Guzmán que hoy gana millonario sueldo en el ex Parque Intercomunal

Pedro Páez trasladó herido al exsenador desde la sede de la UDI hasta el Hospital Militar, trayecto de cinco minutos según su declaración de 1991. “Abracé a Jaime”, dice allí, “y le puse mi mano izquierda en su herida”. Trabajó en la Municipalidad de Las Condes con Joaquín Lavín, luego con Francisco De la Maza y desde 2001 es el mandamás del Parque Padre Hurtado. ¿Su sueldo? $10,5 millones brutos, con horas extras de $2,7 millones.

Pedro Páez bajó corriendo del segundo piso de la sede UDI de Suecia en Providencia, pensando que el atentado contra Jaime Guzmán había sido cerca de ahí.

Caía la tarde, era 1 de abril de 1991. Vio a Guzmán echado en el asiento copiloto, sin lentes y con su mano derecha puesta donde le habían disparado, al costado derecho del abdomen. La gente ya se había aglomerado alrededor del vehículo y Páez, desesperado, se subió por la puerta trasera que le costó abrir, pero que no le impidió abrazar a su amigo desde el asiento de atrás. 

En su declaración judicial entregada 21 días después de ocurrido el episodio, Páez describe que en el trayecto le puso su propia mano en una de las heridas al ex senador, suplicándole que aguantara. Señala que Guzmán oraba sujeto de un rosario y que cuando llegaron había doctores esperando.

Extracto de la declaración judicial de Pedro Páez

Vio a Guzmán echado en el asiento copiloto, sin lentes y con su mano derecha puesta donde le habían disparado, al costado derecho del abdomen. La gente ya se había aglomerado alrededor del vehículo y Páez, desesperado, se subió por la puerta trasera que le costó abrir, pero que no le impidió abrazar a su amigo desde el asiento de atrás. 

A las 19:45 horas Páez se quedó impaciente afuera del hospital junto al chofer del parlamentario, Luis Fuentes, y otro militante UDI que se haría conocido años después por el caso Caval, Juan Díaz. Sólo 105 minutos después, Jaime Guzmán moriría a los 44 años.

Una década más tarde, Páez -el hombre que trasladó a Guzmán herido de muerte- dejaría la política y tomaría el mando del pulmón verde de Las Condes, el Parque Padre Hurtado. Ya lleva 20 años allí.

Páez y Lavín

Pedro Iván Páez Ceroni, hoy de 64 años, conoció a Joaquín Lavín en Concepción, casi al mismo tiempo que a Guzmán: 1980. El ahora edil había vuelto entonces de Chicago, Estados Unidos, y se convirtió en decano de la Facultad de Economía de la universidad penquista. Páez era dirigente estudiantil y alumno de Ingeniería en Ejecución Mecánica en esa casa de estudios. Forjaron una cercanía que después pasó al plano laboral, cuando se transformó en asesor externo de Lavín en la Municipalidad de Las Condes. Con los años comandó la Dirección de Obras del municipio.

Una década después del asesinato a Guzmán, en 2001, el sucesor de Lavín, Francisco De la Maza, le propuso a Páez hacerse cargo de la Junta de Alcaldes, una entidad de derecho privado creada en 1967 entre la municipalidades de Las Condes, La Reina y Providencia, que amparada en una ley especial aprobada en la Cámara de Diputados bajo el gobierno de Eduardo Frei Montalva, tenía atribuciones para contratar, pactar y administrar bienes y servicios para los tres municipios.

La Junta de Alcaldes que hasta ese momento era comandada por el exalcalde de La Reina, Eduardo Castillo Velasco, tenía en sus manos los terrenos que hoy se conocen como el Parque Padre Hurtado, ex Parque Intercolunal, y que Páez lleva administrando en calidad de gerente desde hace 20 años.  

