Rodrigo Martínez/IM Colchane

El caso único de Colchane: la comuna donde Apruebo Dignidad obtuvo cero votos

Los 21 votos que el pasado domingo se emitieron en Colchane para las primarias presidenciales, fueron sólo para los candidatos de Chile Vamos: Apruebo Dignidad sumó cero. En el plebiscito del 25 de octubre fue también una de las cinco comunas del país donde ganó el Rechazo con el 70% de los votos. ¿Cuál es la explicación de que ello ocurra en esta comuna ubicada en la Región de Tarapacá, a 3.600 metros de altura, donde no llegan señales FM de radioemisoras y la electricidad permanente fue instalada hace apenas diez días? Una pista: en la historia reciente hay un trauma que impactó a su comunidad.

En las primarias del domingo pasado, que consagraron a Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y a Sebastián Sichel (Chile Vamos) como aspirantes a La Moneda, hubo una comuna en la que, a diferencia del resto del país, el bloque conformado por el Frente Amplio y Chile Digno no logró conquistar a ningún sólo votante. Se trata de Colchane, ubicada en el altiplano andino, cerca de la frontera con Bolivia, a 3.600 metros de altura y una población de 1.728 habitantes, donde la electricidad permanente fue instalada hace apenas diez días.

En materias electorales, Colchane ya había obtenido notoriedad el año pasado por ser una de las cinco comunas del país en donde triunfó la opción del Rechazo en el plebiscito con un 70% de los votos, junto a Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea y la Antártica. En esa ocasión, el 25 de octubre de 2020, votaron en Colchane cerca de 500 personas. Ahora, con una notoria baja en la participación, sólo se registraron 21 votos. Todos para Chile Vamos, y donde Joaquín Lavín obtuvo la primera mayoría con diez preferencias.

Créditos: SERVEL

La complicada geografía de Colchane -está a tres horas de Alto Hospicio, la segunda comuna más grande de la Región de Tarapacá, después de Iquique- y su escasa conectividad -no llegan señales de radios FM chilenas, por ejemplo-, dificultó que los comandos de las candidaturas hicieran campaña en el sector.

“La campaña tiene que ser presencial, hay que ir a la comuna, visitar a los adultos mayores, ir a las ferias que se hacen cada quince días”, comenta Andrés García, jefe comunal en Colchane del otrora comando de Joaquín Lavín, quien agrega una dificultad extra: “La mayor población votante de Colchane reside en Alto Hospicio o en la Provincia del Tamarugal, entonces tienen que gastar combustible y un día entero en ir a votar, y eso hace que la gente no quiera ir”.

En materias electorales, Colchane ya había obtenido notoriedad el año pasado por ser una de las cinco comunas del país en donde triunfó la opción del Rechazo en el plebiscito, junto a Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea y la Antártica.

En tanto, en el entorno del ex abanderado Mario Desbordes -quien obtuvo seis votos en esta comuna-, dicen que por falta de recursos, y en vista de todas las dificultades que habría implicado, no hicieron campaña en Colchane. “Si alguien se movilizó a votar ese día, lo hizo con profunda convicción”, señala Víctor Blanco, integrante de la campaña del otrora candidato presidencial de Renovación Nacional.

Desde el Frente Amplio indican que no hicieron campaña en Colchane debido a estas mismas dificultades: “Es una comuna bien lejana, en donde la articulación es bien compleja, por lo que estamos centrándonos en comunas donde tenemos más visibilidad y donde hay más habitantes”, reconoce Sergio Figueroa, presidente de la directiva de Revolución Democrática en la Región de Tarapacá.

Decisiones colectivas y el trauma de la UP

Pero no es un asunto sólo de geografía. También hay algo relacionado a la demografía de Colchane que puede explicar esta tendencia de los votos de sus habitantes. Para el alcalde de la comuna, Javier García, esto se explica a la gran cantidad de personas que se identifican con la comunidad Aymara, alrededor del 85% respecto al total de la población. “Cuando hay votación, se conversa entre las comunidades, que son el núcleo básico del pueblo Aymara. Entonces en las asambleas se determina a qué candidato se apoya”, explica el edil. 

“Cuando hay votación, se conversan entre las comunidades, que son el núcleo básico del pueblo Aymara, entonces en las asambleas se determina a qué candidato se apoya”, explica Javier García, alcalde de Colchane.

Esto se sumaría también a la mala experiencia histórica que algunos Aymara dicen haber tenido con el gobierno de la Unidad Popular, según indica Maribel Mamani, dirigenta de la comunidad indígena de Quebe y oriunda del sector. “Tengo la percepción de que nuestra gente quedó muy marcada con el comunismo, cuando fue presidente Salvador Allende, cuando claramente fueron vulnerados sus derechos. La gente Aymara es súper ahorrativa, tienen sus propios productos para sobrevivir y dicen que se los quitaron y que los repartieron. Esta historia se la han contado a sus hijos y a sus nietos y les dicen que con el libre mercado ha surgido el país”, dice Mamani.

La dirigenta aclara que la población Aymara no tiene una posición política definida, aunque sí reconoce que “la tendencia siempre ha sido por la derecha, porque nos ha protegido en cuanto a lo económico”.

Comentarios