#Elecciones2021

Viaje al centro del Distrito 10: La guerra de palomas (pero de nueva generación)

En estas elecciones hay más dinero, menos papelería y más Tik Tok. Entre la pandemia y la irrupción del voto más joven, las campañas se alejaron de sus formas tradicionales y tuvieron que ingeniárselas para llegar a su electorado. The Clinic se sumergió en los comandos de candidatos a constituyentes del Distrito 10 y descubrió un amplio abanico de estrategias, útil para todos los presupuestos, desde el más humilde photoshopeo hasta disfraces de Jedi, árboles nativos de regalo y un muppet que devino en influencer.

No es el más grande ni tampoco es el que ofrece más escaños. Sin embargo, en las próximas elecciones del 15 y 16 de mayo, el Distrito 10 ha adquirido una carga simbólica importante de cara a la Convención Constituyente. 

Por un lado, es un distrito espejo de la realidad chilena. El eje Vicuña Mackenna funciona como columna vertebral de sus seis comunas y desde ahí se pueden palpar los distintos contrastes del país, que se extienden desde los sectores residenciales ubicados al norte de avenida Grecia en Ñuñoa y Providencia, hasta poblaciones como la San Gregorio o La Legua, emplazadas en La Granja y San Joaquín, respectivamente.

Fuente: Biblioteca del Congreso Nacional

También es un distrito donde fuerzas políticas de todo el espectro desplegaron sus principales nombres. Son 78 candidatos constituyentes para un universo de 995.305 ciudadanos habilitados para votar. Sólo se podrán elegir siete convencionales, más un escaño reservado para los pueblos originarios.

Para este nivel de competencia se tuvieron que robustecer los presupuestos. A una semana del cierre de campaña, 62 de los 78 candidatos a convencionales habían recogido un total de $781.447.083 en aportes, casi cuatro veces más que los $198.923.302 que hubo disponibles para los aspirantes a la Cámara de Diputados en el mismo distrito para las parlamentarias 2017. 

Sin embargo, la situación contrasta con lo que se pudo apreciar en las calles. En los 65 puntos que el Servel delimitó para poner propaganda electoral, no se vieron tantas palomas de candidatos a la Convención. Desde los comandos entregan varias razones. Algunos prefirieron concentrar su instalación en las comunas que no estaban en cuarentena, particularmente en Ñuñoa y Providencia. Otros plantean razones ecológicas, antes marginales en la discusión, pero hoy centrales incluso en campañas del oficialismo. Sin embargo, todos constatan que la pandemia supone un problema práctico para el trabajo en terreno y optaron por otras alternativas. 

Fuente: Servicio Electoral

EL NUEVO ROSTRO DE LA DERECHA

Gonzalo Blumel hace campaña con mascarilla, una mochila al hombro, camisa abierta y zapatillas. Atrás quedó la formalidad de su labor como ministro del Interior de Sebastián Piñera. Con su apariencia sencilla, nadie diría que es el candidato con el mayor presupuesto del distrito. Según las cifras oficiales del Servel, ha recibido un total $96.633.177 en aportes.

Dicha tendencia se repite en todos los candidatos de Vamos por Chile. En el Top 10 de candidaturas con mayores recursos, aparecen los ocho candidatos oficialistas.

Desde el equipo de campaña de Blumel aseguran que se auto impusieron tres normas adicionales a lo establecido por el Servel: Que ningún aportante supere el 2% del total, que su presupuesto sea inferior al de las campañas del 2017 y que el gasto total de campaña no supere el 20% de lo permitido. Sin embargo, todo indica que serán metas difíciles de cumplir. De hecho, su presupuesto ya es mucho mayor que el de Julio Isamit, quien contaba con casi $78 millones para las parlamentarias del distrito hace cuatro años.

Fuente: Servicio Electoral

Más allá de eso, Blumel es uno de los candidatos que optó por no tener palomas en las calles porque “son caras y ensucian la ciudad”, según detallan desde su comando. “La campaña busca ser sustentable. Todos los volantes fueron confeccionados con papel ecológico, que tiene muy pocos químicos y que se degrada mucho más rápido que los otros papeles. Hemos destinado recursos para tener una campaña baja en emisiones de carbono. Estamos calculando la huella de carbono, de forma de intentar compensar las emisiones y lograr tener una campaña carbono neutral”, añaden.

