Princesa Alba: “Cuando partí mi carrera di una entrevista en el Clinic donde dije que me gustaba ser carne de cañón(…) pero ya me aburrí de hacerme la fuerte”

Ad portas de lanzar su primer disco de estudio, el que construyó a través de notas diarias escritas en su celular y que estará disponible incluso en vinilo y cassette solo con canciones inéditas, Princesa Alba analiza sus cuatro años de carrera. Dice que ha comenzado a aceptar su vulnerabilidad, habla de su reencanto con el autotune y afirma que si bien algunas canciones de su nueva producción tienen que ver con su ex relación con el cantante Gianluca, la temática central es sobre ella. “El disco trata sobre mí, no sobre otros, ni sobre él. Lo siento como darle un final a la etapa y partir desde cero con otra”, asegura.

Hace seis meses, en plena pandemia, Princesa Alba (Trinidad Riveros), de 24 años, se fue a vivir sola. Dejó la casa que compartía con sus familiares en Las Condes y se instaló en Providencia con sus gatos, sus extravagantes outfits y un montón de notas escritas en su Iphone. Un verdadero diario de vida digital. 

En su nueva casa, Princesa Alba se apoderó de su entorno. Se sentía cómoda en el lugar que ella había elegido lejos de ese “limbo”, como define a ese espacio en el que la trataban de cuica en el caso de visitar a sus abuelas en Pedro Aguirre Cerda o de flaite o incluso “rota” como lo hicieron en su colegio por su forma de vestir y expresarse. 

Ya instalada en su hogar, comenzó a pasear por su nuevo barrio. Incluso se hizo comensal recurrente del Rapa Nui, un bar tipo fuente de soda de carta corta, conocido por sus generosas piscolas, atendido por su dueño desde 1976 y cuya estética pareciera haberse quedado por aquellos años.

“El bar es bacán, es barato. Me hace volver a mi etapa universitaria donde te pedías una pilsen de litro y tomabai nomás y chao. Es nostálgico, es como estar en Bellavista o en estos bares donde te gastabas 3 lucas y lo pasabas super bien”, celebra la Princesa.

Pese al optimismo inicial que supuso su cambio de vivienda, las medidas sanitarias impuestas en gran parte de las comunas de la Región Metropolitana la han tenido la mayor parte del tiempo encerrada. Como nunca en su vida Princesa Alba y Trinidad Riveros se quedaron un rato solas. Tiempo en que las notas en su celular se multiplicaron, también los versos y las canciones creadas a partir de los escritos en su diario de vida virtual, canciones que se convertirán en su primer álbum de estudio que se lanzará el próximamennte y que ya cuenta con dos adelantos Acelero y Miss you bb, canción pop/trap que “habla del desencanto con el amor”

-De tu nueva canción me llamó la atención una frase que dice “me cuesta aguantarme el papel de la fuerte”. Desde que partiste en la música se te reconocía como alguien que aguantaba los golpes ¿Ya te cansaste de eso?

-Cacha que loco, me estaba acordando que cuando partí, al principio de mi carrera, tuve una entrevista con el Clinic en la que yo dije que me gustaba ser carne de cañón, que me gustaba poner mi cuerpo y mi vida a la disposición de la gente y los medios para que se me criticara y yo a partir de esas críticas poder hacer eco y decir ‘hey no, esto está mal. El bullying no puede ser, no se pueden burlar de mi cuerpo’ y de ahí crear consciencia, pero sí, yo creo que me ha calado hondo y creo que me hice muy la fuerte y no lo era tanto. Me tomó esto que era más grande que yo, que tenía que abanderarme por una causa, que en mi caso era el feminismo y hacer que este meme, este viral que creé tuviera algo de sentido. Pero ya me aburrí de hacerme la fuerte. La verdad es que soy una mujer de 24 años que sufre lo mismo que todas, que tiene inseguridades, que se desilusiona amorosamente. Ahora me gusta mostrar la vulnerabilidad que tenemos, hay que ser honesto con eso. 

-Igual debe ser difícil que la Princesa Alba deje su armadura de lado, ¿no? 

-Yo creo que hay mucha fortaleza en aceptar la vulnerabilidad. Una vez aceptado ese elemento también se hace más llevadero y te hace sentir más humana. En un minuto no me dejaba sentir pena o sentirme mal por los comentarios que me decían. Esas cosas obviamente me afectaban y mi discurso era “no me importa”. A la larga eso te va carcomiendo, porque uno no es de fierro. 

En el afiche promocional se dice que este nuevo disco es autobiográfico y mucho de eso tiene que ver con el amor ¿Aquí Princesa Alba habla de un amor general o vas a una cuestión en particular?

