HITOS DE LA CONVENCIÓN

AGENCIA UNO

Ocho hitos que marcaron el “minuto cero” de una infartante Convención Constitucional

Desde los mapuches reuniéndose en Santa Lucía, pasando por una sesión suspendida por manifestaciones en Plaza de Armas. También el rol estelar de Carmen Gloria Valladares, poniendo templanza en un momento donde el futuro de la convención tambaleaba, y un emocionante discurso de Elisa Loncón, presidenta de la convención, llamando a “refundar” Chile.

Encuentro en el “Cerro Huelen”

Mientras los primeros rayos se colaban a orillas del Cerro Huelén, en la mañana constituyentes mapuches se unían en un ritual privado, de espaldas a la Alameda, protegidos por las banderas que contienen el wuñelfe –estrella de ocho puntos– y la que contiene el cultrún en el centro, utilizada desde 1992. Se trataba de la rogativa del pueblo mapuche, realizada en un semicírculo, para dar inicio a un nuevo día.

Tras ello, un poco después de las 8:30, comenzaron a bajar de las faldas del cerro, en dirección a la Alameda. Finalmente, desembocaron a los pies del monumento “Homenaje a los Pueblos Indígenas de América” de Enrique Villalobos, en uno de los costados de la Plaza de Armas. Allí comenzaría un nuevo ritual, esta vez acompañados de cientos de personas, transeúntes que se agolpan alrededor de los cultrunes, las trutrucas y las pifilcas, que marcan el ritmo de la ceremonia.

Minutos más tarde, cientos de weños en el cielo acompañaban la partida de sus constituyentes, entre los que destacaban la machi y constituyente Francisca Linconao, quien en medio de vítores  y gritos de “marichiweu“, se convertía en la protagonista del improvisado encuentro. 

“Podemos esperar un año”

Pasadas las 10 de la mañana, comenzaron a llegar los primeros constituyentes a la sede del Congreso en Santiago, los que se mimetizaron con los movimientos sociales que llegaron a “rodear” la Convención: los miembros de la Lista del Pueblo se confunden con las banderas del Movimiento Anticapitalista y Ukamau. Estos últimos se apostaron en la intersección del Paseo Ahumada y calle Compañía.

Fue en esa intersección que comenzaron los primeros enfrentamientos entre manifestantes y carros lanzaguas, en un contexto que rápidamente escalaría hasta la Convención: la Lista del Pueblo se hizo eco de lo que estaba ocurriendo a un par de cuadras de donde realizaban el inicio de la jornada, por lo que varios de ellos salieron del ex Congreso para enfrentar a Carabineros.

Minutos después, Elsa Labraña, constituyente del Distrito 17, le exigió a la secretaria del Tricel, Carmen Gloria Valladares, que detuviera la ceremonia a raíz de los enfrentamientos: “Llevamos 30 años. Podemos esperar un día, un año si quieres, pero páralo”, le diría con evidente molestia, a vista y paciencia de las transmisiones en vivo de los canales de televisión.

A raíz de ello se suspendió la sesión, mientras en Plaza de Armas la tensión aún continuaba, producto del cruce entre los manifestantes que se agolpaban entre el Paseo Ahumada y  calle Compañía. 

Refriega en Plaza de Armas

Envalentonados por la noticia de la suspensión de la Convención Constituyente, que rápidamente comenzó a circular a través del boca a boca en el exterior, un grupo de 30 personas se agolparon a un costado de calle Compañía, delimitando aún más el paso cuidado por Carabineros. Allí, los enfrentamientos escalaron, teniendo su punto más alto a las 10:30, cuando manifestantes de pueblos originarios comenzaron a abandonar la Plaza de Armas.

De esa forma, las barreras puestas por Fuerzas Especiales para bloquear el lugar, fueron derribadas por los manifestantes, quienes comenzaron a utilizarlas en su contra de los efectivos policiales. Así, hasta las 12:40, cuando la protesta comienza a escalar y el grito de “liberar, liberar, a los presos por luchar” retumba en el sector, avanzaron los manifestantes contra carabineros, quienes fueron “reforzados” con más carros lanzaguas.

A las 13:30, en tanto, Carabineros pasó a la ofensiva con los guanacos, cercando definitivamente la Plaza de Armas y haciendo retroceder a los manifestantes. De ahí en más, el choque entre policías y manifestantes comenzaría a diluirse. 

Carmen Gloria Valladares: pelota al piso

A las 11.02 de la mañana, comenzó a entonarse el himno nacional, composición que fue interrumpida por pifias y la consigna  “No más represión” por parte de algunos constituyentes, principalmente de la Lista del Pueblo. Al frente de la ceremonia se encontraba los dos representantes del Estado para la inauguración de la convención: la secretaria relatora del Tricel, Carmen Gloria Valladares, secundada por el jefe de la división electoral del organismo, Arturo Lagos Parisi

Cuatro minutos después, Valladares intentó comenzar la sesión: “En mi calidad de secretaria relatora del Tribunal Calificador de Elecciones…”. No pudo concluir su frase. Fue encarada duramente por constituyentes que le hacían ver los hechos de violencia ocurriendo en el exterior de la ceremonia. Nuevamente, Valladares intentó hablar, pero en esta ocasión fue interrumpida por Elsa Labraña, constituyente de la Lista del Pueblo del distrito 17, quien portaba un cartel de José Miguel Uribe -joven de 25 años asesinado durante el Estallido Social- en sus manos“. ¡No puedes seguir con esto, no sigas!”, le recriminaba Labraña, quien aludía a los heridos en las cercanías de la Plaza de Armas. Valladares, desconcertada, sólo señaló que: “Yo soy una funcionaria técnica”. 