Según los registros de remuneraciones que el Parque expone en su sitio web -lo único que hay en Transparencia data desde febrero 2019 a febrero 2021- , el gerente percibe una remuneración bruta mensualizada a la fecha de $10.435.464, en cuya planilla se señala que por las 45 horas extras que trabajó, percibe $ 2.700.129.

En los mismos registros se señala que, desde febrero de 2019 a la fecha, el gerente recibe remuneraciones brutas mensualizadas que fluctúan entre los $10 millones y los $13 millones, sobrepasando las rentas o dietas de un ministro, un parlamentario o el propio Presidente de la República (cuya dieta, sin pandemia, era de 8.365.943 brutos; hoy es 25% menos) . Eso sí, la cifra recibida por Páez fue interrumpida entre los meses de abril a octubre de 2020 -según explican desde la Junta, considerando la emergencia sanitaria-, período en que su remuneración bajó a montos entre $7,5 millones y $6 millones brutos mensualizados. Salvo esos 7 meses, Páez siempre labora 45 horas extras que se cuantifican en los mismos $2,7 millones.

En un ejercicio comparativo entre la planilla de remuneraciones de este parque y el más grande de Santiago, el Parque Metropolitano -emplazado principalmente en el Cerro San Cristóbal, con más de 700 hectáreas de terreno-, los sueldos cambian. El director de ese centro recreacional, Martín Andrade, posee una remuneración bruta mensualizada de $6,3 millones según registros de Transparencia de enero 2021, y no consigna el pago de horas extras.    

La lista de remuneraciones del Parque Padre Hurtado además contempla 278 trabajadores activos -y 10 con licencias médicas-, de los cuáles 7 ganan sobre $3 millones brutos. Nancy Alfaro, kinesióloga, subgerenta de la Junta de Alcaldes, posee una remuneración de $ 7.256.088 brutos. Sergio Santis, supervisor, percibe $ 6.562.387 brutos. Está también Aldo Ramos, de quien se consigna universidad incompleta de Técnico en Programación: $6.378.684 brutos es su remuneración. 

Según los registros de remuneraciones que el Parque expone en su sitio web, Páez percibe una remuneración bruta mensualizada a la fecha de -lo único que hay en Transparencia es desde febrero 2019 a febrero 2021- $ 10.435.464, en cuya planilla se señala que, por las 45 horas extras de trabajo que dedica, recibe $ 2.700.129.

También está Jorge Mayol, ex alcalde designado de Chimbarongo entre 1984 y 1989, hermano del exministro Luis Mayol. De él se advierte que tampoco posee universidad completa, que trabaja como supervisor de deportes en el Parque y que su remuneración bruta es de $4.985.614. Le siguen Julián Mendoza, universidad incompleta, supervisor, con una remuneración bruta que asciende a $ 4.296.493; y Sandra Ortiz, secretaria, con sueldo de $3.284.836 también brutos.  

Según este registro, salvo Mayol, todos ellos realizaron en febrero 2021, 45 horas extraordinarias, cuyos pagos fluctúan entre montos de $630 mil y $1.8 millones.

Parque Padre Hurtado – Imagen Referencial. Agencia Uno

La Junta de Alcaldes además posee una estructura directiva cuyo directorio -no remunerado- está conformado por los alcaldes en ejercicio Joaquín Lavín, Evelyn Matthei y José Manuel Palacios, todos militantes UDI.  El director jurídico de la entidad es Cristian Espejo, abogado del exalcalde Cristián Labbé y hoy candidato a concejal por Providencia. Su remuneración es de $1,5 millones brutos.

$3 mil millones por áreas verdes y sin licitación

Al interior de la UDI ven a Páez como un tipo que se cansó de la política. Su cambio fue notorio. De comenzar en el gremialismo junto a Guzmán como su discípulo y emerger como dirigente regional en Concepción, pasó a tomar un sitio lejano, retraído, con bajo perfil, apartado de la pugna de poder y el juego de tronos de calle Suecia. La gestión municipal se transformó en su nicho; y su cercanía con Lavín en su respaldo.  

