Agencia UNO

Yasmani Acosta: La historia del chileno que escapó de Cuba, fue guardia de seguridad y llegó a Tokio 2020

Actualmente, Acosta no puede volver a Cuba, puesto que arriesga un castigo de 8 años por haber escapado, pero tras participar en los Juegos Olímpicos de Tokio y rozar la medalla de bronce, está apuntando los Panamericanos de Santiago 2023, así como los Juegos Olímpicos de Paris en 2024.

Yasmani Acosta llegó a Santiago en 2015 junto al equipo de lucha y si bien su objetivo era calificar para los Panamericanos de Toronto, también quería dejar Cuba para poder crecer como deportista.

Además, sabía que de quedarse en Cuba junto a su equipo no podría competir internacionalmente, dado que Mijaín López, amigo y compañero, era quien siempre representaba al país.

Si bien, Acosta ganó un cupo para Cuba y ganó medalla en Santiago, no tenía planeado volver a la isla.

“Cuando llegué a Chile un grupo de amigos me recibieron con los brazos abiertos y me dieron un trabajo como guardia de seguridad. Yo tenía que pagar el arriendo, la movilización, el Metro y ese trabajo me ayudó mucho. Yo trabajaba en el rol de seguridad, controlaba los accesos a eventos y fiestas, los accesos a los sectores VIP sobre todo. Trabajé en Casa Piedra, Hotel W, Parque Araucano”, relata a Emol.

Durante sus primeras noches en Chile durmió en un motel y estuvo trabajando por dos años, por lo que en ese periodo no pudo entrenar. Fue entonces el que era presidente del Comité Olímpico en nuestro país, Neven Ilic, intercedió legalmente con Cuba para “liberarlo”.

Durante su primer torneo en Francia, logró medalla de bronce y en los Panamericanos de Lima 2019 quedó tercero, superado por Mijaín López.

“En Cuba hay una estructura donde la persona se desarrolla. Existen las EID, que son escuelas donde hay capacidad de 500 personas, para niños desde los 9 a los 16 años. Ahí viven, tienen comida, entrenadores y todo. Hay un EID en cada una de las 15 provincias del país. Los que están en el EID, cuando tengan 20 años, a un chileno le ganan con un dedo. Porque lleva mucho más tiempo compitiendo… Yo ahora soy chileno y no me gusta que la gente piense así. Cuando estaba en Cuba yo decía ‘ojalá me toque con un chileno, le gano con un dedo‘”, contó.

Actualmente, Acosta no puede volver a Cuba, puesto que arriesga un castigo de 8 años por haber escapado, pero tras participar en los Juegos Olímpicos de Tokio y rozar la medalla de bronce, está apuntando los Panamericanos de Santiago 2023, así como los Juegos Olímpicos de Paris en 2024.

Comentarios