-Bueno, esta canción (Miss you bb) encabeza el tracklist. Es la intro del disco y efectivamente la elegí porque es el desencanto con el amor romántico y ese desencanto se traslada a lo opuesto que es el amor propio, no querer involucrarme con el amor hacia otra personas, si no que con el amor hacía mí. La elegí como intro porque tiene que ver con lo que me ha ido pasando. Hablo por ejemplo de los mensajes de notas del Iphone y eso de verdad es un compilado de todas las notas del Iphone que tengo porque es como mi diario de vida digital. Por ejemplo, la estrofa “me cuesta aguantarme el papel de la fuerte”, la escribí en mi Iphone cuando sentía que hacerme la fuerte me estaba carcomiendo. Son post de mi diario digital. También tengo un diario de vida en el velador, entonces de ahí voy sacando mis canciones, de mis diarios normalmente. 

Y estas notas me imagino que tienen que ver con tu última relación… 

-Sí… 

Me llama la atención eso. Me recuerda los 2000 los palos que se tiraban Justin Timberlake y Britney en sus temas.  En Chile no recuerdo que tuviéramos estas declaraciones de amor y desamor por canciones. ¿Se siente un poco así?

-Jajaja. No lo había pensado, pero sí. Desde que partió la relación que tuve con Gianluca, que era una figura pública también, desde la primera canción que fue Convéncete. Esa ya era una declaración de amor y todo eso fue público, era casi como yo tratando de pedirle pololeo en una canción ¿cachai? Y siempre nuestra relación fue muy eso, una respuesta y contrarespuesta en cada canción. Pero ya con esta intento cerrar el ciclo y el disco se trata sobre mí, no sobre otros, ni sobre él. Lo siento como darle un final a la etapa y partir desde cero con otra. 

Princesa Alba recuerda que le expresó sus sentimientos con Convéncete a Gianluca.

Igual es interesante. Uno normalmente tiene como el recorrido de sus relaciones quizás en el Instagram con las fotos, pero ustedes lo tienen en canciones que las gente baila y canta.

-Sí, pero eso yo lo encuentro algo bonito igual. Es poético. Es súper honesto, como lo ha sido toda mi carrera. Yo toda mi carrera he estado a merced de la exposición, así que me gusta mucho que mi diario vivir esté en mi discografía y yo pueda escuchar las canciones y volver a ese momento. 

“En el estallido no me correspondía ser una líder de opinión”

Tu te fuiste a vivir sola hace poquito ¿Eso te ha dado quizás el espacio para reflexionar o que broten las emociones?

-Precisamente, yo partí mi carrera el 2017 y siempre había querido vivir sola porque vivía con mi abuela, mi mamá y mi hermano y hace seis meses pude hacerlo y eso me tiene muy contenta. Pero claro, estoy muy sola, pero no en el mal sentido, efectivamente lo he pasado bien. Me he ensimismado mucho, he hecho hartas canciones sobretodo en cuarentena estando sola con mis gatos. Pero eso me ha ayudado harto a conocerme a mi misma y encontrarme con “mis demonios” y yayitas y trabajar en eso. 

-¿Un tiempo para escucharte?

-Es que cuando estás viviendo con más gente y rodeada de otros una se va evitando a si misma. Ahora es todo lo contrario, me he encontrado conmigo y eso ha sido súper bacán. 

En otras entrevistas expresaste que te costaba encontrarte, que según el lado en el que anduvieras te trataban de cuica o de flaite. ¿Eso continúa?

-Yo siempre digo que en mi familia somos nuevos ricos, pero es porque efectivamente lo somos. Yo nací en cuna de oro, tuve el privilegio de tener una educación super buena en un colegio del barrio alto, pero al mismo tiempo mis abuelitas vivían en la PAC y a mí me daba vergüenza decirlo porque me trataban de rota en el colegio y cuando iba a Pedro Aguirre Cerda y jugaba con los niños me trataban de la cuica. Yo siempre viví en ese limbo. El mismo hecho de ir a El Monumental estando en un colegio del barrio alto era cuestionado. Pero para mí siempre fue la conexión conmigo misma, con lo que es mi familia. Era un rito de todos los domingos reconectarme con ese espacio que es mucho más honesto para mí con respecto a lo que soy. Pero ahora, quizás cómo estamos en cuarentena, se me ha olvidado un poco eso y también siendo una figura pública también van cambiando mis interacciones con los espacios. Pero para mí siempre ha sido vivir en ese limbo, pero sin perder de vista los privilegios que tuve y que sigo teniendo. Yo creo que lo más importante es ser consciente de eso y hay que hacerse cargo.

-¿Cómo es eso?

-Por ejemplo en el estallido social yo participé, pero nicagando traté de ser una líder de opinión. Yo sabía que eso no era lo que me correspondía. Entonces creo que es importante tener claro mi lugar y mis privilegios. 

¿Y ahora que vives sola será que encontraste tu espacio lejos de donde no encajabas?

-Exactamente, ahora construyo mi camino donde yo quiero hacerlo. Me rodeo con quienes yo quiero, voy donde quiero. Eso ha sido bacán. Ya soy adulta, tengo 24, ya no importa el status quo del colegio o de mi familia. 

Un Alien albo

A veces sorprende que tengas 24, parece que pasó un mundo desde tu canción My only one donde la princesa alba parecía un marciano cantando en El Monumental en un país que era más bien gris. Hoy Chile cambió mucho estéticamente. Tu look que era atípico, hoy es bien popular entre la gente ¿Has reflexionado sobre eso?