Cada año, la Municipalidad de Las Condes entrega a esta entidad de derecho privado una subvención que bordea los $4 mil millones. Es el único municipio que transfiere dineros al Parque y a esta persona jurídica, pese a que tiene otros dos accionistas, pero Las Condes es el mayoritario: posee el 50,43 %.  

Según la última transferencia consignada en el Registro Público Central de Colaboradores del Estado, el 13 de enero pasado Las Condes autorizó la entrega exacta de $3.997 millones a la Junta de Alcaldes. En agosto de 2020, la misma municipalidad había autorizado la trasferencia de otros $887 millones, monto aparte de los que en enero de ese mismo año había autorizado mediante decreto por $3.887 millones $500 mil.  

La Junta de Alcaldes además posee una estructura directiva cuyo directorio -no remunerado- está conformado por los alcaldes en ejercicio, Joaquín Lavín, Evelyn Matthei y José Manuel Palacios, todos militantes UDI.  El director jurídico de la entidad es Cristian Espejo, abogado del exalcalde Cristián Labbé y hoy candidato a concejal por Providencia. Percibe $1,5 millones brutos.

Según los documentos que respaldan esas transferencias, los recursos que anualmente entrega el municipio a esta entidad se destinan no solamente a la mantención del Parque Padre Hurtado, sino que Páez y sus 280 empleados también están a cargo de las áreas verdes de otros parques de la comuna.

Así se detalla en el decreto de enero 2021 pasado. Según el desglose de estos recursos, la suma se reparte así: $3.356 millones para gastos y mantenimiento, contratación de personal, arriendo de vehículos, arriendo o compra de maquinaria, materiales de reparación, combustible, seguridad y otros necesarios para la mantención de Parque Araucano, Parque Juan Pablo II, Parque Padre Hurtado, Parque Américo Vespucio, Parque Gandarillas y sectores de San Carlos Apoquindo y Quinchamalí. Eso además del pago de estudios y consultorías para el desarrollo del plan maestros del Parque Padre Hurtado.

Otros $463 millones -dice el decreto- se destinan al desarrollo de actividades culturales. $120 millones más se asignan para el equipamiento de terrenos que la Junta de Alcalde posee en El Tabo, que correspondería a cabañas veraniegas para el personal. Y los $58 millones restantes se apartan para arbitraje de actividades deportivas y administración de campeonatos.

El mismo decreto señala que la Junta debe rendir los recursos a la Contraloría Municipal de Las Condes y que los pagos serán otorgados en los meses de enero, $1.900 millones; julio, $1.634 millones ;y diciembre, $463 millones.     

Parque Padre Hurtado – Imagen Referencial. Agencia Uno

¿Por qué el municipio optó por otorgar a la Junta de Alcaldes el mantenimiento de estas áreas verdes en forma directa en vez de, al igual que el resto de los municipios, realizar licitaciones entre empresas privadas?

The Clinic consultó al municipio de Las Condes, pero desde allí declinaron a referirse al tema.

Las subvenciones que Las Condes ha aportado a la Junta de Alcaldes han ido en aumento a través de los años. Entre 2003 y 2008, las cifras fluctuaban entre $503 millones y $900 millones. Entre 2009 y 2014, se pagaron cifras de $1.000 millones a casi $2 mil millones. Ya en 2015, el monto pasó a $2,6 millones; y al año siguiente, subió a $3,2 millones. Desde ese año a esta fecha, la subvención más alta ocurrió justamente el año de pandemia, 2020, alcanzando la cifra de casi $4.800 millones.

A su vez, la Junta de Alcaldes también percibe ingresos por su propios servicios como cobro de entradas al recinto, arriendo de quinchos, arriendo de sectores para eventos. Según el presupuesto 2021, por concepto de venta de bienes y servicios se consignan $1.200 millones. Y en presupuestos anteriores el parque ha contado con presupuesto total -contabilizando subvenciones y servicios- de más de $5 mil millones.