La ausencia de palomas la suplen con trabajo territorial en las comunas que están de fase 2 en adelante. Estas consisten principalmente en entregar volantes en semáforos y hacer recorridos por barrios puerta a puerta, junto a candidatos a alcaldes y concejales. También han apostado por la tribuna que ofrecen los medios de comunicación y las redes sociales, en las que difunden tanto contenidos informativos como publicidad pagada

“La campaña busca ser sustentable. Todos los volantes fueron confeccionados con papel ecológico, que tiene muy pocos químicos y que se degrada mucho más rápido que los otros papeles. Hemos destinado recursos para tener una campaña baja en emisiones de carbono”
-Equipo de campaña de Gonzalo Blumel

Otra de las cartas del oficialismo para constituyente por este distrito y que optó por no instalar palomas es Diego Riveaux. Es abogado de la Católica, milita en la UDI, sin embargo hay algunos rasgos en su perfil que lo convierten en un candidato de derecha atípico. En algunos lives en Instagram, cuenta que llegó a la política a través de un concurso de payas. Además, cultiva una impronta ecologista acorde a su experiencia como Seremi de Medio Ambiente de la RM.

“Va por un tema por cómo es Diego, que es ciclista, no viene de una familia política y nunca había postulado a un cargo así. Hemos ido contra la corriente de una campaña tradicional. Nosotros no hicimos palomas, pero se compraron 7.500 árboles nativos para regalarlos. Quisimos mandar a hacer papel de semilla, pero es demasiado caro, no nos daba, pero sí tenemos bolitas de compost. En los semáforos, regalamos barritas de cereal a los ciclistas. Estamos tratando de ser lo más ecológicos posibles”, señalan desde su comando.

Dentro de su equipo explican que funcionan como un “circo pobre”; es decir, todos hacen un poco de todo. Si bien cuentan con un presupuesto de $67.394.177 -siendo el tercer candidato con mayor cantidad de recursos del distrito-, definen su campaña como “austera”. “Pusimos publicidad en las radios durante las últimas dos semanas y se definió un presupuesto para redes sociales. En Instagram tenemos resultados muy positivos, Facebook es mitad y mitad, y en Tik Tok hemos hecho algunos videos virales que llegan a las 150 mil reproducciones. No somos una campaña apoteósica, pero nuestro mensaje es distinto”, manifiestan.   

@diegoriveauxd10

##StopMotion ##arboles ##constituyente ##medioambiente

♬ Blinding Lights – The Weeknd

En el polo opuesto está la campaña de Sylvia Eyzaguirre. La candidata independiente que va por un cupo RN ha mantenido el énfasis en el trabajo territorial. Sin embargo, debido al confinamiento, tuvieron que hacer un giro en su estrategia y replegarse en Facebook e Instagram. “Estuvimos siempre en terreno mientras se pudo, y ya en cuarentena, full en redes sociales. Ahora lo estamos retomando para la última etapa de la campaña y mantenemos la interacción en las plataformas digitales, sobre todo en el formato de Instagram Live”, cuentan desde su comando. 

Su presupuesto alcanza los $55.182.531. Pese a que es el quinto más grande del distrito, optaron por no segmentar su mensaje ni por comuna ni por edad ni por género. “Como estamos en terreno, recibimos el feedback de la gente en la calle y es súper transversal, aunque Sylvia tiene mucha llegada con las mujeres”, concluyen.

EL MOSAICO DE LA OPOSICIÓN

Antes de la cuarentena, Fernando Atria solía instalarse con una pizarra en las calles más transitadas del distrito para explicar los problemas de la Constitución del 80. Sin embargo, el retorno de las cuarentenas supuso un problema para su comando. “Antes del confinamiento, ésta era una campaña más o menos tradicional, pero nos tuvimos que ingeniar para hacer las cosas que ya no podíamos hacer en la calle. Por ejemplo, antes hacíamos algo que se llamaba ‘Atria en tu plaza’, que era juntar gente, hablar de diferentes temas y en lugares que proponían los distintos comandos comunales, pero eso con la pandemia muta y se transforma en ‘Atria en tu zoom’, que es la misma dinámica, pero online”, cuentan desde su equipo.

El académico va de candidato independiente por un cupo de RD y cuenta con un círculo de hierro de tres integrantes, todos muy jóvenes. De hecho, el más veterano de ellos tiene sólo 32 años. Ellos reconocen abiertamente la instalación de palomas en distintos puntos del distrito, aunque aseguran que “tampoco es que hubiera una sobreexposición, por una cosa de presupuesto, por respeto al medio ambiente y también por una lectura política, de que a la gente no le gusta que la calle esté tapizada en basura”.

En ese sentido, consideran que funcionan mejor las balconeras que algunos ciudadanos han instalado en sus departamentos. Además, rescatan que, en lugar de hacer un eslogan típico de campaña, optaron por jugar con el personaje. “Fernando es el pelao de la Constitución. Así lo conocen, entonces quisimos hacer una caricatura, no en el sentido de infantilizarlo, sino para que le haga sentido a la gente. Por eso nuestro mensaje es: ‘Por una Constitución sin un pelo de neoliberal’”.