-Yo en esa canción tenía 18-19 años. Dentro de esa inocencia nunca me imaginé la repercusión que podría tener la huea. Yo hice la canción, le puse el autotune porque me gustaba como sonaba la música que se hacía en España y me gustaba el reggaetón. Yo solo hice mi hueva y no me hice cargo de las otras aristas que iban a influir en la gente: en la manera de vestirse, en cómo mostrar mis pechugas o que las cabras salieron tomando y fumando detrás mío. Muchos no lo entendieron: ni mi mamá, ni mis abuelos, ni mis hermanos o los que eran mis compañeros de colegio lo entendieron en ese momento. Los de la U lo agarraron un poco más, porque estudiaba audiovisual y estaban más metidos en “las tendencias”, pero sí, me sentí un alien. 

¿Y ya no?

-No po, ahora todos se visten igual. Todos andan full trap. Pero yo creo que sí fui una de las primeras, no sé si pionera, pero si fui la primera que tuvo mucha exposición y que se hizo viral con ese género y con esa manera de vestir y con ese tipo de edición de vídeos que era más como Lo-Fi, más como casero. 

-¿Te has metido últimamente al video de My only one – Princesa Alba en Youtube para ver los comentarios de la gente?

-No (risas).

Me imagino, en un principio los comentarios fueron muy denigrantes y te has referido a eso en extenso, pero ahora yo me metí a verlos. Uno decía: “me acuerdo que el 2017 escuché este tema y lo encontré muy rasca, ahora me perrero hasta el suelo sus canciones”. Todo muy cómo “nos reímos de esto pero mira en lo que terminó”: 

-Al principio los comentarios eran muy hater, así que nunca más me metí. Ahora capaz que me meta a cachar que onda. Yo ya llevo cuatro años de carrera y creo he obligado, a la mala, a la gente a entender que lo mío iba en serio y que mi pasión por la música era real y no era un meme. Entonces creo que por insistencia logré tener la credibilidad de la gente y que me apañen. 

El primer video de Princesa Alba


Oye y entrando en esto de las redes, siento que algo bacán que tienen las generaciones más nuevas es que aplauden las diferencias, mucho más que antes que a los distintos le hacían mucho bullying, cómo pudo ser en tu caso. 

-Yo creo que ahora Tiktok es la red social más importante y esa red la encabezan pendejos entre 11 y 17 años y efectivamente en Tik tok lo importante es diferenciarte del resto, ser creativo(…)A mi me pasó un poquito lo contrario, yo en mi carrera partí siendo muy diferente y de ahí como que me fui metiendo en las masas. Hice música más mainstream con menos autotune, más pop, más digerible para todos. Entonces ahora estoy volviendo a esas raíces que al principio me diferenciaron. El disco se viene más raro y me doy todas las licencias creativas que dejé un poco de lado para hacerme un espacio en la industria.

La coronación de princesa

Bueno y en este disco vuelves a usar el autotune. ¿Por qué ese retorno

-El autotune es un tema. Todos los cantantes se afinan. Hay muy pocos cantantes que no editan su voz, casi nadie lo hace. Siempre el proceso musical de masterizar y editar una canción significa afinar la canción en una post, eso a pesar de que cantes muy bien. Entonces sí, en un momento había dejado el autotune y solamente estábamos afinando las canciones. 

Se había ido esa distorsión tan típica del trap

-Exacto. A mi me encanta el autotune. Hay muchos artistas que tienen el autotune saturado y me encanta. Entonces ahora quise volver a usarlo. En el disco hay varias canciones que usan autotune y canciones que no lo tienen. Para mí es un recurso estético más, como ponerle un sintetizador o ponerle cuerdas o una trompeta. Yo soy super fan y amiga del autotune. Al principio me definía como una autotuner y lo sigo siendo. Es bacán volver a eso.

Bueno y este tu primer disco es una muestra de que Princesa Alba logró posicionarse. Ahora muchos de los artistas que son muy famosos, solo tienen sus tracks sueltos en Spotify, pero me imagino que tener un disco es otra sensación ¿no?

-Claro, para mí el disco es un hito super importante, es como la coronación de todo este proceso que llevo haciendo hace cuatro años y la verdad es que estoy super orgullosa con lo que ha salido, con lo que va a salir y le tengo mucho cariño al disco. Estoy super orgullosa  del trabajo, es una parte de mí y quiero puro que salga. 

¿Y ya tienes claros los formatos?

-Van a haber vinilos, cassettes, CD ́s. Lo bacán es que esto realmente es un disco nuevo, no es una recopilación de mis temas. Acá son puras canciones inéditas, salvo los singles promocionales como “miss u baby” o “acelero”, pero de ahí todas son canciones nuevas con exploración por distintos géneros como house, reggaetón, afro beat, bossa nova. De todo lo que me gusta.

princesa Alba
princesa Alba en una fotografía promocional de I miss you bb
Comentarios