El ex Parque Intercomunal a sólo $2 millones

El 30 de octubre de 1967, el exalcalde de La Reina Eduardo Castillo Velasco, fallecido en 2013, impulsó con energía la expropiación y compra de los terrenos que entonces pertenecían a la familia Gandarillas, dueña del fundo Santa Rosa de Apoquindo y que hoy comprenden las casi 100 hectáreas del extenso parque dividido en 46 en su sector poniente y 52 oriente.

El precio que en conjunto La Reina, Las Condes y Providencia pagaron por esa vasta superficie fue, según escritura pública, de sólo $2.318.223. Desde entonces las acciones se reparten así: 50,43% son de Las Condes; 38,64% de Providencia y 10,83% de La Reina.

¿Por qué el municipio optó por otorgar a la Junta de Alcaldes el mantenimiento de estas áreas verdes en forma directa en vez de que, al igual que el resto de los municipios, realizar licitaciones entre para empresas privadas?

Parque Padre Hurtado – Imagen Referencial. Agencia Uno

Según el acta 481 del consejo municipal de Las Condes  celebrado el 4 de noviembre de 2004, el entonces alcalde Francisco De La Maza, quiso hacerle un reconocimiento a la familia Gandarillas, quienes habían reclamado las tierras a través de una ofensiva judicial que terminaron perdiendo. De la Maza propuso esa vez que se les diera títulos de hijas ilustres a las hermanas Patricia, María Eugenia y Yolanda Gandarillas Guzmán.

“Conociendo un poco la historia de conflicto entre la familia Gandarillas y la Municipalidad de Las Condes -decía el alcalde-, básicamente producto de la instalación en el campamento de Colón Oriente en sus terrenos en una época anterior, campamento que bordeaba el Río Mapocho, cerca de Santa María Manquehue, fueron trasladados para ese lugar. La familia Gandarillas consideró que esa situación los perjudicó y posteriormente, el tema principal de la expropiación en la época de la Unidad Popular del Parque Padre Hurtado. Toda esa situación ha generado una historia de desconfianza y de conflicto con la Municipalidad de Las Condes”, consigna el acta.

De la Maza celebraba que el tema no había sido politizado comunicacionalmente. “La proposición concreta es realizar una ceremonia de entrega formal de la casa y, en esa oportunidad, declarar a las hermanas Gandarillas Hijas Ilustres de la comuna de Las Condes”, dijo el alcalde, sin conseguir acogida entre los concejales.

“Conociendo un poco la historia de conflicto entre la familia Gandarillas y la Municipalidad de Las Condes -decía el alcalde-, básicamente producto de la instalación en el campamento de Colón Oriente en sus terrenos en una época anterior, campamento que bordeaba el Río Mapocho, cerca de Santa María Manquehue, fueron trasladados para ese lugar. La familia Gandarilla consideró que esa situación los perjudicó y posteriormente, el tema principal de la expropiación en la época de la Unidad Popular del Parque Padre Hurtado. Toda esa situación ha generado una historia de desconfianza y de conflicto con la Municipalidad de Las Condes”, consigna el acta.

Pedro Páez tenía 33 años cuando trasladó a Jaime Guzmán al hospital, donde moriría 105 minutos después. Nunca ha querido dar entrevistas sobre esos  detalles y tampoco quiso ahora contestar a The Clinic las preguntas sobre su labor como gerente del Parque Padre Hurtado.

Comentarios
Sabía ud que... Cuando Rubén Darío caía en cama presentaba una licencia poética. -------------------------------- Sabía ud que... Cuando a las papas las vacunan las convierten en papas chip. -------------------------------- Sabía ud que... Los zancudos antivacunas temen chupar el chip. -------------------------------- Sabía ud que... Hay dos Jadue famosos: el de Miami y el de Cuba. -------------------------------- Sabía ud que... Janis Joplin y Jimi Hendrix animaban el matinal Mucho Woodstock. --------------------------------