Posteriormente, se acercaron a la mesa Patricia Politzer, Beatriz Sánchez y otros constituyentes, quienes dieron cuenta a Valladares de la situación que estaba ocurriendo y le sugirieron hacer un receso. En ese momento, Valladares pidió el micrófono y habló al pleno de constituyentes: “Obviamente que queremos hacer una fiesta de la democracia y no un problema. En consecuencia, voy a pedir un par de minutos para que se informe la realidad que está ocurriendo. Vamos a suspender la sesión por breves minutos. Muchas gracias por la comprensión”. Entre aplausos, inició un receso que se prolongaría por la próxima hora y media. Finalmente, daría las gracias por su rol, siendo aplaudida de pie por buena parte de los constituyentes.

Isabel Godoy: la candidata indígena del PC que no fue

A las 12.48 horas, Valladares dio lectura a la lista de constituyentes electos, con motivo de reanudar la sesión. Veintitrés minutos después, dio las instrucciones a todos los asistentes sobre la votación: cada uno recibió un sobre rosado donde podrían escribir el nombre de su candidato a la presidencia de la Convención. A medida que se leían los votos, comenzó a repetirse el nombre de Elisa Loncón, constituyente mapuche apoyada por el Frente Amplio y por representantes de Pueblos Originarios

Pero la sorpresa comenzó cuando se contaron los votos de la mayoría de los integrantes de la Lista del Pueblo y los del Partido Comunista a favor de Isabel Godoy, representante del Pueblo Colla. En todo caso, en la primera votación, Loncón se impondría con claridad con 58 votos. Sin embargo, la división de votos de la izquierda motivó que, en segundo lugar, quedara el candidato más votado de Vamos Chile, el ex intendente de Los Lagos, Harry Jurgensen, con 36 preferencias. En tercer lugar, quedó Isabel Godoy, con un voto menos que su contendor de derecha. 

Para la segunda votación, en tanto, la mayoría de los votos de Godoy fueron para Loncón, con lo que obtuvo los 96 votos para resultar electa.

Loncón llama a “refundar Chile”

A las 15.23 horas, Valladares leyó el cómputo final de votación. Elisa Loncón obtuvo 96 votos, Jurgensen 33, Patricia Politzer 19, e Isabel Godoy 5. La ovación fue inmediata. Loncón se levantó de su asiento portando la bandera mapuche, mientras sus pares la aplaudían. La primera constituyente que la felicitó fue precisamente Isabel Godoy, y posteriormente, recibió el abrazo de la machi Francisca Linconao.

A las 15.28 comenzó su emocionante discurso, el que se extendió por los siguientes seis minutos. Sus primeras frases, en mapudungún, fueron para saludar a todos los habitantes del país. Y junto con agradecer a las distintas coaliciones que votaron por ella, Loncón hizo un discurso que resume todas las aspiraciones de los pueblos originarios para la redacción del nuevo pacto social: “Es posible refundar este Chile, establecer una nueva relación entre todas las naciones que conforman este país”. 

Los descolgados: De la Maza y Llanquileo

Fenómeno habitual en todos los procesos electorales: descolgarse de la votación de los respectivos colectivos. Es lo que evidenció Bernardo de la Maza, periodista y constituyente por el distrito 8 de Evópoli, al votar para la presidencia de la Convención-primero- por Agustín Squella, para en segunda vuelta entregar su voto a Patricia Politzer. Así, quien fuera el hombre ancla de los noticiarios de TVN en los noventa, votó dos veces por candidatos de la lista Independientes No Neutrales, en vez del candidato del oficialismo, el ex intendente de Los Lagos Harry Jurguensen. 

Algo similar evidenció la constituyente mapuche Natividad Llanquileo, quien en primera vuelta votó por la constituyente del pueblo colla Isabel Godoy, para finalmente votar en blanco, en vez de Elisa Linconao. 

Bassa: la tercera (siempre) es la vencida

La votación del vicepresidente de la Convención fue aún más apretada. El Frente Amplio impulsó la figura del abogado constitucionalista Jaime Bassa, quien pasó por tres votaciones antes de lograr el segundo puesto en la testera de la convención: 51, 74 y 84 votos. Lo anterior, por la dispersión entre nueve postulantes al cargo, entre los que dieron la pelea Rodrigo Rojas Vade de la Lista del Pueblo, y Pollyana Rivera, la carta de Vamos Chile. “Empezamos a transitar un camino republicano, pero también un camino popular”, dijo Bassa, quien también llamó a “conversar” respecto a la situación de los llamados “presos de la revuelta”.

Comentarios