Atria es el candidato de toda la oposición que más recursos ostenta en el distrito. De acuerdo a los registros del Servel, ha recibido $52.594.364 en aportes; sin embargo, más del 75% de esos recursos fueron depositados por él mismo gracias a un préstamo que le concedió un banco, según comentan desde su comando. 

Ese dinero le ha permitido mantener una campaña híbrida entre el despliegue territorial, anclado en comandos comunales conformado por voluntarios y brigadistas, y un trabajo online sustentado en redes sociales como Instagram. Allí Atria conduce su propio live, bautizado como “La Atrineta”, por donde han pasado desde candidatos presidenciales hasta comediantes. También tienen su propia mascota: “Agarramos un muñeco, lo metimos a una olla, le agregamos la Constitución tramposa y salió el muppet de Atria. Es mucho más entretenido ver un mono explicando el Tribunal Constitucional que a este pelao mateo, seco, pero poco atractivo”, comentan, entre risas.

“Fernando es el pelao de la Constitución. Así lo conocen, entonces quisimos hacer una caricatura, no en el sentido de infantilizarlo, sino para que le haga sentido a la gente. Por eso nuestro mensaje es: ‘Por una Constitución sin un pelo de neoliberal’”
-Equipo de campaña de Fernando Atria

Una estrategia similar es la que ha tenido otro de los profesores de Derecho que hay en el distrito: Patricio Zapata. El experto en derecho constitucional de la DC cuenta con un presupuesto que asciende a los $31.658.176, lo que le ha permitido un despliegue a nivel de redes sociales que destaca sus aspectos más ñoños, como su afición a Star Wars. En un video de Instagram aparece haciendo un cosplay de Jedi. Días antes, había difundido en Youtube una grabación de él desde su biblioteca, rodeado de libros, cómics y figuras de acción, explicando la relación entre la fuerza y el proceso constituyente.

“El terreno no es nuestro caballito de batalla. Además, la gente igual es reacia a recibir cosas, no quiere tocar el volante por la pandemia. Nuestro foco son las redes sociales. Creemos que por esa vía se llega a más personas y es más fácil. Definimos públicos objetivos porque es distinto acercarse a un votante de 50 años que votó por Goic en primera vuelta, que un votante de 25 años que votó por Beatriz Sánchez”, detallan.

Esta segmentación de su audiencia, explican, no consiste en “disfrazar al candidato -no literal, porque ya lo disfrazamos de Jedi-. Pato es fanático de Star Wars, los cómics y el fútbol. A él no lo vamos a hacer hablar de género por razones obvias, tampoco de pueblos originarios. Las banderas de lucha tienen que ser acordes. Por eso hicimos un video de Mafalda que le fue muy bien en mujeres mayores de 60 años. Y esta semana lanzamos un video de fútbol y Constitución, para un público con esos intereses”.  

Mucho más alejada de los códigos del marketing se encuentra la candidatura de Jorge Baradit. El autor de la saga “Historia secreta de Chile” explica que al principio su campaña se basaba en hacer pequeños cabildos al aire libre en distintos lugares del distrito. Llegó a tratar temas como las ollas comunes, problemas de vivienda, traumas oculares, entre otros. Sin embargo, todo eso pasó a ser online tras decretarse las cuarentenas.

De acuerdo a las cifras del Servel, el escritor cuenta con un presupuesto de $9.239.021. La mayor parte de estos recursos provienen de depósitos que hizo el PS, partido que le cedió el cupo de independiente. Con ese dinero, optó por reclutar un equipo humano que le permitiera “profesionalizar” su candidatura. Así articuló su campaña con equipos territoriales, digitales y programáticos. “Tomamos la decisión de pagarle a todo el mundo, incluso a los voluntarios que aparecieron. Nosotros pagamos gente, invertimos en personas, no tenemos palomas, no tenemos balconeras. Estoy súper contento con ese criterio, porque haber invertido en buenos profesionales nos hizo funcionar muy aceitados”, explica el propio candidato.

Más complejo ha sido el tema para Lucía López, candidata independiente por el PPD. En diálogo con The Clinic, la periodista subraya que su impronta ha sido hacer terreno en plazas y ferias para conversar con la gente. Sin embargo, tanto ella como su equipo han debido compatibilizar sus labores de campaña con la vida diaria. Detalla que su itinerario consiste en “combinar todos los tiempos que incluyen el trabajo normal, el trabajo doméstico y la cuarentena. En las mañanas voy a la feria y al metro. Después me voy a la pega. Y en la tarde me voy a las plazas”.   

Su presupuesto alcanza los $17.931.000, lo que le ha permitido coordinar un equipo de siete personas. “La mitad es voluntaria, aunque yo les quiero pagar igual al final de esto. Hay dos jefes de campaña, paritarios. Del comando, nadie se dedica 100% a la política, también tienen sus trabajos. Es una campaña sencilla. En términos económicos, está lejos de ser de las más robustas”, sentencia.

LA AVENTURA DE LOS INDEPENDIENTES

“¿Comando? No tengo un comando. Sería un lujo. Hago mi campaña a pulso, solito… bueno ayudado por mi hija mayor”. Eso es lo primero que aclara Sung Yung Yun, artista marcial de origen coreano y nacionalizado chileno, quien logró inscribirse para estas elecciones en la lista Independientes como Tú.

Su vida está cruzada por los quiebres religiosos. Por ser evangélicos bautistas, su abuela budista expulsó a su familia de su casa en Santiago, cuando él aún era un niño. Recientemente, se quedó sin trabajo. Justamente, la iglesia donde trabajaba como profesor de Teología lo desvinculó por sus posturas a favor del aborto. En esta pandemia, se ha ganado la vida manteniendo contacto con sus alumnos de taekwondo y hapkido de manera online. Sin embargo, se ha hecho pesado hacer campaña estando cesante. 

“¿Comando? No tengo un comando. Sería un lujo. Hago mi campaña a pulso, solito… bueno ayudado por mi hija mayor”
– Sung Yung Yun, candidato independiente

Según las cifras oficiales del Servel, ha recibido sólo $355.000 en aportes. Del total, $305 mil fueron depósitos suyos y $50 mil de un exalumno. Su campaña la organiza con su hija que se encuentra radicada en Estados Unidos, quien colabora con el diseño, los mensajes y las redes sociales. “Yo soy profesor, entonces tengo el hábito de explicar las cosas. Pero mi hija tiene la capacidad de sintetizar el discurso de manera más breve”, señala. 

Ha hecho poco terreno por la pandemia, aunque en su cuenta de Instagram se le puede ver haciendo trucos con una bandera en una feria de La Granja. Cuenta que un amigo le ayudó a realizar unos videos con títeres que también ha colgado en sus redes sociales. Sin embargo, su gran hit son unos memes donde logró photoshopear su nombre y su rostro en arterias claves de la ciudad. Incluso simulando esos mensajes proyectados en la torre Telefónica por Delight Lab.

Una estrategia parecida utilizó Patricia Politzer con su llamada “ecopaloma”, un cartel que van montando digitalmente en puntos claves del distrito gracias al Photoshop. Desde su comando explican que “ha sido uno de nuestros máximos hits de campaña. Nació a raíz de que, en un comienzo, teníamos la idea de hacer palomas, pero cuando le fuimos a presentar esto a Paty, ella nos dijo que no estaba dispuesta, que no era coherente con su discurso, tampoco con la época que estamos viviendo. Entonces, nos dijo: ‘inventen otra cosa’”.

Politzer es la candidata independiente que cuenta con mayor cantidad de recursos: $38.042.121 en aportes, según el Servel. Su equipo se compone de tres personas fijas, a los que se van sumando dos voluntarios más para organizar la cuadrilla que recorre principalmente ferias. Ellos aseguran que la mayoría de su presupuesto se va en los mensajes radiales, anuncios en las redes sociales y un equipo audiovisual.

Una vía mucho más artesanal es la que ha tomado Karina Nohales, candidata que representa a la Coordinadora Feminista 8M en la lista Movimientos Sociales: Unidad de Independientes, donde comparte con Luis Mesina, dirigente de la Coordinadora No + AFP, y Andrea Gutiérrez, integrante de la Red de Actrices Chilenas (RACH). 

Su candidatura sorprendió al conseguir inscribirse con más de 10 mil patrocinios durante el verano y actualmente cuentan con un presupuesto que asciende a los $9.736.425. Buena parte de esos dineros fueron reservados para mensajes radiales y en el diario en la última semana de campaña. El resto fue utilizado para la confección de pañoletas gigantes de color morado pintadas a mano, para instalar en balcones. También hicieron unas más pequeñas, con serigrafía, para colgar en las ventanas.

La abogada subraya que este tipo de actividades de campaña diferencia su candidatura de otras que también se declaran feministas: “Hay un feminismo que es de calle. Tenemos un relato gracias a lo que ha venido planteando la coordinadora. Nosotras dijimos muchas veces que nuestra voz era indelegable. Queremos auto representarnos en ese espacio y que no sean sectores que no han estado en las calles luchando estos últimos años quienes interpreten las demandas que hemos defendido”.

Comentarios